Ministro de Justicia defendió reforma de equilibrio de poderes

Ministro de Justicia defendió reforma de equilibrio de poderes

Congreso, Gobierno y demandantes presentan argumentos ante la Corte Constitucional.

9 de septiembre de 2015, 03:10 pm

Durante la audiencia pública que se realiza dentro del estudio de las demandas de inconstitucionalidad al acto legislativo 02 de 2015, conocido como equilibrio de poderes, el ministro de Justicia Yesid Reyes, quien impulsó esa reforma, la defendió ante la Corte Constitucional.

Dijo que la norma no sustituye la Constitución y que el Congreso está facultado para darle trámite a ese acto legislativo. De acuerdo con Reyes, la reforma "mejora la representatividad" en los nuevos órganos de justicia y "mejora la capacidad técnica" del gobierno judicial.

"En esta reforma constitucional no se sustituye la independencia de la Rama Judicial. La Rama se sigue gobernando a sí misma, la única modificación es que va a poder hacerlo de manera más eficiente", dijo.

Desajusta el balance judicial

Para el presidente del Consejo de Estado, Luis Rafael Vergara, la reforma "desajusta el balance judicial". En su concepto, aspectos como el hechos de que el no sea claro si la Comisión de Aforados hace parte o no de la Rama Judicial, genera un desbalance.

Llamó la atención sobre el hecho de que durante el trámite en el Congreso, al acto legislativo se le involucraron aspectos que no fueron aprobados durante el debate de primera vuelta. Con esto, según dijo, se rompe la unidad de materia.

"El cambio del sistema de juzgamiento de los altos dignatarios era una cosa que no daba espera. Otra cosa es que no compartamos su diseño por timorato, por insuficiente y discriminatorio", dijo.

Para él, es timorato pues "le faltaron dientes a la Comisión de Aforados" y fue discriminatorio porque lo mantuvieron solo para algunos.

De otro lado, el presidente del Congreso, Luis Fernando Velasco, pidió que la reforma siga en firme pues en su concepto no reemplaza la Constitución.

De acuerdo con lo que dijo, la Constitución debe ser actualizada según las necesidades actuales de la sociedad.

Declaró que estos cambios se hicieron usando los mecanismos que previó la Constitución para esto y por el órgano autorizado, es decir, el Congreso que no en vano se le conoce como el "constituyente primario".

"La reforma no introduce un nuevo elemento esencial de la Carta del 91, por el contrario simplifica muchos trámites", dijo.

Agregó que la norma refuerza los principios de la Constitución en tanto que buscó mayor efectividad para organismos como la Comisión de Acusación que no produce resultados.

"Acudo a la honorable Corte Constitucional en defensa del equilibrio de poderes solicitando que declare exequibilidad de la norma pues no efectúa una sustitución de la Constitución y es expresión legítima del ejercicio del Congreso", dijo.

Indicó que en este caso no se cumple el test de sustitución de la norma.

A su turno, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo insistió en que la reforma "refuerza la independencia de la Rama Judicial frente a otros poderes públicos en Colombia".

Cristo dijo que su cartera presentó un documento al alto tribunal para que se declare inhibida de pronunciarse sobre el tema. Agregó que la norma, además, permitirá, "avanzar en la recuperación de la credibilidad de la Rama".

Por otro lado, uno de los demandantes del acto legislativo, Jorge Eliécer Gaitán, pidió declarar inexequible algunos artículos de la reforma.

Se refirió, en especial, al artículo que impide a los jueces disciplinarios conocer de acciones de tutela. Dijo que la "motivación de la norma no abarcaba la tutela", por lo que, restringirla vulnera para que algunos jueces no puedan resolverlas, "afecta el derecho a la justicia". Esto es, en su opinión, contrario a la garantía de los derechos fundamentales.

"Se cumple con el test de sustitución de la Constitución y suplanta sus principios fundamentales", enfatizó.
A esta hora continúa la audiencia.

Procurador salió en defensa del equilibrio de poderes

Durante su intervención ante la Corte Constitucional, el procurador Alejandro Ordóñez salió en defensa del equilibrio de poderes. En su concepto, la reforma no sustituye la Constitución.

Pidió a la Corte declararse inhibida para estudiar el caso pues en su concepto este alto tribunal no tiene competencia para juzgar materialmente las reformas constitucionales. De hacerlo, para él se configuran hechos de inseguridad jurídica pues en adelante todas las reformas podrán quedar bajo su examen.

Además señaló que la norma está siendo estudiada por un grupo de jueces que son mayoría simple y que no fueron elegidos democráticamente.

Sin embargo, dijo que si la Corte no se declara inhibida y decide estudiar las demandas, las declare exequibles.

Declaró que, para él, el acto legislativo no afecta la independencia de la Rama Judicial, entre otras razones, porque no impone una visión a los jueces para que fallen.

"El cambio de un órgano por otro no sustituye la Constitución", dijo.

Ordóñez agregó que "no se identifica cuál sería el eje constitucional presuntamente sustituido".

El Procurador, sin embargo, indicó que la reforma tenía como propósito suprimir la reelección presidencial y algunos cargos, pero durante su trámite se añadieron puntos que no tenían nada que ver con eso.

Una posición contraria defendió ante la Corte Constitucional el vicefiscal, Jorge Perdomo.

Para él, las dos demandas que están siendo estudiadas no tienen los requisitos mínimos para que la Corte haga un pronunciamiento de fondo, por lo que pidió al alto tribunal declararse inhibido.

Dijo que, si decide estudiarse, declare la reforma inexequible pues, para él, la norma sustituyó la Constitución.

Esa fue la misma línea argumentativa que defendió ante el alto tribunal, el presidente de la Corte Suprema, José Leonidas Bustos quien pidió que el acto legislativo se declare inexequible.

Para Bustos, los cargos de los demandantes no fueron suficientes y no demuestra, con argumentos constitucionales, cómo de transgrede la Carta Política.

 

JUSTICIA