20 años del duelo entre el hombre y la máquina en el ajedrez

20 años del duelo entre el hombre y la máquina en el ajedrez

El histórico primer enfrentamiento entre Gary Kasparov y Deep Blue marcó un hito.

20 años del duelo entre el hombre y la máquina en el ajedrez
10 de febrero de 2016, 02:10 am

 Era también un 10 de febrero, pero de 1996. Hace 20 años el mundo estaba pendiente de una rivalidad: el hombre vs. la máquina.

En Pensilvania (Estados Unidos), Gary Kasparov, uno de los íconos de la historia del ajedrez, quizás el mejor jugador de todos los tiempos, se enfrentaba a Deep Blue una poderosa computadora en un match a seis partidas que tenía tintes de una final del Mundial de Fútbol. ¡Un genio contra un monstruo!

Kasparov fue el ‘ungido’ para ‘señalar’ si el ser humano podía derrotar a la máquina. Nacido en Bakú (Unión Soviética), hoy Azerbaiyán, el 13 de abril de 1963, obtuvo la nacionalidad croata en 2014 y era el campeón del mundo de ajedrez de la época, título que defendió desde 1985 hasta el 2000. Fue Gran Maestro de Ajedrez, político y escritor. Alcanzó un ELO de 2.851 (puntaje de potencia ajedrecistica), el segundo más alto de toda la historia, superado solo por el del actual campeón: el joven Magnus Carlsen (2.862).

Su rival era Deep Blue, un programa de IBM que calculaba 512 millones de jugadas por segundo. ¡Escalofriante! IBM buscaba publicidad y resultados científicos que pudieran aplicarse en otros campos (véase recuadro). Kasparov quería demostrar que “las máquinas son bobas”, como lo aseguro. Y ese día antes de mover el primer peón en el tablero, dijo: “El ajedrez es, ante todo, un arte; además de una ciencia y un deporte. La máquina solo es muy fuerte en estos dos campos y puede ser neutralizada con un riguroso entrenamiento específico. Creo que nunca perderé ante una máquina en un duelo a ritmo normal”.

Esa primera partida, sin embargo, la perdió. Deep Blue se convirtió en la primera máquina en ganar un juego de ajedrez contra un campeón mundial bajo los controles de tiempo regulares. “Me asusta que una computadora juegue con un nivel superior a todos los computadores y al de casi todos los hombres”, dijo.

Pero al día siguiente fue la revancha. Kasparov se vengó y ganó a pesar de que Deep Blue ofreciera una fiera batalla. Luego de 73 movimientos, el mejor ajedrecista del momento venció, cuando los programadores decidieron rendirse.
La tercera y la cuarta partida terminaron en tablas, pero Kasparov sacó lo mejor de su ajedrez y tomó la ventaja en el quinto enfrentamiento. El 17 de febrero, el ruso confirmó su victoria. Le convenía el empate, pero Deep Blue no siguió luego del movimiento 43: victoria 4-2 y 400.000 dólares para el hombre.

Luego sí ganó Deep Blue

La revancha llegó en 1997 y el ruso fue derrotado en el segundo match por un Deep Blue mejorado, que calculaba ¡200 millones de jugadas! A pesar de ese tremendo poder de cálculo, el encuentro llegó igualado a la sexta partida. Kasparov tras cometer un error grosero, un error humano, perdió y esta sería la primera vez que una máquina derrotaba, en seis enfrentamientos, a un ser humano.

El mejor ajedrecista del mundo culpó de la derrota al cansancio y el descontento con la conducta de la directora del proyecto de IBM. Fue tan promocionado y tan importante el duelo que dio pie para que se realizara un documental: Fin del juego: Kasparov vs. la máquina. Vencido, el ruso pidió una revancha, pero la IBM la rechazó.

DEPORTES