Las 15 preguntas claves sobre la adopción gay

Las 15 preguntas claves sobre la adopción gay

Todo lo que usted necesita saber sobre la histórica sentencia de la Corte Constitucional.

Las 15 preguntas claves sobre la adopción gay
7 de noviembre de 2015, 10:35 pm

¿Qué ordenó la Corte Constitucional?

Declaró la constitucionalidad de tres artículos del Código de Infancia y Adolescencia que regulan la adopción por uniones maritales de hecho y compañeros permanentes “bajo el entendido de que, en virtud del interés superior del menor, dentro de su ámbito de aplicación están comprendidas también las parejas del mismo sexo que conforman una familia”.

¿Por qué las parejas homosexuales no podían adoptar si desde el 2011 la misma Corte sentenció que las uniones homosexuales constituyen familia?

Porque las normas existentes limitaban esa posibilidad de adoptar a las familias y uniones de hecho constituidas por hombre y mujer, y en su momento esa distinción fue considerada constitucional por la Corte.

¿Qué condiciones debe cumplir una pareja homosexual que desee adoptar?

Además de reunir los requerimientos de idoneidad moral, mental y física impuestos por la ley, estas uniones deben ser permanentes y atenidas a las condiciones establecidas por la Corte en el fallo del 2011 que las consideró familia: reconocidas ante juez o notario y con los mismos deberes y derechos de las uniones heterosexuales.

¿Por qué la Corte, al permitir la adopción gay en los casos en los que el menor de edad es hijo de uno de los miembros de la pareja, señaló en febrero que ampliar ese derecho era del resorte del Congreso y ahora toma esta decisión?

En el caso decidido en febrero, lo que buscaban los demandantes era que se reconociera el derecho de las parejas homosexuales a adoptar. Ese derecho fue reconocido parcialmente por la Corte. Ahora, en este nuevo caso, la demanda apuntaba a que la restricción de la adopción violaba derechos fundamentales de los niños, concretamente a tener una familia.

Así, la sentencia de esta semana defiende los derechos de los menores, que son prevalentes según la Carta del 91, y de ‘carambola’ amplía los de la población gay. La Corte dijo que no se justifica que uniones que cumplen con todos los requisitos de idoneidad moral, mental y física no puedan tener la oportunidad de darles un hogar a los niños en condición de adopción, solo por consideraciones de orientación sexual.

¿Ya es posible que parejas conformadas por personas del mismo sexo adopten?

Sí. Tras conocerse el fallo de la Corte, las parejas del mismo sexo pueden iniciar procesos de adopción.

Hasta el fallo de esta semana, ¿había restricciones u obstáculos jurídicos que impidieran a los homosexuales adoptar?

Sí, pero solo para las parejas. Los individuos, sin distingo de su orientación sexual, pueden iniciar los trámites de adopción. Nunca se les pregunta a los aspirantes su condición sexual. En febrero pasado, el alto tribunal permitió la adopción a parejas homosexuales, siempre y cuando el menor de edad fuera hijo biológico de alguna de las dos personas de la unión.

¿Esta nueva normativa cobija a todas las casas de adopción o solo al ICBF?

Cobija tanto al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) como a las otras ocho instituciones autorizadas en el país (cinco en Bogotá, dos en Medellín y una en Cali).

A partir del fallo, ¿cambian los procedimientos de adopción en Colombia?

No, por ahora. El ICBF dijo que los procedimientos se mantendrán bajo las normas actuales. Sin embargo, la institución analizará si se requieren cambios.

¿Cuáles son hoy las rutas para la adopción en el país?

Lo primero es decidir si se va a realizar por intermedio del ICBF o de alguna de las ocho instituciones autorizadas en Colombia. Los interesados deben dirigirse a la oficina competente para radicar los documentos que establece la ley. Un defensor de familia los recibe e invita a las personas a participar en dos talleres de preparación. Luego se hacen evaluaciones con las áreas de psicología, trabajo social y salud y dan un concepto, que junto a los de las otras áreas van a un comité de adopciones regional, donde se decide si la familia cumple los requisitos.

¿Cuántos niños están a la espera de ser adoptados y de qué edades?

Hoy, de acuerdo con información del ICBF, hay 4.850 niños en condiciones especiales de adoptabilidad. Es decir, mayores de 8 años, grupos de hermanos o que sufren alguna discapacidad física o mental o una enfermedad permanente. De ese número, el 69 por ciento tienen entre 13 y 18 años, y el 31 por ciento restante son menores de 12 años. Respecto a niños fuera de estas condiciones especiales, hay una lista de 302 familias colombianas y de 2.122 extranjeras que ya adelantaron el proceso.

¿Cuánto se demora, en promedio, un proceso de adopción en Colombia?

El proceso tarda, como mínimo, seis meses, pero depende de cada caso.

¿Si una pareja gay siente que le niegan o demoran la posibilidad de adoptar, puede quejarse o denunciar?

Sí. La orden de la Corte es cosa juzgada constitucional, lo que equivale a una decisión inapelable y de obligatorio cumplimiento para las autoridades y entidades privadas que manejan adopciones.

¿Ante qué instancias pueden hacerlo?

En caso de discriminación por orientación sexual, los que se sientan afectados pueden interponer los recursos administrativos (ante la misma autoridad o entidad) o jurídicos del caso, incluso una acción de tutela.

¿El ICBF y las casas de adopción tienen en cuenta el concepto de los niños sobre la que sería su familia?

De acuerdo con el ICBF, a los niños mayores de 7 años se les explica de manera detallada cuáles son las condiciones particulares de las familias: cómo están conformadas, edades, estilo de vida… Si los niños no están de acuerdo con la familia que les va a ser asignada tienen derecho de negarse.

¿Pueden los colegios negarse a recibir hijos de parejas del mismo sexo, anteponiendo argumentos como el de la autonomía administrativa?

El Consejo de Estado y la Corte Constitucional, a través de distintos mecanismos, han hecho un llamado a los colegios del país para que modifiquen los manuales de convivencia para establecer acciones efectivas que garanticen los derechos sexuales y reproductivos, destacando el respeto a la orientación sexual y a la identidad de género en los planteles. La Corte, por el caso de Sergio Urrego, emitió el 21 de agosto de este año una sentencia que le exige al Ministerio de Educación fortalecer el Comité Nacional de Convivencia Escolar y, por ende, exige una ruta de atención integral que se deberá seguir en los colegios en los que se presente discriminación.

En el 2013 se sancionó la Ley 1620, cuyo objetivo es promover y fortalecer la convivencia escolar, la formación ciudadana y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de los estudiantes. Por otro lado, busca crear mecanismos para el manejo de las conductas que vayan en contra de la convivencia escolar.

VIDA Y JUSTICIA