Conozca métodos prácticos para erradicar los piojos

Conozca métodos prácticos para erradicar los piojos

Higiene en casa y medicamentos formulados son algunas de las opciones para combatir esta molestia.

Conozca métodos prácticos para erradicar los piojos
15 de septiembre de 2015, 08:57 pm

Los piojos siempre serán uno de los principales dolores de cabeza para los padres. Se hospedan en las cabezas y se pasan de una a otra, a través del contacto. Y los niños tienen un componente en la sangre que los atrae, por eso es tan común su presencia en la infancia.

Según el doctor Germán Silva, pediatra egresado de la Universidad El Bosque, “los niños tienen un elemento en la sangre que atrae a los piojos y estos, a su vez, tienen unos receptores bioquímicos que hacen que a algunos niños se les peguen más que a otros”.

El infectólogo pediatra Carlos Torres afirma que los jardines y los colegios son los espacios más comunes de contagio. “En este lugar deben empezar las campañas de desparasitación, que es autorizada por el médico, con el fin de dar tratamiento”, explica Torres.

Hoy en día existen métodos prácticos para hacer resistencia a estos parásitos. Es el caso de los medicamentos antiparasitales, que se deben suministrar de acuerdo con el peso del menor. Deben complementarse con la limpieza de la cabeza, de piojos y liendres (huevos que a los 15 días se convierten en piojos adultos).

Para el doctor Silva, lo primero que se debe hacer es no automedicarse y acudir al pediatra para que, con ayuda de champús especializados, peines y, en algunos casos, medicinas tomadas en las dosis apropiadas para la edad, se pueda salir avante de esta incómoda situación. “Si el problema persiste y ese tratamiento no es suficiente, es necesario que los padres consulten también al dermatólogo y al infectólogo”, sugiere.

Una novedad es que ahora los papás también pueden recibir ayuda a domicilio. Jair Guzmán, director de la Organización Cabellos Sanos, empresa dedicada al tratamiento de la pediculosis (presencia de pijos), tiene como objetivo ayudar a grandes y chicos en la erradicación de estos ‘visitantes’.

Cuentan con consultorios especializados y consultas a domicilio con expertos entrenados en la erradicación de los parásitos. En ambos casos, lo que se hace es poner al niño mayor de 4 años en un aparato importado que expide aire caliente para deshidratar los piojos y dejarlos hechos partículas. Enseguida se les aplica una loción que los asfixia, los despega del cuero cabelludo y hace más fácil retirarlos con un peine. El procedimiento dura de una a dos horas, según el nivel de infestación, características y extensión (largo) del cabello de los niños. En mayores de 2 años, únicamente se aplica la loción.

Según Guzmán, en promedio atienden 500 niños al mes, en edad escolar, es decir, de 5 a 15 años, y una maestra al día, pues “ellas están en permanente exposición, con los infantes”. Las madres también son vulnerables a ser contagiadas por sus hijos.

Señales y cuidados

Estudios adelantados han concluido que los piojos no atacan por suciedad; para Guzmán, “las cabezas limpias son las que más les gustan, son su hábitat ideal y pueden desplazarse libremente. Además, pareciera que los piojos se han tornado resistentes a los productos en el mercado, que son de fácil adquisición”.

Es importante que los padres consulten bien sobre los productos para sus hijos, porque todos creen saber algo para atacarlos: el limón, el aceite, el vinagre o la mayonesa.

Si usted o su hijo aún no han sido víctimas de esta molestia, debe evitar el préstamo de cepillos y utensilios de aseo. Además, no compartir la ropa e incluso bufandas, porque estos parásitos también pueden llegar, aunque con menor frecuencia, a sus genitales.

Por su parte, el doctor Jorge Cortés, infectólogo de la Universidad Nacional, asegura: “Los piojos son transmisibles y el síntoma más evidente es el rascado. En la fase inicial suelen no ser detectables ni distinguibles. Cuando el niño tiene invadida su cabeza surge la alarma, y por eso es fácil que un niño se los transmita a otro”.

Recuerde que, por más pequeños que sean los piojos, se pueden identificar fácilmente: miden entre uno y tres milímetros de largo y son tan hábiles que introducen sus garras al entrar en contacto con el cuero cabelludo. Es en este momento cuando las personas sienten picazón.

Ahora, no deje que el problema persista, pues la presencia de estos parásitos aumenta rápidamente.

ABC DEL BEBÉ