El país por 5 colombianos destacados en Europa

El país por 5 colombianos destacados en Europa

A donde se vaya hay colombianos ejemplares, talentosos, que trabajan en proyectos que impactan.

El país por 5 colombianos destacados en Europa
13 de octubre de 2015, 11:26 pm

William Fierro

Cantante, compositor y excepcional guitarrista, este bogotano radicado en Lausana hace 37 años ha hecho de Suiza su residencia. Su carrera musical cuenta 7 álbumes, un recorrido por máximos escenarios europeos, y variedad de formatos y géneros que fusiona con una poderosa energía en escena.

Empezó en 1976, cuando ganó el ‘Festival de Canto Víctor Jara’ en Bogotá, que lo llevó a representar a Colombia en Cuba. “De ahí fui a Madrid, porque quería viajar 6 meses, conocer Europa en ‘autostop’, lo que quiere todo adolescente. Llegué a Madrid y luego a París. Para quedarme empecé a cantar en el metro y conocí a mi primera esposa, que era francosuiza. Con ella me fui a Suiza en el 78. Esa relación terminó y luego conocí a mi actual esposa, suiza también… Hizo que me quedara, la calidad de vida de ese país, las oportunidades que tuve. Llevo 30 años vinculado con el periódico ‘L’Illustré’ y desarrollando mi carrera musical”.

Casi desconocido en su país, Fierro es uno de los artistas que mejor lo representa en el exterior. Grabó 2 álbumes con el genio de la discografía David Richards, productor de Queen, Madonna, Prince y Quincy Jones, entre otros. “Cuando llegué a Suiza, Richards produjo mi primer álbum e interpretó en sintetizador una de mis canciones. Hace 4 años nos reencontramos e hicimos mi reciente álbum ‘Uno’, último de su carrera. Lo terminó en el hospital. Fue impresionante, se hizo llevar el computador y lo terminó de mezclar en Friburgo. Cuando lo tuvo listo en octubre, me llamó, fui a verlo al hospital y en diciembre murió”.

Dice sobre Colombia: “tiene 2 caras. La positiva, que llena de orgullo: la de Nairo, Vives, el café, las esmeraldas. Pero no se qué pasa con esa otra cara que ha hecho tanto daño. En 40 años veo progreso, pero lo de fondo sigue presente: violencia, falta de oportunidades, inequidad. Ver que en el país la vida no vale nada es algo que a la distancia uno no puede entender. Nos falta mucho”.

En octubre, Fierro estará en Colombia promocionando ‘Uno’, que puso a disposición del público a través de iTunes con el sueño de no ser solo profeta en tierras ajenas sino en su país. “Sueño que mi música se conozca en Colombia, con tocar aquí, traer mi grupo y compartirlo. Me encantaría que escenarios importantes nos abrieran sus puertas”.

William Fierro, cantante, compositor y guitarrista. Foto: Archivo particular.

Liliana Paez

Economista

Bogotana, Liliana Paez es la ‘dama de hierro’ del Comité Olímpico Internacional-COI, cuya sede principal está en Suiza. Hace 20 años se vinculó con esta institución y es la encargada de áreas administrativas, financieras y de ‘marketing’.

“Mi función es apoyar las ideas de las directivas, ir a su lado y ser la que va corrigiendo el timón. Los jefes se ocupan de lo político y creativo, y yo me encargo de lo financiero y administrativo, que es lo que menos les gusta”.

Conoce el COI como su mano, donde ha pasado por casi todas sus áreas: tienda, museo, asistencia de gerencia, relaciones públicas, hasta ‘marketing’, operaciones ‘e-commerce’, eShop, productos, distribución y finanzas -de las que se ocupa hoy-. “Salí muy joven de Colombia sobre todo por mi ilusión de viajar y vivir en otros países. Terminé el colegio a los 15 y la universidad a los 19. La primera oportunidad fue en una compañía de cruceros, un trabajo duro, pero venía de una formación rigurosa. Mi papá fue siempre estricto, organizado, parece militar o suizo, siendo colombiano. Tuve esa disciplina, y mi carácter fuerte ha sido a la vez ventaja y desventaja”.

Liliana es la primera colombiana en haber portado la antorcha en juegos olímpicos y la primera en trabajar en la sede del COI, donde hoy la acompañan tres colombianos más. En el país de los Alpes adelantó dos certificados federales, posgrado en manejo de organización de empresas, varios seminarios y una especialización en ‘marketing’ digital. “He tenido muchas satisfacciones en el COI, la más bella ir a Sidney en apoyo al comité de Paralímpicos y ver que la gente real son ellos y los discapacitados somos los convencionales”.

Sobre Colombia, dice: “Veo un país dolido que tristemente la corrupción no deja levantar. Pasan demasiadas cosas terribles allá, pero hoy es el mundo entero al que va mal. Ser colombiana para mí será siempre un orgullo, así el país esté como esté. Voy todos los años y tengo la suerte de sacar lo bueno cuando voy y de vivir con lo bueno de Suiza cuando estoy acá”.

Liliana Paez, Economista. Trabaja para el Comité Olímpico Internacional-COI. Foto: Archivo particular.

Édgar Guzmán-Ruiz

Arquitecto, Diseñador y Artista plástico

Ha hecho de ese ‘triángulo’ de disciplinas una unidad creativa que caracteriza su trabajo y lo distingue internacionalmente. Radicado en Berlín, ha trabajado tanto en proyectos individuales como en los de artistas extranjeros, como Miguel Rotschild y Anselmo Fox.

Este arquitecto de la Universidad de los Andes, maestro en Arte y Arquitectura en Alemania, que ha sido docente de las principales universidades del país, lleva el arte en la sangre. “Recibía clases de dibujo y pintura, y luego, al estudiar arquitectura, me gustaban los objetos y el formato pequeño. Así empecé a trabajar en la relación arte-arquitectura-diseño, que no ha sido fácil porque la gente trata de encasillarlo a uno en una sola. Sin embargo, la transdisciplinariedad existe y no podemos dejarla en palabras”.

Así lo reflejan sus trabajos y exposiciones individuales y colectivas en Egipto, Francia, Japón, Alemania, EE. UU. y Colombia. Varias de sus obras hacen parte de colecciones de museos de California, Berlín, Bogotá y Medellín.

“Trabajo con toda clase de materiales: madera, ‘nylon’, espejos, tela, metal, piedra, cerámica. Son los materiales los que siguen a la idea”. Becario de entidades alemanas y finalista del Premio Luis Caballero en 2007, entre otras distinciones, ganó en los últimos años dos becas en Berlín con las que desarrolló dos sobresalientes obras: ‘Palimpsestos urbanos en Berlín, 20 años después de la caída del muro’ y ‘Tras los pasos del mito de Germania’. “Me interesa mucho el trabajo sobre lo invisible que tiene poder sobre nosotros. Esa idea del ‘fantasma’ que existe y está presente pero no podemos ver. Hacerlo visible es el reto. He trabajado sobre memoria colectiva”.

El trabajo de exorcizar el horror y sublimar desde el arte tiene para él un nicho abierto en Colombia, más al hablar de posconflicto. “Es mucho lo que hay por hacer. Deberíamos tener una propuesta artística con respecto a memoria colectiva, pero desde lo contemporáneo. Relacionar arte y conflicto con lo que estamos viviendo podría aportar a la actual coyuntura. Hay una palabra interesante en alemán: ‘fernweh’. Significa dolor de lo lejano, la nostalgia de estar lejos o de extrañar el sitio donde uno no está, así uno no conozca ese otro lugar. Cuando estoy en Colombia idealizo Europa y cuando estoy en Europa idealizo Colombia. En cada lugar sufro un choque cuando llego. En Berlín no te roban ni te atracan, pero hay un pragmatismo severo. Todo funciona en el rendimiento. Eso hace que haya una parte de seducción en nuestro despelote colombiano que aquí no existe y hace falta”.

Édgar Guzmán-Ruiz, Arquitecto, Diseñador y Artista plástico. Foto: Archivo particular

Omar Porras

Dramaturgo, Actor, Director de Teatro

El reconocido director del Teatro Malandro de Suiza, que fundó en Ginebra en 1990, es hoy uno de los 10 mejores directores de Europa y uno de los más sobresalientes del mundo. Su vertiginosa carrera llega este año a una cúspide.

Actor, creador, formador de actores, sus obras y montajes se caracterizan por profundidad de contenidos, riqueza en escena, potencia actoral e impecable trabajo visual. Su dominio de las artes escénicas conjuga de manera singular técnicas orientales y occidentales, así como danza, música, marionetas, juegos de máscaras, y disciplina corporal y mental, que transmite a quienes se forman a su lado en la ‘teatralidad orgánica’.

Luego de múltiples reconocimientos, este año obtuvo la más alta distinción otorgada por el Estado Federal Suizo: el ‘Anillo Hans Reinhart’ por su trayectoria en las artes y por el brillo que ha dado al teatro suizo. “Es algo que nunca pensé recibir. Significa entrar en la historia de los grandes intelectuales del teatro. Está reservado a los grandes maestros, es el más alto reconocimiento artístico de Suiza”. Pero increíblemente, ese mismo mes, recibió el Gran Premio suizo de Teatro por la puesta en escena, decorado, luces y vestuario de su adaptación ‘La dama del mar’ de Ibsen, como mejor espectáculo nacional; fue postulado como candidato al XII Premio Europa de Nuevas Realidades Teatrales, y escogido -además- como nuevo director del Théâtre Kléber-Méleau, el más importante de la Suiza francesa, sucediendo a su fundador, Philippe Mentha. “Dirigir el TKM es mi nuevo trabajo, un reto fascinante. Es uno de los espacios más emblemáticos de Europa, con 36 años de tradición. Propuse hacer de él una joya cultural y arquitectónica, un centro de creación para las nuevas generaciones”.

Porras no cesa sus giras por el mundo ni mirar su país. “Veo nuevas compañías deslocalizadas que trabajan en casas y sitios diferentes, un movimiento interesante de nuevas escrituras y jóvenes creadores que mueven otros públicos. Sería ideal que todo eso confluyera en la creación de un teatro nacional. Me refiero a uno estatal, de nación. A Colombia le hace falta eso”. Dice sobre la coyuntura: “Quisiera ser optimista, y lo soy, pero sigo viendo enredo. Valdría la pena un análisis de lo que pasa en el teatro para ver qué pasa en el teatro de la guerra. En Colombia se usan mucho esos términos: ‘actores’, ‘escenarios’ de la guerra. Estoy seguro de que la educación y la cultura son las armas más contundentes que pueden ayudarnos en la solución del conflicto y sus disonancias. Desafortunadamente, no le hemos dado aún el valor justo a la cultura. No la hemos localizado donde es. Tenemos mucho talento, herramientas, la fortuna de ser muchas culturas e identidades, pero no logramos armonizar todo, volverlo una gran orquesta.

Cuando vemos algunos defectos de Colombia entendemos por qué hay dolor y desacuerdo. Pero todo ese guión es la gran lección. Las grandes obras no tienen final feliz. El final solo lo podemos encontrar a partir de la lección que recogemos de la experiencia, de lo trágico. Colombia es como ese paraíso donde vivimos, en el que pueden suceder todas las comedias y tragedias. El problema es que terminamos por ver eso como parte de la diversión. Es nuestro pecado mortal: que nos acostumbramos, que estamos como fascinados por esa guerra, por esa continuidad. No hemos sido capaces de romperla. Somos orgullosos de nuestra tierra y diversidad, pero les faltamos al respeto”.

Omar Porras, Dramaturgo, Actor y Director de Teatr. Foto: Archivo particular. 

Nelson Vallejo-Gómez

Funcionario del gobierno francés

Es el colombiano que más alto ha llegado en un gobierno extranjero. Funcionario de carrera y director general de educación básica y media del Ministerio de Educación de Francia, su trayectoria, tanto en ese Ministerio como en el de Relaciones, le ha merecido reconocimientos como el de ‘Caballero de la Orden de las Artes y de las Letras’ en 2013, máxima distinción que Francia otorga a intelectuales y artistas en el mundo, y que en Colombia solo figuras como García Márquez, Germán Espinosa, Shakira o Carlos Vives han obtenido. Antioqueño, radicado en París desde 1982 donde estudió Filosofía, es consultor en políticas educativas y cooperación internacional, colaborador del filósofo Edgar Morin, y experto en Pensamiento Complejo, tema por el que ha sido invitado a conferencias en diferentes países. Fundador de la Academia de la Latinidad, cofundador del Comité de Universitarios del Instituto de Altos Estudios de América Latina y diplomático, fue director del Despacho ‘Américas’ del Ministerio de Educación francés y actualmente lo es de manera honorífica en la FMSH de París, que dirige el politólogo Michel Wieviorka, a quien asesora para la cooperación con América Latina. Fue, además, coordinador del documento ‘Los 7 saberes necesarios a la educación del futuro’ de la UNESCO, y continúa asesorando y publicando internacionalmente textos sobre educación.

“Colombia tiene ahora una imagen positiva por su empuje económico, deportivo y sus figuras de dimensión internacional. Pero permanece esa imagen de país carcomido por violencia endémica, que no logra crear un pacto social común y que deja abiertas muchas heridas de diferencias sociales e injusticias. Ese contraste hace un país que atrae pero que a la vez inquieta. Hay la esperanza de que logre concretar ese proyecto común; no deja de impresionar la tenacidad y creatividad de los colombianos en todos los campos. Visto desde fuera, hay algo muy importante que uno quisiera y es que Colombia cambiara de disco, que no toda su proyección se redujera únicamente a esa idea de la violencia y el posconflicto, sino que se dirija hacia otros retos sociológicos y políticos. Obvio debemos solucionarlo, pero sería importante que hubiera visión de futuro, un nuevo proyecto social, otra cosa que la eterna obsesión de los últimos 50 años de la violencia y, luego, del narcotráfico. Esa espiral no ha dejado pensar en otra cosa. Colombia se merece otros relatos políticos e históricos de mayor amplitud y diversidad”.

Nelson Vallejo-Gómez, Funcionario del gobierno francés. Foto: Archivo particular

SOPHIA RODRÍGUEZ POUGET