Mitos y verdades sobre los remedios caseros para mascotas

Mitos y verdades sobre los remedios caseros para mascotas

Ajo, caléndula,y aceites se asocian con recetas naturales para los animales. ¿Cuáles funcionan?

Mitos y verdades sobre los remedios caseros para mascotas
29 de enero de 2016, 09:25 pm

El auge de lo natural, de buscar dietas y estilos de vida más saludable, valiéndose de productos menos procesados, no solo invade la vida de las personas sino que también se traslada a las mascotas.

Blogs y páginas en internet mencionan un sinnúmero de recetas ‘milagrosas’ que podrían aliviar esa piquiña o gastritis, o espantar las pulgas que molestan a su mascota. “El problema es que hay muchas aceites y extractos naturales que funcionan bien en los seres humanos, pero que en perros y gatos podrían causar serias afectaciones en la piel y metabolismo, entre otros”, explica Juan Carlos Mancipe, médico con máster en inmunología, de la clínica veterinaria de La Salle.

Pero el punto no es evitarlo todo. Pueden existir algunos elementos caseros que sean útiles para complementar tratamientos médicos de los animales, tanto homeopáticos como alopáticos. “Lo importante es no satanizar las recetas de la abuela, que muchas veces traen beneficios”, asegura Nancy Alarcón, médica veterinaria especialista en homeopatía.

Seleccionamos algunas de las recetas más comunes, y varios veterinarios dieron su opinión al respecto.

Parásitos y bacterias

Un diente de ajo puede servir para desparasitar a su mascota. El ajo tiene muchas propiedades, que se le atribuyen a uno de sus componentes: la alicina. “Es un antioxidante muy poderoso que tiene propiedades antisépticas y puede servir contra algunos tipos de parásitos que afectan a los perros y gatos”, explica Juan G. Ochoa, médico del hospital veterinario de la Universidad de Antioquia.

El problema con este ingrediente es que es muy tóxico para las mascotas en grandes cantidades, y les causas vómitos, diarreas y anemia. “Para que sirva como desparasitante, hay que suministrar mucho más que un diente de ajo, por eso son mejores los productos fitoterapéuticos que manejan este ingrediente procesado”, explica Carlos Cifuentes, médico veterinario de Animal Health.

Semillas de calabaza y el tomillo ayudan a deshacerse de los parásitos. No está confirmado que tengan ese efecto en las mascotas. Por otra parte, pueden hacer las veces de laxantes, corriendo el riesgo de deshidratar a la mascota. “Además, no conocemos qué parte del tomillo sirve”, dice Mancipe.

Para espantar las garrapatas y pulgas

A las pulgas no les gusta el ácido cítrico, así que puede frotar el pelaje de su mascota con limón, naranja o alguna fruta similar. El olor de las cáscaras de los cítricos no es agradable para estos parásitos externos. Pero esparcirlos en la piel de su gato todos los días, aparte de ahuyentar pulgas también puede causarle una dermatitis o alergia severa. “Sustancias que contienen estas frutas pueden ayudar a repeler las picaduras, pero lo mejor es que no se las aplique directamente sino al ambiente, utilizando un espray o dejándolas en bolsitas en las esquinas, y en lugares cercanos a la cama de la mascota”, explica Ochoa.

Otras fórmulas para ambientar con un efecto similar son el eucalipto y la altamisa.

Un baño de vinagre limpia en profundidad la piel y también tiene un efecto repelente. Sí y no. “En principio, se supone que modifica el pH de la piel y la hace menos atractiva para mosquitos y ácaros, pero si es muy concentrado genera quemaduras graves”, advierte Mancipe. Sumado a esto, no es claro cuál es la dosis adecuada. “Puede intentarlo una vez cada 20 días, mezclando tres partes de agua con un cuarto de vinagre; evitará tener que bañarlo muy seguido, y si la mascota presenta alguna irritación, suspenda el producto y consulte a un experto”, sugiere Alarcón.

Piel irritada, heridas por cicatrizar y pelos revoltosos

La caléndula es un potente cicatrizante para las heridas de las mascotas. Es cierto. “Es un antiséptico natural y tiene propiedades antiinflamatorias”, explica Alarcón. La recomiendan también para gastritis, en infusión, y hasta para la piquiña, en dosis moderadas.

El veterinario Carlos Cifuentes también describe la panela y la miel como antiinflamatorios y cicatrizantes. “Hay que tener en cuenta que el animal no sea diabético o tenga problemas de azúcar, y normalmente se usa hasta que la herida se cura o la inflamación ceda”, aclara. Otro ingrediente que funciona, pero que debe usarse con cautela, es el aloe vera. “Es buen hidratante, lo recomiendo para los pulpejos de sus patas”, comenta la veterinaria homeópata.

Bolsas de té en ojos y piel para calmar la irritación, y mantequilla para desenredar el pelo de felinos y canes. Los globos oculares son una zona muy delicada de las mascotas, y este tipo de elementos podría causar daños allí, que llegan afectar incluso la córnea. Por otra parte, “la mantequilla hay que dejarla para la arepa y utilizar acondicionadores especiales para estos animales que ayudan a desenredar su pelaje”, enfatiza el veterinario Ochoa.

Una buena digestión

El yogur es excelente para aliviar el vómito y mejorar la digestión de los canes. Algunos de estos productos que contienen probióticos son muy efectivos para mejorar la flora intestinal en los seres humanos. Pero para las mascotas el principal problema es la intolerancia a la lactosa. Y, de acuerdo con el veterinario de La Salle, casi el 70 por ciento de estos animales no la toleran. “En este caso, sugiero los probióticos diseñados especialmente para estos animales, que lograrán el efecto esperado”, asegura.

Por otra parte, las hojuelas de avena tienen buenos componentes para mejorar la digestión, y es seguro utilizarlas en las mascotas. “Un par de hojuelas en el concentrado, a diario, son beneficiosas”, explica Mancipe. También genera saciedad en el caso de animales obesos.

Antes de utilizarlos en su mascota recuerde...

- Asegurarse de que no sean alimentos tóxicos para ellos.
- Empezar con pequeñas cantidades, unas gotas, una cucharada, etc.
- Suministrarlos en la mañana para poder estar pendiente de qué efectos tendrá en el transcurso del día.
- Deben ser un complemento de los tratamientos médicos y no un reemplazo de estos.

DANIELA FORERO SÁNCHEZ
Redactora EL TIEMPO