Vender más también depende de medir bien

Vender más también depende de medir bien

Colombia dispone de 21 laboratorios para realizar mediciones de temperatura, humedad y masa.

notitle
06 de febrero 2016 , 09:30 p.m.

Un laboratorio con anclajes en el piso de 35 metros de profundidad y un corcho en el suelo –con aislante térmico– para evitar la vibración, y un lugar en el que las paredes contienen material termoacústico, y el techo y ductos de ventilación consiguen que el paso de partículas sea mínimo, es el espacio en el que se hacen las comparaciones entre el kilogramo patrón y otros patrones secundarios para calibrar balanzas, lo que permite mediciones de masa que cumplen con estándares mundiales.

“Este laboratorio está avalado por el DAkkS, de Alemania, que es la organización de acreditación en masa e instrumento de pesaje de mayor reconocimiento internacional”, asegura Álvaro Bermúdez, subdirector de metrología física en el Instituto Nacional de Metrología, entidad adjunta al Mincomercio.

En total, son 21 laboratorios –11 de física y 10 de química–, en los que se realizan mediciones de temperatura, humedad y masa, entre otras magnitudes, que cumplen con estándares de calidad mundial.

Colombia hace parte de 100 entidades que se congregan en el Comité Internacional de Pesos y Medidas –CIPM MRA–. Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Brasil, entre otras, están en los primeros lugares de ese listado de naciones que reconocen y aceptan mutuamente los patrones de medición.

“Nuestra competencia técnica está avalada y es reconocida internacionalmente. Con estos estándares de medición, les evitamos a los empresarios que en los países a los que llegan sus productos vuelvan a exigirles un testeo, el nuestro es certificado, así que es una barrera menos en el comercio”, manifestó Carlos Eduardo Porras, director general de Metrología.

A finales del 2015, el instituto recibió un prototipo internacional de un kilogramo, que le permite certificar la medición de la masa. Solo 38 países del mundo tienen este prototipo, que fue otorgado por la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM), de París, Francia.

Capacitan y asesoran

Según expertos de Metrología, si, por ejemplo, el jabón de baño no cumple la medida reglamentada de PH, puede quemarles la piel a los usuarios, lo que también sería un atentado contra la salud. En cuanto al peso, si un comprador paga por un kilo de algún producto, eso es lo que se le debe entregar.

“Al exportador que se sube en este barco le va a ir bien; el que no, empieza a verse quedado y a tener problemas”, afirmó Porras.

Adicionalmente al tema de realizar las mediciones, en el instituto también hacen capacitaciones para los empresarios, calibraciones, ensayos de altitud y asistencia técnica, sobre las magnitudes claves que hay que monitorear.

“Para nosotros el soporte ha sido clave. En los entrenamientos hemos aprendido cómo hacer calibración de equipos y cuál es la metodología para lograr estándares mundiales. Eso ayuda a tener trazabilidad”, sostuvo Jorge Humberto Palacio, director de los laboratorios de Coldeplast y Microplast, empresas que venden empaques plásticos dentro y fuera de Colombia. “Exportamos el 20 por ciento de nuestros productos a Perú y Chile. Y el año pasado tuvimos un crecimiento del 8 por ciento con respecto al 2014”.

De acuerdo con este empresario, con 15 años de experiencia, antes de que se consolidara un instituto nacional para las mediciones se usaban pesas, pero no se conocía el grado de error que podían tener. Ahora, si alguien va a exportar, exigen unas reglas internacionales, y hay que estar preparado.

EL TIEMPO