Amigo de Carranza cayó en la guerra de bandas criminales

Amigo de Carranza cayó en la guerra de bandas criminales

Guillermo León Torres Arango fue asesinado por cuatro miembros de un grupo delincuencial.

12 de octubre de 2015, 11:26 pm

En mayo del 2012, cuando la guerra entre las bandas criminales disidentes del Erpac de alias ‘Cuchillo’ a penas comenzaba, un amigo y socio en negocios de ganadería de Víctor Carranza, el extinto ‘zar de las esmeraldas’, pagó con la muerte una decisión.

Guillermo León Torres Arango, el socio del ‘zar’, decidió apoyar financieramente a la banda criminal ‘bloque Meta’, lo cual llegó a oídos de los cabecillas del ‘bloque ‘libertadores del Vichada’, la banda enemiga de esta, quienes ordenaron su muerte sin rodeos.

El Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado de Villavicencio acaba de condenar a 21 años de cárcel a Osman Maldonado Guina, alias ‘el Indio’ o ‘Casanare’, uno de los partícipes en el asesinato de Torres.

Tras un preacuerdo con la Fiscalía, lo condenó por los delitos de homicidio agravado, secuestro simple agravado, concierto para delinquir y tráfico de armas y municiones.

La Fiscalía 74 especializada de la Unidad contra el Crimen Organizado, que desarrolló la investigación, tiene vinculadas al proceso a tres personas más que participaron con ‘el Indio’ en el homicidio.

Con base en el testimonio de los sobrevivientes que acompañaban a Guillermo León Torres Arango, la Fiscalía logró señalar a los cuatro partícipes en el asesinato. Además de ‘el Indio’, el ente acusador señala como coautores a Esneider Ramírez Jalabe, alias ‘ Briceño’; Jhon Jair Camargo, ‘Caperuza’, y a José Raúl Vélez Torres, alias ‘Coca’, quienes deberán responder ante la justicia.

Esa mañana del 30 de mayo del 2012, Guillermo Torres viajaba con sus escoltas por la inspección de La Venturosa, en Puerto Carreño (Vichada), a finiquitar un negocio de ganado.

En un puente de madera, a 20 minutos del sitio La Reforestadora, la camioneta de Torres fue interceptada por hombres armados con fusiles AK-47, que lo obligaron a descender.

Mientras que a los acompañantes de Torres los obligaron a regresar, al ganadero y comerciante lo llevaron hacia un paraje, junto a una mata de monte, donde lo mataron y enterraron.

En julio del 2013, más de un año después, la Sijín de la Policía del Vichada realizó la exhumación del cadáver.

EL TIEMPO