Las cifras de la crisis de los refugiados e inmigrantes en Europa

Las cifras de la crisis de los refugiados e inmigrantes en Europa

En un mes las prioridades de Europa pasaron de la crisis griega a una avalancha de desarraigados.

Las cifras de la crisis de los refugiados e inmigrantes en Europa
31 de agosto de 2015, 04:36 pm

En menos de un mes las preocupaciones de Europa han cambiado de manera radical. De la profunda crisis de la deuda griega, que ya ajusta cinco años, se pasó a una avalancha de inmigrantes y refugiados que no cesan de llegar desde Asia, Oriente Próximo y África, situación que amenaza con convertirse en un problema de incalculables consecuencias sociales, políticas y económicas.

Varias personas hacían filas en los cajeros de Grecia. EFE

Y es que de acuerdo con el comisario europeo de Vecindad Europea y Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn, en los alrededores de Europa hay en la actualidad unos 20 millones de refugiados de diferentes conflictos en búsqueda de seguridad: 10 millones sirios, 5 millones de palestinos, 2 millones de ucranianos y otras nacionalidades.

Decenas de miles de refugiados han llegado al sureste de Europa huyendo de los conflictos en Oriente Medio, sobre todo Siria e Irak, además de Afganistán. Los inmigrantes llegan primero a Grecia, desde donde pasan a Macedonia, Serbia y finalmente Hungría, el primer país del espacio Schengen, de libre circulación comunitaria. Más de 100.000 personas han pasado ya por Serbia a Hungría, desde donde tratan de llegar a Europa Occidental, sobre todo a Alemania, Suecia y el Reino Unido, los países más ricos y de mayor nivel de ingreso de Europa.

Y eso solo mencionando las regiones al este de Europa, pues desde África el drama también es igual de importante. En este caso el comité de refugiados de la ONU, ACNUR, dijo que el número de refugiados e inmigrantes que cruzan el Mediterráneo para llegar a Europa ha superado los 300.000 este año, frente a los 219.000 en todo 2014.

El cruce del Mediterráneo es una peligrosa excursión en barcos atestados o en botes endebles que este año han ocasionado al menos 2.300 muertes de quienes han tratado de llegar a Europa, comparado con los 3.279 de todo el año pasado, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Inmigrantes viajan a Serbia a través de Macedonia. EFE

En los siete primeros meses de 2015, el número de inmigrantes en las fronteras de la Unión Europea alcanzó los 340.000, contra 123.500 en el mismo período en 2014, según la agencia Frontex encargada de las fronteras exteriores del espacio Schengen.

Un portavoz de la OIM precisó que hasta el fin de semana habían desembarcado en las islas griegas 209.457 inmigrantes; en Italia, 111.197; en España, 2.166; y en Malta, 94.

Hungría, miembro de la UE, se ha convertido en el mayor punto de entrada de los migrantes que llegan desde Serbia, y el fin de semana acabó de levantar una valla alambrada de 175 kilómetros a lo largo de su frontera con ese país para detener el flujo migratorio, obra que ya ha recibido críticas de analistas y gobiernos como el de Francia. Este año 140.000 personas han pedido asilo en Hungría, frente a 42.000 casos el año pasado, con la mayoría de peticionarios procedentes de Siria, Afganistán, Irak y Pakistán. Entre los que han pedido asilo desde enero figuran 7.000 niños que viajan solos o que han sido separados de sus padres en el camino.

En la vecina Austria se anticipa que las peticiones de asilo llegarán a 80.000 al final del año. En el primer semestre de este año se presentaron 28.000 peticiones, lo que iguala al total de 2014, un indicio de la presión que también empieza a sufrir Austria, donde la semana pasada se descubrieron los cadáveres de 71 inmigrantes muertos en un camión frigorífico abandonado en una autopista.

El Ministerio del Interior italiano prevé la llegada de otros 20.000 inmigrantes por el Mediterráneo en septiembre y que se sumarán a los más de 111.000 que han desembarcado en lo que va de año. Según los datos publicados hoy por los medios de comunicación, de estos el mayor número son refugiados eritreos (29.019), nigerianos (13.788), somalíes (8.559), sudaneses (6.745) y sirios (6.324), por lo que la mayoría de ellos tienen derecho a alguna forma de protección internacional. Dichos medios explican que ante las continuas y masivas llegadas de refugiados, el Ministerio del Interior está pensando en abrir antiguas cárceles o áreas industriales abandonadas para dar acogida a estas personas, ya que los centros previstos comienzan a colapsar.

En el caso de Alemania, el ministro del Interior anunció que esperaba que unas 800.000 personas busquen asilo en Alemania este año, casi el doble de la cantidad que se preveía hace apenas unos dos meses y casi cuatro veces el total del año pasado. Este país es el más apetecido por parte de los inmigrantes y refugiados por sus buenas condiciones de vida y su sólida economía.

El Reino Unido tuvo el mayor saldo migratorio desde que hay registros, según cifras oficiales difundidas el jueves de la semana pasada. El saldo neto de inmigrantes (número de inmigrantes menos número de emigrantes) en los 12 meses anteriores a abril fue de 330.000 personas, un 40 por ciento más que en el periodo de doce meses anterior, anunció la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). El factor detrás de este incremento fue la llegada de 269.000 personas procedentes de la Unión Europea, principalmente Rumanía y Bulgaria. Estos datos son un problema político para el primer ministro David Cameron, cuyas filas le reclaman mano dura con la inmigración. Cameron prometió reducir el saldo migratorio por debajo de las 100.000 personas, pero la buena situación económica no ha hecho sino atraer a más y más gente. 

Redacción Internacional*