Con apoyo mayoritario, empieza en Congreso trámite de leyes de la paz

Con apoyo mayoritario, empieza en Congreso trámite de leyes de la paz

Corte Constitucional tendrá un plazo máximo de 60 días para revisar las leyes y reformas tramitadas.

Con apoyo mayoritario, empieza en Congreso trámite de leyes de la paz
15 de septiembre de 2015, 02:21 am

Tras varias horas de reunión de los partidos políticos con el presidente Juan Manuel Santos, este lunes, el proyecto de reforma constitucional para cumplir los acuerdos de paz con las Farc –cuyos detalles fueron revelados el domingo en exclusiva por EL TIEMPO– recibió el respaldo mayoritario y comienza este martes su camino en el Congreso, donde será radicado por el Gobierno.

El proyecto crea una comisión legislativa especial para tramitar las leyes y reformas constitucionales necesarias tras la firma final de un acuerdo de paz y le otorga facultades especiales al presidente Juan Manuel Santos para decretar algunos de los acuerdos con la guerrilla.

Como lo había adelantado este diario, ya que se trata de agilizar la implementación de los acuerdos, la iniciativa reduce los tiempos del trámite de reformas constitucionales y leyes.

En el primer caso, el trámite pasa de 8 a 3 debates, teniendo una primera aprobación en la comisión especial y otra en las plenarias de Cámara y Senado. Y las leyes bajarán de 4 a 2 discusiones, teniendo la última palabra el Congreso pleno.

En ambos casos, de acuerdo con lo que se ha logrado consensuar, la comisión especial tendrá la facultad de deliberar sobre lo que le llegue para discusión, pero las plenarias solo podrán aprobar o improbrar los textos, lo que se traduce en que no tendrán facultad de modificar sus contenidos.

Hasta el momento se analizan fórmulas para su conformación, pero sí está claro que, en principio, como lo dijo este diario, no incluirá la presencia de delegados de las Farc, entre otras razones, porque esta guerrilla no se ha mostrado de acuerdo con el proyecto y porque el Gobierno necesita tener listo un instrumento para cumplirles lo acordado.

De otro lado, debe garantizarse que esa guerrilla deje las armas y toda actividad violenta antes de tener una puerta abierta en el Capitolio.

Esta postura tiene el respaldo de los sectores políticos, pero se dejó abierta la posibilidad de una eventual participación de las Farc ya desarmadas, a través de las facultades especiales que se le darán al presidente Santos.

Por otra parte, una forma de controlar que no se afecte la estructura de los acuerdos de paz es que las leyes y reformas constitucionales que lleguen a la comisión especial del Congreso sean solo de iniciativa gubernamental, pero se les daría facultades de deliberación a quienes integren esa instancia.

Claro está que, según confirmaron ayer fuentes del Gobierno, es necesario que en este tema haya claridad para que no se afecte el espíritu de lo acordado para acabar con más de 50 años de guerra.

El límite a la Corte

El proyecto de reforma constitucional, que quedará radicado esta tarde, también establece que todas las leyes y reformas que tramite la comisión legislativa especial tendrán control constitucional previo. Esto, para darles mayor legitimidad a los acuerdos de paz.

Y en la misma lógica de acortar los tiempos, el proyecto limita el tiempo que tendrá la Corte Constitucional para revisar las leyes y reformas a la Carta Política. Le da un plazo máximo de 60 días.

Ordinariamente, solo las leyes estatutarias tienen un control previo de la Corte Constitucional, y las reformas constitucionales pasan por examen del tribunal solo cuando son demandadas.

El tema de la refrendación, que es cuando los ciudadanos podrán pronunciarse sobre lo pactado en La Habana, no hará parte de este proyecto y aún no es claro qué mecanismo se desarrollará con tal propósito.

Sobre lo que sí hay certeza es en que se reducirán las exigencias del umbral en los mecanismos de participación ciudadana y que el tema hará parte de una ley estatutaria que será impulsada posteriormente.

EL TIEMPO también supo que todos estos temas se seguirán socializando con el Centro Democrático, por lo que no se descarta un nuevo encuentro, en el corto plazo, entre el jefe de la delegación oficial de paz, Humberto de la Calle, y el senador Álvaro Uribe, líder de ese partido de oposición.

La mayoría de partidos acompañan el proyecto

Exceptuando al Centro Democrático, en los demás partidos políticos hay consenso para respaldar la reforma constitucional con la que el Gobierno espera darles vida jurídica a los acuerdos logrados con las Farc, una vez se firme un pacto final de paz.

Así quedó ratificado ayer tras una cita en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos y los voceros de ‘la U’, Cambio Radical, Alianza Verde, Partido Conservador, los liberales y Opción Ciudadana.

El Polo no asistió al encuentro, pero dejó en claro que apoya la salida negociada del conflicto armado. Hizo saber que expondrá su posición sobre la enmienda constitucional una vez lea el texto completo.

El proyecto, que crea una comisión especial en el Congreso para hacer las leyes que se requieren para cumplir los acuerdos de paz, y que le da facultades especiales al Presidente para agilizar la ejecución de otros de los puntos pactados con la guerrilla, lo llevará el Gobierno al Congreso este martes y contará de una vez con la firma de los partidos.

Tal como está, no incluye la participación de guerrilleros en la comisión legislativa especial, pero se estableció que, si más adelante se dan las condiciones, esa posibilidad haría parte de una eventual modificación del proyecto o sería del resorte de las facultades especiales que se le entregarían al Presidente.

El senador conservador Hernán Andrade confirmó que “las facultades especiales al Presidente permitirían a las Farc participar en la comisión especial”.

Esto fue ratificado por el representante Telésforo Pedraza, quien afirmó que, “en la medida en que los acuerdos vayan avanzando en La Habana, delegados de la guerrilla podrían llegar a la comisión especial”.

Uno de los logros claves de la cita de ayer en Palacio fue la consolidación del respaldo que requiere la aprobación de esta reforma constitucional, porque eso le da legitimidad al debate, que, como lo admite el Gobierno, será álgido en el Capitolio.

“Hay consenso político, y es mucho mejor que una constituyente”, dijo ayer el presidente de Cambio Radical, Rodrigo Lara.

También el senador Antonio Navarro, de Alianza Verde, aseguró que le da “buena impresión en general” lo que le presentaron ayer en la Casa de Nariño.

Aclaró que les presentaron una idea global del proyecto y que habrá que esperar para leer el detalle del texto que radiquen hoy.

Sobre el hecho de que el Gobierno radique la iniciativa sin incluir por ahora a las Farc en la futura comisión especial del Congreso, Navarro dijo que le parece “válido”.

En este sentido ve razonable el argumento del Ejecutivo de que se hace de esta manera para “ganar tiempo”, pues se le puede dar primera vuelta a la iniciativa este año, por lo que estaría aprobada en el primer semestre del próximo año.

Así ven la iniciativa

Hernán Andrade, Partido Conservador
“Las facultades especiales al Presidente les permitirían a las Farc participar luego en la comisión especial del Congreso”.

Rodrigo Lara, Cambio Radical
“Hay consenso político, y esta reforma constitucional es mucho mejor que una constituyente”.

Antonio Navarro, Partido Alianza Verde
“La decisión del Gobierno de arrancar el proceso legislativo sin incluir a las Farc es razonable, por la necesidad de ganar tiempo”.

EL TIEMPO