Río perdido encontrado en el arte

Río perdido encontrado en el arte

La exposición estará abierta al público hasta el 28 de agosto en la biblioteca de la UPB.

Río perdido encontrado en el arte
18 de agosto de 2015, 01:58 pm

El río Medellín se ve a través de los cuadros de Juan Guillermo Herrera Soto, pintor y docente de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) que decidió plasmar en sus cuadros la vida del río, a partir de una reflexión sobre paisaje y ciudad.

‘Historia de un río perdido’ es el nombre que lleva la exposición. En esta se ilustra la transformación que el afluente ha tenido con el paso de los años y el crecimiento poblacional de la ciudad.

La exposición estará abierta para todo el público hasta el 28 de agosto en la biblioteca de la UPB.

El artista tardó un año en la elaboración de los cuadros y en la reflexión sobre el tema. De esta manera, logró ilustrar la realidad del río, incluyendo además, fotografías de sus inicios cuando las personas podían acercarse a este.

Anteriormente, este ícono de la ciudad no solo era más extenso, sino que también cumplía un papel importante para los ciudadanos de la época. Allí, las personas podían pescar, salir con su familia y disfrutar su fluido.

Para Herrera, “el arte se convierte en instrumento y herramienta didáctica que pretende anclar la memoria”. Es por eso que retrata los inicios de este afluente, en aquella época el lugar tenía vida y en la ciudad había pocos habitantes.

Cada cuadro muestra una transformación del río y a través de polígonos se distorsiona su imagen. El último cuadro finaliza con trazos abstractos.

Sin embargo, el pintor explicó cómo los seres humanos son los únicos responsables del cambio de paisaje en el valle de Aburrá, de canalizar el río y sepultar la quebrada Santa Elena.

Ese es su objetivo con la exposición: mostrarles a los jóvenes que hay otras formas de vivir.

Desde su posición de académico y artista, Herrera expresó que actualmente recuperar el río con la vida que tenía antes es imposible, sin embargo, la intervención del espacio le parece una buena labor.

Para Ana Cristina Aristizábal, directora de la biblioteca, estas exposiciones fortalecen la oferta cultural no solo para los universitarios sino para todas las personas que desean acercarse a estos espacios artísticos.

La obra puede ser intervenida en un mapa actual de la ciudad ubicado en el piso, para “que la gente conozca la ciudad en la que vive, ubique dónde se divierte, dónde viven sus familiares, por dónde se mueven en Medellín, así deja de tener ese carácter de abstracta y se convierte en una ciudad vivida”, agregó el artista Herrera.

La exposición, que se inició el pasado miércoles 12 de agosto, contó con la presencia del reconocido escritor y docente Memo Ánjel, quien tuvo una charla con Herrera sobre su obra.

Ánjel hizo un llamado de atención sobre el uso y el abuso que ha sufrido la ciudad.

“Historia de un río perdido es una denuncia y una puesta en escena de la memoria y de la capacidad destructiva que somos capaces de desarrollar, porque no nos importó que nos mataran lo que nos mantiene vivos: el río”, expresó el reconocido escritor.

LAURA GARCÍA GUERRA
laugue@eltiempo.com - @lauragarciague
EL TIEMPO
MEDELLÍN