'No se va a sustituir la justicia en Colombia': Juan Carlos Henao

'No se va a sustituir la justicia en Colombia': Juan Carlos Henao

El rector del Externado de Colombia es uno de los redactores de los acuerdos jurídicos en La Habana.

'No se va a sustituir la justicia en Colombia': Juan Carlos Henao
21 de diciembre de 2015, 05:12 am

Algunos quedamos con la sensación de que, por cuenta de las Farc, vamos a refundar la justicia colombiana, pues con la Constitución y con la ley que tenemos, no fuimos capaces de sancionar las graves violaciones de los derechos humanos y asegurar el resarcimiento de las víctimas…

No. Lo que estamos montando es el aparato de una justicia transicional. Y cualquier punto de partida es adaptar esa justicia a un país institucionalizado, para que no se repitan las graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos, para que Colombia no siga eternamente librando un conflicto interno. No puede decirse que se sustituye la justicia colombiana porque se organice una justicia transicional, una justicia propia para los países que quieren salir de un conflicto.

Pero con este nuevo tribunal de justicia habrá entidades que prácticamente cambiarán la naturaleza de sus funciones. La Fiscalía quedará investigando delitos menores, y para los más graves sencillamente aportará lo que sepa a ese Tribunal Especial de Justicia que se creará, y que será el que investigue y juzgue. En ese sentido, también los jueces quedarán en ‘off side’. Estamos inventando un aparato absolutamente nuevo para esa justicia transicional.

No es que se vaya a desmontar, sino que es propio de un país en conflicto crear un sistema de justicia transicional. Y eso incluye crear un sistema preferente con respecto a todos los otros organismos judiciales. ¿Eso qué significa? Que en lo que tiene que ver con el conflicto armado, la jurisdicción especial para la paz va a ser jurisdicción preferente que excluirá a las otras, porque va a absorber competencias de otras jurisdicciones en lo que tiene que ver con el conflicto armado. (Lea también: Gobierno explicó los seis puntos claves del acuerdo de justicia)

¿Cuál será la función de la Fiscalía?

Enviar toda la información para que sea absorbida por el sistema jurisdiccional para la paz. Las sentencias proferidas por los jueces ordinarios van a poder ser revisadas, a petición de los interesados, por el Tribunal Especial de Justicia. Usted podrá decir que se está suplantando la justicia. Yo le respondo que no se suplantará, sino que se creará un sistema jurisdiccional para la paz, para salir del conflicto armado, como se ha hecho en muchas partes del mundo.

Esta jurisdicción puede revisar los casos cerrados por otras jurisdicciones, pero, a su vez, ella sí va a ser órgano de cierre de los casos que ante ella se ventilen. ¿Eso no significa que aquí habrá victimarios y víctimas de primera categoría con seguridad jurídica, y de segunda que no la tendrán?

Si te robaste una vaca y no tienes nada que ver con el conflicto armado, tú vas a tener la seguridad jurídica del sistema ordinario. O el que se robó una gallina o el que mató a alguien, en un homicidio pasional. Ahí hay seguridad jurídica. Pero este tribunal cerrará definitivamente el conflicto. Y favorecerá en ese punto sobre todo a los militares, uno de los temas más complicados de esta discusión, porque nos rondaba el fantasma de Pinochet, de Videla… O incluso el del Coronel Plazas Vega. ¿Qué tal que a los 20 años lo vuelvan a llamar? ‘Uy, mire, es que este pedacito no se lo juzgamos’, y se va preso... Ese fantasma fue el que conjuramos estableciendo que este sistema jurisdiccional para la paz va a ser de cierre total. Poco a poco la gente irá entendiendo el documento.

Buen ejemplo el de Plazas Vega. Su caso en la justicia actual no queda definitivamente cerrado. El nuevo Tribunal Especial de Paz se lo podría volver a abrir pasado mañana...

Si eso llegara a pasar, el sistema inmediatamente se vuelve a reactivar. ¿Me entiende?

No.

El Tribunal Especial para la Paz no le puede decir eso. Si ya fue absuelto, fue absuelto. Para poder ingresar a la jurisdicción tendría que ser a petición del interesado, en este caso. No va a ser tan bobo, creo yo, me imagino, después de haber obtenido este triunfo en la Corte Suprema de Justicia, de venir a decir a la jurisdicción especial para la paz ‘vuélvame a revisar la sentencia’. Las revisiones de justicia son por error manifiesto de derecho y por interpretación grave errada. Plazas Vega no será juzgado nuevamente. Este será un sistema de cierre. Tan lo es que en los eventos en que pueda haber nuevas acusaciones, de aquí a muchos años, con pruebas nuevas, ahí se reactivará nuevamente con una sala especial, el Tribunal Especial para la Paz. (Vea: Esta será la ruta para reparar a las víctimas y finalizar la guerra)

Si aparece un testigo contra Plazas Vega, por seguir con su ejemplo, y dice ‘no, es que a este señor yo sí lo vi en la Casa de la Moneda diciendo cuelguen a estos hp’, ¿podría llamarlo el tribunal especial a investigarlo?

No lo puede llamar. Ojo con esto: los que ya han sido juzgados no pueden ser llamados, salvo que ellos mismos pidan la revisión de la sentencia.

Bueno, la otra cosa que me preocupa es que una persona llega y dice ‘yo vengo acá a que revisen mi caso, pero resulta que soy inocente y no acepto ningún cargo’. ¿Este tribunal no está como diseñado para que la gente sea culpable? Porque a uno le pueden decir allá ‘si usted dice que es inocente aquí tenemos otras pruebas, y si usted no confiesa lo que según nosotros usted debe confesar, pues se va 20 años para la cárcel’.

¿Lo que usted me está diciendo es que si a Juan Carlos Henao lo acusan de una matanza que no cometió, tendré que ir ante el tribunal a decir que la hice cuando no la hice?

Sí, si quiere que le apliquen la justicia transicional.

Le juro que ese tribunal quedó muy bien armado y con garantías para todo el mundo. Si usted es inocente, no tiene nada que hacer allá ni tendrá que presentarse.

¿Y si lo mencionan con base en testigos y usted sigue considerando que es inocente?

No lo podrán conducir con policía. Pero si el tribunal, con base en los datos que tiene de la Fiscalía, o de algunas asociaciones, encuentra algo razonable, lógico, profundo, le van a poder decir ‘venga, si quiere venir, porque mire lo que tenemos. Usted decide si va o no va’. Y ya por último, cuando una sala especial del tribunal, con todas las pruebas que hay, dice que en efecto sí hay pruebas suficientes para que usted comparezca, ahí la pueden obligar. Pero antes de eso hay tres etapas.

Por eso le digo, doctor Juan Carlos, con todo respeto, que ese tribunal no está diseñado para que uno sea inocente. Allá le demostrarán a uno lo que quieran demostrar. Eso da mucho susto.

No puede decir eso. A usted la tendrán que vencer en un juicio en el que habrá contradicción, con el debido proceso y todos los derechos de defensa. Si no, se volvería una cacería de brujas. (Además: Militares y policías tendrán régimen especial para ser juzgados)

¿Le hicieron o no le hicieron un sistema judicial especial a la guerrilla?

Eso pueden estar pensándolo algunos colombianos. Claro, ‘Juepucha, se doblegó el Estado’, ‘Uy, aquí van a coger a todo el mundo preso’. Yo entiendo. Pero eso no es lo que dice el texto ni lo que permitirá la justicia transicional.

¿Qué diferencia habrá finalmente entre la forma como serán juzgados los guerrilleros y los militares?

Los militares tendrán un trato equitativo, pero especial y prevalente.

¿Eso qué significa?

Fue uno de los grandes logros de la negociación. Yo la quisiera poner al frente de esa gente para negociar (risas. Le cedo el honor, gracias). Pero ese punto fue muy duro, porque la consigna era garrote para los agentes del Estado. ¿Qué terminaron aceptando? Ni más ni menos, que el Gobierno es el que va a definir cuál será ese tratamiento equitativo y equilibrado, pero diferenciado, de los agentes del Estado. El Presidente de la República lo anunciará con el Ministro de Justicia y el de Defensa. También fue muy peleado el fuero penitenciario. ‘Claro, Tolemaida Resort, eso es lo que ustedes quieren para los militares’, nos decían. A lo que respondíamos: ‘llámenlo como quieran. Tolemaida Resort, Irotama Resort, pero nos respetan el fuero penitenciario para militares y policías’.

No hemos logrado que nos expliquen cómo funcionará la restricción efectiva de la libertad de los máximos culpables.

El tribunal será el que va a fijar, no la guerrilla, las condiciones de modo, tiempo y lugar donde se tienen que ejecutar las sanciones restrictivas de la libertad. ¿Qué significa eso? Que habrá restricción de la libertad, de movimiento y de domicilio. La persona no se puede ir para donde quiera. Quedará monitoreada, vigilada, no podrá salir de la vereda. No puede fijar su domicilio en otra parte. Tiene que ser aquí su domicilio. Y estamos hablando de la primera forma de sanción, que es la facilita, pero es la que todo el mundo critica porque cree que es la única, cuando usted, si lee bien, verá que hay sanciones alternativas, pero también habrá penas de prisión.

La gente sigue pensando que eso de la restricción efectiva de la libertad es muy vago…

Pues no sé si será vago cuando a usted le digan que no puede salir de tal sitio durante ocho años. Si se le murió su mamá, su tío, su hijo, su abuelo, para poder salir tiene que pedir permiso al tribunal. Habrá restricción de la libertad de domicilio. De la libertad de movimiento. Habrá monitoreo nacional e internacional para que la restricción se cumpla y no terminen de rumba en Cartagena los fines de semana.

Si ahora en las cárceles, bajo la vigilancia del Inpec, hacen parrandas y entran manicuristas...

Perderían los beneficios del sistema.

Otro tema que quedó claro es que no juzgarán expresidentes.

No se imagina la discusión que le dimos a lo de los expresidentes. Fue una pelea, porque rondaba ese cuentico de que esto estaba hecho para joder a Uribe. Era lo que decía el Procurador, por ejemplo. Ni más faltaba que la intención fuera a ser esa. Hasta que nos terminaron aceptando.

¿Por qué les ha costado tanto trabajo encontrar un sistema justo, objetivo, neutral, de elección de los miembros de ese Tribunal Especial de Paz, que juzgarán los crímenes de las Farc? Esta es la hora en que no tenemos ni idea de cómo será.

El tema es muy complicado porque dependiendo de quiénes lleguen al tribunal este va a poder ofrecer todas las garantías de imparcialidad, trasparencia, publicidad y debido proceso. Entonces, ¿cuál fue la decisión que tomamos en la comisión jurídica? No nos metamos con eso. Ese tema nos queda grande porque es una decisión política, mas no jurídica.

Nosotros respondemos por el texto de los 75 puntos, pero de ahí a ponernos a decir si esto lo tiene que elegir el Papa o si lo tiene que elegir el Secretario General de las Naciones Unidas, o por mitad la guerrilla y por mitad el Gobierno, no. Y como el tema es político, lo decide la Mesa de Diálogo, y ya están barajando las fórmulas.

Mire que ahí también se hizo un avance muy importante precisamente para callarles la boca a todos los que han dicho que es que es la guerrilla la que va a poner sus jueces. Mentira, en mayúscula, subrayado y en rojo. En el texto quedó una frase que dice que no podrán ser designados por las partes. Ni siquiera la guerrilla. Entonces están tratando de buscar organismos internacionales intermedios que hagan el diseño de la elección de los magistrados.

Doctor Juan Carlos Henao, usted a mí me gusta mucho porque es un hombre sincero y hasta ingenuo. ¿Le gustó esta experiencia?

¿María Isabel, qué le puedo decir? Hay muchas críticas sobre el sistema, pero en justicia transicional, lo perfecto es enemigo de lo bueno. Hay personas que se oponen a ese tipo de justicia. Pero esas críticas no necesariamente son equivalentes a que se estén oponiendo a la paz. Por ejemplo, no creo ni que Uribe ni que el Procurador estén en contra de la paz. Sin embargo, poner tantas talanqueras, tanto condicionamiento, como que todos los de las Farc tienen que ir presos, que hay que extraditarlos, que hay que confinarlos… eso hace en la práctica que la paz se vuelva imposible. Es como querer vender un carro viejo, pero a 100 millones de pesos, ¿me entiende? Eso no se lo compra nadie, hermana. Entonces lo que yo le diría es que me hace feliz que la vida me haya dado la oportunidad de colocar un granito de arena en un sistema que quedó equilibrando la necesidad de la paz, con la realidad nacional.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO