Este miércoles, día clave para el equilibrio de poderes en la Corte

Este miércoles, día clave para el equilibrio de poderes en la Corte

Ese alto tribunal escuchará a simpatizantes y opositores de ese acto legislativo.

Este miércoles, día clave para el equilibrio de poderes en la Corte
9 de septiembre de 2015, 02:24 am

La Corte Constitucional escuchará este miércoles las voces a favor y en contra del acto legislativo 02 del 2015, conocido como equilibrio de poderes.

Esto, dentro del estudio de dos demandas de inconstitucionalidad que fueron acumuladas y cuyo ponente es el magistrado Mauricio González. En ellas, se arguye que existen vicios de trámite y de fondo que, según los que están en contra, hacen que la reforma riña con la Carta del 91.

Los magistrados escucharán a los demandantes y al Gobierno, representado por el ministro de Justicia, Yesid Reyes, y del Interior, Juan Fernando Cristo. También participarán los voceros de los partidos políticos que se opusieron a la reforma y la academia.

Este es el primer ‘round’ que enfrenta la reforma en el máximo tribunal constitucional. Aún está pendiente el trámite de la demanda que interpuso el fiscal Eduardo Montealegre.

‘Se afectó garantía de los derechos’

El exmagistrado del Consejo de Estado Gustavo Gómez lidera el referendo que busca derogar el equilibrio de poderes.

¿En qué se centrará su intervención ante la Corte?

Tengo planeado sustentar por qué se presenta, con el acto legislativo 02 del 2015, un episodio de sustitución a la Constitución. El Congreso no tiene competencia para cambiar los elementos estructurales de la Carta del 91.

¿Impulsar un referendo derogatorio de esta norma puede entenderse como una represalia de los sectores a los que no les conviene?

Pienso que el asunto más importante es que el equilibrio afectó fuertemente a los ciudadanos en cuanto a que debilitó la Rama Judicial y, en esa medida, la garantía de los derechos fundamentales quedó mermada. Eso implica que se fortaleció el Ejecutivo y corre grave riesgo la democracia. No con este presidente sino con cualquier otro que venga.

Entramos en una senda en que la Rama no tiene facultades jurídicas para evitar cualquier abuso de lo público. La Rama no estaba funcionando bien pero ahora está en una crisis.

¿Cómo se pierde la capacidad de los jueces de salvaguardar los derechos fundamentales?

Se pierde porque la reforma establece que los jueces van a tener una dependencia vertical de la gerencia de la Rama.

Además, su parte administrativa (el Consejo de Gobierno) es un organismo que no tiene facultades reglamentarias que son indispensables para desarrollar la capacidad autoorganizativa de este poder público. Fuera de eso, el Consejo mezcla funcionarios permanentes con itinerantes que son los presidentes de las cortes (cambian cada año). Eso distorsiona al poder judicial.

¿Qué tienen ahora los jueces que no van a tener con la plena entrada en vigencia del acto legislativo?

El Consejo de Gobierno solo quedó habilitado para manejar lo que tiene que ver con la administración pero no tiene facultades para organizar la Rama desde el punto de vista de los reglamentos. Eso quedó en el Ejecutivo.

‘Reforma aumenta autonomía judicial’

Néstor Raúl Correa, magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, organismo que desaparecerá por efecto de la reforma, radicó un documento ante la Corte Constitucional defendiéndola.

¿Por qué la reforma debe ser avalada por la Corte?

El objetivo de la reforma es ético en el sentido en que busca evitar prácticas como la puerta giratoria; permite la meritocracia para el concurso de todos los cargos de la Rama Judicial, desliga la Rama de tanto nombramiento político y tiene otras finalidades que claramente contribuyen a hacer la Justicia más transparente, que rinda cuentas y sea más amigable para la sociedad. Además, el Tribunal de Aforados constituye un paso en la lucha contra la impunidad. Actualmente los magistrados de altas cortes son prácticamente inmunes a cualquier control.

¿Qué decirles a quienes indican que con la reforma la Rama Judicial va a quedar dependiendo del Ejecutivo?

En primer lugar, que eso no es cierto. No hay un solo renglón de la reforma que lo diga. Al contrario, hay un avance en la dirección contraria. No quedó ningún representante del Gobierno en el Consejo de Gobierno, organismo en el que además tendrán más presencia las bases (dos representantes). Hay mayor representatividad de funcionarios y empleados.

¿Se afectará la independencia de los jueces, como se ha dicho?

Claro que no se va a afectar; para nada. Al contrario, sale fortalecida. Ahora les van a tener menos miedo a las represalias disciplinarias. Hoy en la Sala Disciplinaria hay una fuerte presencia de la clase política. Eso se va a acabar para beneficio de los jueces, quienes van a poder fallar más tranquilos y, en consecuencia, van a ser más autónomos.

Esto, además, porque los siete jueces disciplinarios ya no vendrán de la clase política. Solo lo harán tres y los otros cuatro van a venir de la Rama.

Hay que pedirle a la Corte entonces que avale el equilibrio de poderes...

Sí. En esto hay mucho prejuicio e ignorancia. Pero en lo real, ninguna crítica tiene asidero.

JUSTICIA