Justicia transicional será para 'civiles determinantes' en la guerra

Justicia transicional será para 'civiles determinantes' en la guerra

La jurisdicción se concentrará en quienes participaron en crímenes de guerra o de lesa humanidad.

Justicia transicional será para 'civiles determinantes' en la guerra
23 de diciembre de 2015, 02:21 am

El Gobierno reveló el martes las bases del modelo de justicia transicional que aplicará para los que denominó “civiles determinantes” en el conflicto armado y que complementa lo acordado en La Habana para las Farc y el esquema de justicia que se implementará para los militares responsables de delitos de guerra y de lesa humanidad.

Con la garantía de que no habrá “una cacería de brujas” y con el principio de que la mayoría de civiles involucrados en el conflicto fueron víctimas y no victimarios, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que “para lograr una paz estable y duradera tiene que haber justicia para todos”.

“Óigase bien: esta es una justicia para culpables, no para inocentes. Quienes no participaron por voluntad y cuenta propia en algún hecho delictivo en el marco del conflicto no tienen nada que temer”, dijo Santos.

En este primer grupo incluyó a quienes pagaron ‘vacunas’ a los grupos armados y a los que financiaron algunas de las Convivir, cooperativas de seguridad que en los 90 fueron fachada de muchos grupos ‘paras’.

“Algunos han sido obligados a colaborar material y económicamente con grupos armados ilegales, bajo amenaza de retaliaciones (...). Que esto quede claro: quienes colaboraron y pagaron extorsiones bajo amenaza son víctimas y sus comportamientos no serán objeto de conocimiento por parte de la Jurisdicción Especial para la paz”.

Santos afirmó que los mismos beneficios que recibirían los agentes del Estado y también los miembros de las Farc aplicarán para los civiles, siempre y cuando se cumplan los principios de verdad, justicia, reparación a las víctimas y no repetición de delitos que fundamentan el sistema de justicia para la paz.

“Muchas veces los civiles quedan en medio del conflicto y algunas veces pueden cometer –con ocasión de él– conductas que sean consideradas delitos –dijo el Presidente– (...). La justicia transicional funcionará para los civiles, colombianos comunes, empresarios que hayan podido transgredir la ley en medio de esta guerra que queremos terminar”.

Modelo en construcción

Aunque los detalles del modelo están aún en etapa de construcción, hay varios puntos definidos sobre este tema.

Así, aunque no se está equiparando a los civiles con los actores armados –y, en el mismo sentido, hay diferencias entre lo definido para agentes del Estado y miembros de las Farc–, todos estarán cobijados por el sistema de Justicia Transicional para la Paz que se acordó en La Habana, que tiene en el Tribunal para la Paz su órgano de cierre.

Las sanciones, anunció Santos, no serán en ningún caso superiores a las previstas para los actores directos y funcionará el mismo modelo de sanciones, que van desde la no cárcel hasta penas máximas de entre 15 y 20 años para los que no acepten responsabilidad en los hechos comprobados.

Así, algunos de esos civiles tendrán la posibilidad de ser beneficiarios de figuras como la suspensión de la pena o la renuncia de la justicia a la persecución penal (similares a las de amnistía e indulto, que solo proceden por delitos políticos, los cuales son los cometidos por los miembros de la guerrilla).

Esto aplicará, dijo el Presidente, para “aquellos que no hayan tenido una participación determinante en los delitos” de guerra, punto en el cual fue enfático.

En la misma vía, dijo el Jefe de Estado, el sistema de justicia transicional “se concentrará en aquellos casos en los que haya existido una participación determinante del tercero (civil) en la comisión de los delitos más graves y representativos, como son los crímenes de guerra, los delitos de lesa humanidad, el genocidio o el desplazamiento forzado”.

Santos aseguró que en la Fiscalía hay entre 13.000 y 14.000 procesos en los que han sido mencionados, como auxiliadores o miembros en la sombra de grupos armados ilegales, civiles de toda condición.

Para ellos, señaló, la justicia transicional constituye un seguro jurídico.

“Los que apoyaron a los grupos armados a conciencia y voluntariamente, y fueron determinantes, podrán ser sujetos de la jurisdicción y cumplirán sanciones de conformidad con la gravedad de los delitos y dependiendo de lo determinante que haya sido su participación”, afirmó el Presidente.

Con esto, indicó, habrá “reglas claras para todos, seguridad jurídica para el país y más garantías para las víctimas”.

Con el modelo revelado anoche para los civiles, el Gobierno cierra el capítulo de la justicia transicional para quienes de alguna manera tuvieron que ver con el conflicto y con ello quiere garantizarles la seguridad jurídica de que sus casos no serán reabiertos.

“Si no les damos la oportunidad de que cierren sus casos y se beneficien de esta justicia transicional, el día de mañana, en 10, 15 o 20 años, podrán ser llamados por la justicia ordinaria y sometidos a un juicio”, dijo el mandatario desde la Casa de Nariño.

Opinan

Iván Cepeda Castro
Senador del Polo Democrático

“Es una decisión saludable para aquellas personas que han participado en crímenes que no son amnistiables. Es el camino que conduce a la paz, que contribuye de manera eficaz en la reparación a las víctimas y hace parte del desarrollo de los acuerdos”.

Alfredo Rangel
Senador Centro Democrático

“Hablar de justicia para civiles y militares son temas que se deben discutir en el Congreso y con los partidos políticos. Es una farsa querer presentar un modelo como si fuera una decisión autónoma del Gobierno y documentos que no han pasado por el Congreso. Falta democracia”.

Juan Manuel Charry
Exdecano de la Universidad del rosario

“Es consecuencia de lo negociado con la guerrilla y obedece a la misma lógica de justicia transicional acordada, en el sentido de que para salir del conflicto armado interno se bajan penas a cambio de verdad y reparación, y eso lo hace el Gobierno con los actores determinantes”.

Francisco José Sintura
Exvicefiscal General

“Lo que resulta preocupante de la persecución a civiles que pudieron apoyar a grupos armados es que hay un cartel de falsos testigos. Es tan claro que la Fiscalía creó una unidad para investigarlos. En este modelo se debe crear una estrategia para evitar testimonios falsos”.

Nilson Pinilla Pinilla
Exmagistrado C. Constitucional

“Están tomando una serie de determinaciones inconsultas que contrarían principios constitucionales, para tratar de convencer a un grupo armado de que deje de secuestrar y matar. Esos beneficios amplia- rían el principio de oportunidad de civiles y son viables si se satisface a las víctimas”.

Claves del modelo para los que no usaron armas

1. Las víctimas

El sistema parte de la base de que la mayor parte de civiles que tuvieron alguna relación con los grupos armados o con sus actos fueron forzados. Por eso, Santos aseguró que ellos “fueron víctimas y no serán victimizados de nuevo”. En esos casos aplicarán figuras jurídicas que permiten el no cumplimiento de la pena o la suspensión de la acción penal en su contra, de tal manera que queden blindados jurídicamente.

2. Los ‘determinantes’

Además de los actores armados, en el conflicto hubo civiles que no empuñaron un fusil, pero que fueron, voluntariamente, claves en determinados crímenes o en planes de la guerrilla y los grupos paramilitares. Para ellos es la oferta de someterse a la justicia transicional, bajo el entendido de que si no lo hacen, en cualquier momento –incluso en décadas– podrían ser procesados penalmente.

3. La ‘Farcpolítica’

Un capítulo pendiente es el de los funcionarios y exfuncionarios que colaboraron con las Farc de diversas maneras. A pesar de que hay varias investigaciones en curso, no hay condenas importantes en esta materia. Ellos son destinatarios directos de la propuesta de justicia para civiles, que fue elaborada por el Gobierno, pero que se enmarca en el Quinto Acuerdo firmado en La Habana con las Farc.

4. Justicia integral

Después de haber revelado el acuerdo con las Farc sobre el modelo de justicia, y el sistema que aplicaría a los militares y agentes del Estado, quedaba aún pendiente la categoría de los civiles involucrados en el conflicto. Con la propuesta cuyas bases fueron publicadas ayer queda completo un modelo que, según el Gobierno, crea condiciones de “justicia para todos” y da seguridad jurídica.

5. ¿Y los ‘parapolíticos’?

El esquema aún no ha sido totalmente definido. Pero desde ya hay varios temas que serán ‘papas calientes’. Por ejemplo, la posibilidad de que se acojan al modelo políticos investigados por alianzas con los paramilitares y que todavía no han sido condenados. También, si habrá revisión de sentencias de políticos condenados por masacres y asesinatos cometidos por los ‘paras’, como Álvaro García Romero y Salvador Arana.

EL TIEMPO