En Meta, cultivos de coca dan paso a la marihuana

En Meta, cultivos de coca dan paso a la marihuana

Tradicionalmente ese departamento no era considerado como zona de producción de la hierba.

En Meta, cultivos de coca dan paso a la marihuana
14 de enero de 2016, 03:00 am

En zonas de los Llanos Orientales, donde tradicionalmente se ha cultivado coca, está apareciendo otra mata prohibida: la marihuana, cuyo comercio se abre paso en la región y en Bogotá.

“En la zona la marihuana ha venido reemplazando a la coca porque tiene más salida para el menudeo y para el microtráfico”, explica el general Oswaldo Peña Bermeo, comandante de la Séptima Brigada del Ejército. Esa unidad halló y destruyó una plantación de media hectárea de marihuana –unas 5.400 plantas– en la vereda Cafetales, en Lejanías (Meta).

En el lugar se descubrieron tres tipos de la hierba: ‘creepy’, ‘punto rojo’ y la tradicional. La primera estaba bajo una especie de invernadero en la que se hallaron 380 plantas.

La ‘creepy’ y la ‘punto rojo’ históricamente han sido cultivadas en el Cauca, y por sus características son las más costosas en el mercado ilegal. Según oficiales que participaron en el golpe, se afectó un plan delincuencial que pretendía inundar de marihuana las próximas fiestas en Granada y en Puerto Lleras, en el Meta.

De acuerdo con el más reciente informe del Observatorio de Drogas de Colombia, el 87 por ciento de los consumidores de drogas ilícitas usan esa planta. El mismo documento señala que Cauca, Tolima y Magdalena son los departamentos en los que se concentran la mayor cantidad de plantaciones. De allí la alerta lanzada desde el Meta.

La llegada de estos cultivos a esta región del Ariari estaría relacionada con las condiciones de clima y la topografía que ofrece el lugar, así como la cercanía con sitios de distribución, incluida la capital de la República.

Una de las modalidades de transporte a las grandes ciudades es utilizar los camiones que llevan alimentos para esconder las cargas de marihuana. Como el Llano es la ‘despensa’ de Bogotá, se sabe que los dueños de los sitios de expendio están recurriendo cada vez con mayor frecuencia a la hierba proveniente del oriente del país.
Cultivos micro

Tal y como sucede con la coca, para evitar la acción de las autoridades los narcos están recurriendo a las pequeñas plantaciones, incluso a los microcultivos.

“Ahora lo que se ve son sembradíos de una o máximo dos hectáreas. Por ejemplo, en diez kilómetros cuadrados se hallan solo cuatro hectáreas sembradas con marihuana”, dice una fuente.

Las autoridades han detectado un aumento en los costos de los insumos para el procesamiento de la base de coca, por lo que campesinos y los eslabones que les siguen en la cadena del narcotráfico empiezan a diversificarse.

Un informe de inteligencia conocido por este diario señala que en la zona donde se encontraron los cultivos delinque el frente 26 de las Farc, cuyo jefe es José Delgado Novoa, alias Giovanny Barbas.

A la par con las actividades de extorsión a ganaderos, el narcotráfico sigue siendo fuente de recursos para la guerrilla. Pero en la zona también se han hallado cultivos de marihuana que, según las autoridades, pertenecían a bandas criminales.

“También hemos detectado la presencia de estos cultivos ilícitos al lado de las parcelas de los campesinos que siembran mora, café o plátano; es otra de las estrategias usadas por estas bandas”, añadió la fuente.

Justicia@eltiempo.com