'Bogotá no está preparada para atender emergencias y desastres'

'Bogotá no está preparada para atender emergencias y desastres'

Falta de un plan de atención se evidenció con la evacuación por el incendio en los cerros. Opinión.

'Bogotá no está preparada para atender emergencias y desastres'
3 de febrero de 2016, 03:19 am

Con el incendio forestal en la parte baja del Cerro de Guadalupe en los cerros de Bogotá se evidenció la falta de preparación de la ciudad. La realidad es que la capital no está lista para atender emergencias de gran tamaño y mucho menos un desastre. No es para alarmarnos pero estamos en un riesgo inmenso en una era donde el cambio climático es una realidad.

El martes al medio día, el Comité de emergencias de la Universidad de los Andes, como medida de precaución por el humo en el ambiente, decidió evacuar a todos sus estudiantes y empleados. Las universidades Tadeo, Distrital, La Salle y Externado hicieron lo mismo. El Congreso, Procuraduría y otras entidades también mandaron a sus empleados a casa temprano. El resultado: colapso total por más de 4 horas del sistema de transporte en el centro de Bogotá.

Nadie salía, nadie entraba. Ni las ambulancias se podían mover para sacar o entrar enfermos. ¿Se imaginan el centro de la ciudad en una verdadera situación de desastre donde no es el humo el que amenaza a la población sino un terremoto o las llamas de un incendio de gran escala?

Yo me pregunto: ¿las universidades y demás instituciones que decidieron evacuar les preguntaron a los servicios de emergencia antes de tomar la decisión? Si les dijeron, ¿qué plan activaron para evacuar a las personas? Y si no les avisaron, ¿qué plan estaban siguiendo al ordenar una evacuación de tal tamaño? Yo creo que la respuesta para todas las preguntas es clara: no estábamos preparados. Nadie sabía cuáles eran las rutas de escape, cuáles los vehículos con prioridad, los servicios disponibles o por lo menos dónde había información de la situación que estaba pasando.

Lo bueno es que la solución no es difícil y ya está inventada. Debemos todos, ciudadanía, universidades, gobierno y las entidades públicas y privadas exigir que se cumplan los lineamientos de la ley 1523 del 2012, la cual define la política nacional para la gestión del riesgo.

Si hubiéramos tenido un plan de atención de emergencias y desastres para el centro de Bogotá, la decisión de evacuación se hubiera hecho de tal forma que todos los actores involucrados, particularmente los que administran el sistema de transporte, hubieran podido reaccionar apropiadamente y, al mismo tiempo, mantener una red de logística de emergencia para que los vehículos de suma importancia como ambulancias y carros de bomberos llegaran a tiempo a atender eventuales incidentes.

Más servicios de Transmilenio también se hubieran activado y usuarios de carros particulares hubieran conocido y tomado las rutas de evacuación establecidas, evitando interferir con el transporte público o los vehículos de emergencia.

Ojalá la experiencia de evacuación, que por suerte no pasó de un terrible trancón de 4 horas para los ciudadanos – sin dejar de lado la tragedia que padecen nuestros Cerros– nos haga reaccionar y nos preparemos adecuadamente para vivir en una era en la que la nueva realidad es de cambios dramáticos en el clima, los cuales serán más frecuentes e intensos cada año.

*Por Daniel Páez
Ingeniero Civil, doctor en Ingeniería, profesor de la Universidad de Los Andes
@danielpa