'Ser pilo paga' podría financiar estudios de más de 10.000 estudiantes

'Ser pilo paga' podría financiar estudios de más de 10.000 estudiantes

El Gobierno destinó 155.000 millones de pesos para el pago de las matrículas.

'Ser pilo paga' podría financiar estudios de más de 10.000 estudiantes
12 de agosto de 2015, 02:14 am

En una nueva edición del programa ‘Ser pilo paga’ más de 10.000 bachilleres se beneficiarán de un crédito-beca para cursar sus estudios de educación superior.

El anuncio lo hizo ayer la ministra de Educación, Gina Parody, durante un foro organizado por la cartera de Educación, EL TIEMPO y Portafolio, y en el que madres de familia, alumnos beneficiados y profesores contaron sus experiencias.

En tres semanas, según Parody, el presidente Juan Manuel Santos hará la presentación del programa ‘Ser pilo paga 2’, que, igual que la primera versión, cobijará a 10.000 jóvenes de escasos recursos. Pero podrían ser muchos más.
La única obligación de estos jóvenes es terminar la carrera, con lo cual les será condonado el crédito-beca. El Gobierno destinó 155.000 millones de pesos para el pago de las matrículas.

El programa está financiando a 10.000 estudiantes que obtuvieron los mejores resultados en las pruebas Saber 11 y que hoy van en su segundo semestre.

El 80 por ciento de estos estudiantes tienen un promedio superior en sus calificaciones. “Solo el 2 por ciento sacó por debajo de 3, y a ellos les hacemos un seguimiento especial por parte de las universidades”, destacó Parody.
La jefe de la cartera de Educación explicó que solo se han presentado dos deserciones. “Una al parecer porque quiere cambiar de universidad y la otra porque la madre no la dejó seguir”, agregó.

Roberto Sarama de la Universidad de los Andes, señaló que durante este Gobierno serán 40.000 becas, que significarán que las universidades tendrán programas más acreditados.

Sobre las experiencias que ha dejado ‘Ser pilo paga’, Minerva Palacios, consejera de permanencia estudiantil de la Universidad Tecnológica de Bolívar, señaló que durante este proceso ha conocido tres historias que la han conmovido; una de ellas es la de un señor ‘pilo’ de 52 años. “Me dijo que está en la mejor edad para triunfar y quiere ser un ejemplo de los ‘pilos’ de este país”, recordó.

En cuanto al seguimiento a los estudiantes, Palacios dijo que cuentan con alarmas tempranas para saber cómo es el desempeño. “El que esté en promedio por debajo de 3,5 (puntos), lo llamamos para saber qué pasó y de inmediato activamos la red de apoyo”, dijo.

Judith Amparo Rodríguez, profesora de Diseño Industrial de la Universidad Jorge Tadeo, señaló que el padre debe ser un veedor de sus hijos. “Hemos vinculado a los padres al seguimiento de los jóvenes desde su casa, para que las relaciones mejoren y podamos conocer más de ellos cuando están en su hogar”, destacó.

El programa también ha llevado a que las madres de familia tengan una participación activa en el proceso de formación de sus hijos. Es el caso de Tania Saavedra, mamá de Abdías Josué Ovallos, un joven de Cúcuta que se trasladó a Bogotá para estudiar Medicina en los Andes. “Todos los días mi hijo me decía que quería ir a la universidad. Yo me quedaba callada, y decía: ‘Dios, ¿cómo le voy a dar universidad si no tengo recursos?’. Sin embargo, no le corté las alas, siempre lo apoyé”, dijo la mujer, sin contener el llanto.

Durante el foro, los alumnos pudieron contar sus experiencias y sus sueños para cuando terminen la carrera. Por ejemplo, Camila Bernate, estudiante de Derecho de la Universidad Santo Tomás, contó que su anhelo es “mejorar el lugar de donde vengo, y la universidad es una herramienta para lograr el sueño que buscamos”.

De igual forma, Daniel Abella, estudiante de ecología y proveniente de Agua Azul (Casanare), dijo que estudia esta carrera “para ayudar al mundo donde vivimos, porque no solo es lo ambiental sino también lo social”.