El hogar, escenario de ocho de cada diez casos de violencia sexual

El hogar, escenario de ocho de cada diez casos de violencia sexual

Informe de Medicina Legal señala que en el 2014 ocurrieron 13.677 abusos sexuales.

El hogar, escenario de ocho de cada diez casos de violencia sexual
31 de julio de 2015, 02:21 am

El propio lugar de residencia de las víctimas fue, el año pasado, el lugar donde se perpetraron al menos 13.677 casos de ataques sexuales. El aterrador dato proviene del Forensis 2014, el informe anual en el que el Instituto de Medicina Legal retrata las diversas formas de violencia en el país.

Esos casos equivalen al 76 por ciento del total de exámenes medicolegales por delitos sexuales, que en el 2014 fueron 21.115. El 85 por ciento de las víctimas eran mujeres y niñas. Y también en el 85 por ciento de los casos, tenían 17 años o menos.

Las estadísticas de Medicina Legal comprueban también otro dato estremecedor: el rostro del victimario casi siempre es conocido por 8 de cada diez víctimas. Así, en cuatro de cada diez casos en los que hay información del agresor, este era un familiar. Las parejas o exparejas fueron señaladas en 1.796 denuncias, el 9,34 del total. En otro 25 por ciento del total de denuncias –4.755 casos–, es un amigo o conocido. Y en 2.035 ataques el presunto responsable fue un amigo.

“El sitio donde esperamos tener mayor seguridad es donde hay más agresiones”, señaló al respecto el médico Carlos Eduardo Valdés, director del Instituto de Medicina Legal.

Al cruzar las variables de género y edad, se encontró que existe un mayor riesgo para las niñas de entre 10 y 14 años. En el caso de los hombres, el mayor número de ataques ocurrió contra niños entre los 5 y los 9 años de edad. Personas en estado de incapacidad fueron las víctimas en 224 agresiones.

Los datos del Forensis 2014 confirman la caída récord en el número de homicidios en el país. Así, Medicina Legal registró 12.626 casos, 1.668 menos que en el 2013. Por número de casos y tasa (número de asesinatos por cada 100.000 habitantes), el país está en los mismos niveles de mediados de los 80, antes de la explosión de la violencia del narcoterrorismo y el conflicto armado. La proyección del informe apunta a que casi 1.100 de los 12.626 homicidios del año pasado habrían sido cometidos en medio de atracos.

Forensis determinó que en el 54 por ciento del total de homicidios, la presunta causa está relacionada con ajustes de cuentas y actividades delictivas (esto es, muertes cometidas en medio de otro delito).

El informe señala también que las riñas antecedieron el 44,4 por ciento de los asesinatos.

“Así, los dos ejes principales son el ajuste de cuentas que viene del crimen organizado y las riñas, lo que muestra que debemos trabajar por la convivencia ciudadana”, dijo Valdés.

En el 2014, a pesar de todas las campañas y las operaciones de control, el país perdió el año en materia de seguridad en calles y carreteras. Unas 6.402 personas murieron en accidentes, casi un 3 por ciento más que en el 2013. El 45,52 de las víctimas fatales iban en moto; los peatones representaron el 27,41 por ciento de los muertos y los ciclistas, un 5,36 por ciento. Diciembre del 2014 fue el año con más muertes en accidentes: fueron 644 casos.

Homicidio bajó

El informe de Medicina Legal señala que el año pasado ocurrieron 12.626 homicidios en el país. Esa cifra es menor en 717 casos frente al reporte del Ministerio de Defensa que señala que la cifra de muertes violentas en el 2014 fue de 13.343.

Hasta julio de este año, las autoridades habían reportado 6.203 homicidios.

El ministro de defensa, Luis Carlos Villegas, dijo ayer en Puerto Asís (Putumayo) que el Gobierno se fijó una meta ambiciosa para reducir ese delito, que es uno de los que más impactan a los ciudadanos. La meta es que la tasa de este año sea de 19 homicidios por cada 100.000 habitantes. El año pasado, esa cifra era de 28 homicidios por cada 100.000 habitantes.
En esa estrategia, ciudades como Medellín y Cali serán claves, pues han venido reducido sustancialmente ese delito.

REDACCIÓN JUSTICIA