¿Por qué este es el enero más caluroso en cinco años?

¿Por qué este es el enero más caluroso en cinco años?

Centros internacionales advierten fuerte intensidad del fenómeno del Niño.

¿Por qué este es el enero más caluroso en cinco años?
19 de enero de 2016, 02:53 pm

El país vive el enero más caluroso en cinco años por los efectos del fenómeno de El Niño, el segundo más fuerte de la historia y que ha reducido las precipitaciones y provocado que se declare la alerta roja en 20 de los 32 departamentos por riesgo de incendios, de acuerdo con el Ideam. (Lea: ¿Qué hace tan vulnerable al país ante el fenómeno del Niño?)

"El último fenómeno del Niño fue en 2009-2010 en Colombia y por supuesto hemos registrado fuertes temperaturas en condiciones normales, pero desde luego este enero ha sido uno de los meses más secos de los últimos años", afirmó Omar Franco, director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

El funcionario consideró que "desde luego" este es el inicio de año más caluroso del último lustro, superando las temperaturas habitualmente altas para esta temporada.

Bogotá ha sido el mejor ejemplo al registrar este fin de semana más de 23 grados centígrados que han sumido en el bochorno a sus habitantes, acostumbrados a las nubes y el clima templado. Franco destacó que la máxima histórica en la capital colombiana, alcanzada en enero de 1995, se sitúa en 24,9 grados, y aunque es imposible prever si este mes se superará la marca, conviene prepararse para lo que pueda ocurrir.

El fenómeno del Niño es un proceso oceánico-atmosférico, con ciclos que están entre 3 y 7 años, durante los cuales hay un cambio drástico (debilitamiento) en los vientos alisios que soplan sobre el océano, conducente a un debilitamiento de la corriente fría de Humboldt y a un cambio de dirección de las corrientes oceánicas que normalmente mueven el Pacífico ecuatorial desde América del Sur hacia Asia.

Las aguas cálidas inician entonces un lento desplazamiento desde la piscina cálida asiática hacia América, y modifican temporalmente (desde varios meses hasta más de un año) los patrones de funcionamiento de todo el océano Pacífico tropical y la atmósfera global, que se denomina fenómeno del Niño. En términos científicos se denomina ‘el fenómeno ENSO (El Niño Southern Oscillation)’, o ‘el Niño Oscilación del Sur’.

Las temperaturas altas de enero sumadas a los efectos de El Niño provocan que aumenten a 20 el número de departamentos con "alerta temprana por probabilidad de deforestación de la corteza ambiental".

La sequía por El Niño ha reducido también a mínimos históricos el caudal de los principales ríos del país. El Ideam reportó que se mantienen los niveles bajos en el Magdalena, particularmente en la cuenca media desde Puerto Salgar (Cundinamarca), continuando por Puerto Berrío (Antioquia), Barrancabermeja (Santander), Puerto Wilches (Santander), San Pablo (Bolívar), Gamarra (Cesar) y Tamalameque (Cesar), hasta El Banco (Magdalena) en la cuenca baja.

En cuanto al río Cauca y sus afluentes, la profundidad se mantiene baja, especialmente en la cuenca media y baja, con niveles inferiores a los promedios mínimos históricos para la época.

El río Cauca, que aporta gran parte del caudal del Magdalena, también enfrenta bajos niveles en sus aguas. Esta foto es en Cali. CEET.



De acuerdo con el último informe del Ideam, los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena, Sucre, Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Norte de Santander, Santander, Valle del Cauca, Tolima, Arauca, Caquetá, Guaviare y Guainía, Meta, Casanare y Vichada están en alerta roja por la posibilidad de ocurrencia de incendios.

De otro lado, el Instituto señaló que las heladas se están presentando en Boyacá, en los municipios de Toca, Tunja, Saboyá, Duitama, Paipa, Sogamoso y Cerinza, y en Cundinamarca, en Tenjo, Mosquera, Tabio, Fúquene, Facatativá, Chía y Sopó. Y en Nariño en Ipiales.

El altiplano cundiboyacense y Nariño son vulnerables a las bajas temperaturas en las madrugadas. CEET. 


Las posibles consecuencias, además del riesgo de incendios, pueden incluir "temas de salud pública", como la posibilidad, apuntó Franco, de "disparar algunos factores asociados al (virus del) chikunguña o al mismo zika o dengue", así como problemas de deshidratación en niños y adultos mayores.

Los municipios con las más altas temperaturas

Ambalema (Tolima) : 40.4 C°
Valledupar (Cesar): 40.2 C°
Jerusalén (Cundinamarca): 40.0 C°
Fredonia (Antioquia): 39.6 C°

El Niño  cada vez peor

Según el Centro Internacional de Investigación del fenómeno del Niño (Ciifen), nuevas evidencias sugieren que el Niño 2015-2016 sigue fortalecido y consecuentemente sus impactos continuarán en todo el planeta.

“Las anomalías en los vientos del oeste durante las dos primeras semanas de enero 2016, han sido las más intensas de todo el evento desde el 2015”, asegura el centro de investigación.

El Ciifen añade que como consecuencia de estos vientos “ya es evidente la generación de una onda kelvin que inició su desplazamiento hacia costas de Sudamérica incrementando nuevamente las anomalías de contenido de calor en el Pacífico Ecuatorial Central-Oriental”.

Así se ha comportado el Niño

El fenómeno del Niño actual se inició en el trimestre febrero-marzo-abril, cuando las anomalías positivas de las temperaturas se ubicaron en +0,5 ºC.

En marzo-abril-mayo subieron a +0,7 ºC; en abril-mayo-junio, a +0,9 ºC, y  llegaron  a +1,0 ºC en el trimestre mayo-junio-julio.

En principio se creía que el Niño iría hasta septiembre u octubre, pero hacia agosto del 2015 el mundo científico se sorprendió al ver el cambio de comportamiento y constatar que el fenómeno empezó a subir a tal punto que en el último trimestre del 2015 se encontró en estado moderado.

Hacia mediados de diciembre del año pasado se constató que el fenómeno natural estaba en su etapa de máximo desarrollo e intensidad. Se cree que esta se extenderá hasta marzo de este año. Pero incluso, agencias internacionales como Ciifen sugieren que el Niño podría legar hasta el próximo agosto.

VIDA / AMBIENTE

Con información de EFE