Los transgénicos sí han traído beneficios

Los transgénicos sí han traído beneficios

La ONG Agro-Bio entregó el primer informe elaborado con los cultivadores colombianos.

Los transgénicos sí han traído beneficios
17 de noviembre de 2015, 05:13 am

La ONG Agro-Bio presentó el pasado lunes, durante las sesiones del 38 Congreso Nacional Agrario, realizado en Villavicencio, el estudio ‘Beneficios agronómicos, económicos y socioambientales de la biotecnología agrícola en Colombia’.

Este es el primero que se hace en el país desde que comenzaron a sembrarse las semillas transgénicas, en 2003 con algodón y 2007 con maíz.

El estudio fue elaborado por la consultora Céleres.

“Este comprueba que el uso de los organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos, deja beneficios a la economía, a los agricultores y al medioambiente”, indicó María Andrea Uscátegui, directora de Agro-Bio.

Al cierre del 2015 se reporta que apenas el 17,7 por ciento de los cultivos de maíz en Colombia usan biotecnología, indicador que crece hasta 90 por ciento en las áreas sembradas con algodón.

“Por esta razón, se presenta una oportunidad de crecimiento de cultivos de maíz y soya transgénica”, agregó Uscátegui.

A nivel nacional, se siembra maíz genéticamente modificado en 21 departamentos y algodón, en once de estos.

En 2014 se sembraron 81.000 hectáreas de maíz y 29.000 de algodón.

Meta es uno de los departamentos que más rápido ha adoptado la biotecnología, hoy en día tiene 22.030 hectáreas y la región de la Orinoquia alcanza casi 29.000 de maíz transgénico.

En Colombia están aprobados los cultivos de maíz, algodón y soya genéticamente modificados; sin embargo, esta última aún no se ha plantado.

Según Anderson Galvao, CEO de Céleres, Colombia es considerada la última frontera agrícola de Suramérica y es el único lugar que tiene extensiones para crecer de entre 4 a 7 millones de hectáreas.

“El estudio comprobó que la biotecnología es una herramienta muy valiosa para tener un mayor rendimiento en las cosechas.

“A pesar del picudo, por ejemplo, las tecnologías para el algodón siguen ofreciendo ventajas para los productores, pues con la adopción de la biotecnología se redujo de 17 a 14 el número de aplicaciones de plaguicidas”, dice el documento de la referencia.

El 77 por ciento de los agricultores de maíz afirmó que compensa pagar más por la semilla con tecnología debido al incremento final en la productividad y al valor intrínseco de las semillas transgénicas.

En cuanto a los beneficios ambientales, en los últimos diez años, gracias a los cultivos genéticamente modificados se ha registrado un ahorro de 212,4 millones de litros agua y se proyecta que en los próximos diez años el ahorro llegue a 758,7 millones de litros de agua.

Con la reducción en el uso del agua y en el número de aplicaciones de plaguicidas, también resulta un menor gasto de combustibles fósiles en toda la maquinaria agrícola.

“Gracias a los cultivos con biotecnología, se redujo el uso de 3,1 millones de litros de diésel, en los últimos 10 años” se lee en el estudio.

Por su parte, los beneficios económicos revelados en el informe revelan que los agricultores de algodón obtuvieron un incremento del 55 por ciento de margen operacional gracias al uso de la biotecnología.

Los agricultores de maíz transgénico consiguieron un 35 por ciento superior en cuanto las márgenes operacionales de cultivos convencionales.

Con los cultivos de algodón genéticamente modificado, el ingreso operacional representa 5,28 millones por hectárea, mientras que con los cultivos convencionales el ingreso operacional registra 3,92 millones por hectárea.

Cuando se suman las ganancias financieras con las ganancias operacionales, la adopción del algodón transgénico muestra ventajas para los productores de Colombia.

“En la proyección del estudio a diez años, teniendo un escenario para convertir a Colombia en una país autosuficiente en algodón, maíz y soya, el beneficio por cultivos transgénicos será de aproximadamente 386 millones de dólareshasta 1.049 millones de dólares.

“Es lo que el país ganará produciendo maíz, algodón y soya”. “Las cifras representan ahorros en los costos de producción, disminución de pérdidas, mayor rendimiento, producción y productividad, aclaró la directora de Agro-Bio.

El maíz continuará siendo el principal cultivo que generará la mayor parte de los beneficios económicos.

ECONOMÍA