¿Qué falta para que la minería se vaya de los páramos del país?

¿Qué falta para que la minería se vaya de los páramos del país?

El Gobierno debe delimitar 28 páramos. Solo Santurbán tiene estos límites fijados.

¿Qué falta para que la minería se vaya de los páramos del país?
10 de febrero de 2016, 02:15 am

Aunque la decisión de la Corte Constitucional de prohibir las actividades mineras y de hidrocarburos en páramos aún no tiene mayor claridad, ya pone en la mira uno de los compromisos ambientales del gobierno Santos, que sigue sin cumplirse: la delimitación de 28 complejos de páramos.

Pese a que esta meta se fijó en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014, debido al fuerte fenómeno de La Niña que dejó más de 3’290.000 damnificados, tras cinco años solo el páramo de Santurbán, en Santander, ha sido delimitado.

El fallo de la Corte revivió la importancia de esta tarea pendiente, porque ya se plantean múltiples interpretaciones. (Lea también: Se cumple otro año sin delimitar 21 páramos)

La primera es si la prohibición de minería se aplica solo para páramos ya delimitados (en este caso solo tendría efecto en Santurbán); la segunda es si debe esperarse a que se delimiten los demás páramos para que se empiece a aplicar la decisión del alto Tribunal o si, acorde con la cartografía que ya se tiene, se pueden empezar a revocar los permisos ambientales en áreas de páramo. (Lea también: Ordenan seguir cartografía del Von Humboldt para identificar páramos)

Todavía no es claro cuántos serían esos títulos, pues si bien hay cifras del sector minero que registran 347, desde otros frentes se reportan entre 480 y 522 de ellos.

Esto se debe a que el sector ambiental no cuenta con cifras consolidadas entre la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales y los permisos que tramitan las corporaciones autónomas regionales (CAR).

Rodrigo Negrete, consultor y experto en derecho ambiental, insiste en que el fallo tiene efecto desde el anuncio y las autoridades ambientales deben empezar a hacer control y seguimiento de los títulos y operaciones.

“Ya hay una cartografía 1:100.000, que es la más completa por ahora y que se debe aplicar; no hay que esperar a que se delimite uno por uno”, explicó.

Negrete enfatizó en que, bajo el principio de precaución y prevención, ya hay un deber de proteger los páramos con ese mapa.

La Corte Constitucional declaró inexequible el parágrafo que permitió que los proyectos mineros con licencias y contratos de antes del 9 de febrero del 2010 continuaran operando en estos ecosistemas, de los que depende el 70 por ciento del agua del país.

Sin embargo, dejó en firme el parágrafo que delega en el Ministerio de Ambiente la delimitación de los páramos, a partir de un área de referencia que entrega el Instituto Von Humboldt.

El Von Humboldt ya entregó cerca de 10 estudios de tales áreas para igual número de páramos, pero la decisión final, que puede incluir sustracciones, recaerá en las determinaciones que haga el Ministerio. (Lea también: ¿Qué tumba y qué mantiene la Corte en el fallo de los páramos?)

“El Ministerio tiene que delimitar para que esta prohibición se haga efectiva y ya va teniendo la información técnica para que lo haga”, dijo Carlos Sarmiento, coordinador de Insumos Técnicos para la Delimitación de Páramos y Humedales del Von Humboldt.

Por ahora se tienen las investigaciones científicas, pero las decisiones más álgidas serán las consideraciones sociales y económicas para definir qué se debe y qué no mantener en el área de páramos.

Solo en el caso de Santurbán este proceso tomó cuatro años.

De acuerdo con el Ministerio, cerca de 17 páramos ubicados en Nariño, el sur del Valle del Cauca, Huila y Cauca se encuentran sobre territorios étnicos y requieren consulta previa.

De otro lado, los páramos más críticos, y donde se prevé que habrá un debate como el que hubo en Santurbán, son los de Cundinamarca y Boyacá, donde hay una población considerable, asentada tradicionalmente en estos ecosistemas.

Es el caso de Guerrero (Cundinamarca) o Sumapaz, considerado el páramo más grande del mundo.

No obstante, como mencionó Sarmiento, los próximos páramos no deben tomar tanto tiempo, porque ya se ha venido avanzando en el estudio técnico con las corporaciones autónomas regionales.

“La idea no es generar más conflictos, sino que haya un balance entre las actividades y las comunidades que viven en los páramos y la conservación”, aseguró.

El experto también destacó que no se pueden olvidar las actividades agropecuarias que se llevan a cabo en estos ecosistemas y que deben tener un plan de restitución.

Silvia Gómez, líder de Greenpeace Colombia, afirma que tras el fallo de la Corte se aumenta la presión política a la definición de los límites de estos ecosistemas.

El criterio ambiental debe primar por encima de los títulos y de los intereses económicos. También se debe tener en cuenta la participación comunitaria”, señaló Gómez.

Alirio Uribe, representante de la Cámara y uno de los demandantes del Plan Nacional de Desarrollo, aseguró que preocupa la falta de delimitación.

“En este ejercicio nos pueden decir que en el área periférica a estos ecosistemas sí se puede hacer actividad minera, lo que afectaría a los páramos”, precisó.

‘Acataremos la decisión’: Minambiente

El ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, aseguró que la cartera ambiental acatará y respetará la decisión de la Corte Constitucional de frenar las actividades de minería e hidrocarburos en los páramos del país.

“Recibimos este fallo con el mayor respeto, y lo acataremos apenas sea publicado y conocido por la opinión pública”, precisó el Ministro durante una rueda de prensa en Cúcuta (Norte de Santander).

Vallejo señaló que el Ministerio de Ambiente se pronunciará sobre los efectos de esta decisión en términos ambientales solo cuando se conozca el detalle del fallo, que al cierre de esta edición no era público.

No conozco el fallo, tenemos solo informaciones que los medios de comunicación han divulgado”, agregó.

De acuerdo con una solicitud que le hizo este medio al Ministerio en diciembre respecto al avance de la declaratoria de los límites en los páramos, la entidad aseguró que en enero del presente año se dejarían listas las delimitaciones de los complejos para Farallones, en Valle del Cauca; Paramillo, en Córdoba y Antioquia, y Tatamá, entre Chocó, Valle del Cauca y Risaralda.

Sin embargo, hasta el momento no se han oficializado las resoluciones para la conservación de esos ecosistemas estratégicos.

Escríbanos a laubet@eltiempo.com
Redacción MEDIOAMBIENTE