Los argumentos de Ordóñez para decirles no a los derechos homosexuales

Los argumentos de Ordóñez para decirles no a los derechos homosexuales

Considera que la distinción sexual no es solo biolígica sino "psíquica, espiritual y corporal".

Los argumentos de Ordóñez para decirles no a los derechos homosexuales
30 de julio de 2015, 02:12 am

Desde una circular en la que emitió advertencias y recomendaciones para notarios y funcionarios públicos sobre la aplicación del fallo del Corte Constitucional de la 2011 acerca de las uniones en parejas del mismo sexo hasta reiterados pronunciamientos en los que insiste en el no al matrimonio civil entre gais.

Así, el procurador general, Alejandro Ordóñez, ha manifestado su postura negativa frente a que parejas del mismo sexo igualen sus derechos tanto en matrimonio civil como en la adopción.

En conceptos enviados a la Corte Constitucional, el Ministerio Público ha solicitado a los magistrados declararse inhibidos para conocer las demandas que buscan, por ejemplo, modificar el Código Civil.

Ordóñez insiste en que el “matrimonio es una unión sexual cuya característica es la dimensión sexual de la persona varón y la persona mujer” y que “la distinción sexual no es, por tanto, meramente biológica, sino que es psíquica, espiritual y corporal, pues afecta a toda la persona, sea varón o mujer”.

Las demandas y tutelas que ha estudiado la Corte Constitucional precisamente pretenden tumbar o modificar el articulado en el que se hace referencia al matrimonio entre hombre y mujer. El Ministerio Público señala que ese requisito (de una pareja heterosexual) “tiene carácter constitucional y se deriva de los contenidos normativos”. Lo cual, de acuerdo con los argumentos expuestos, son los “presupuestos superiores que orientan la institución familiar”.

Eso, pese a que en el fallo del 2011 el alto tribunal manifestó que las uniones de parejas homosexuales también son familias.

Bajo ese argumento, en otro de los conceptos, la Procuraduría ha manifestado que la diferencia que existe en el trato o el acceso al matrimonio civil de parejas heterosexuales y las homosexuales no es “discriminatorio”. Esto, explica, porque “existe un imperativo constitucional de dar, en relación con el matrimonio y la familia, un tratamiento diferenciado a unas y a otras parejas”. Y agrega: “La distinción o diferenciación en el trato obedece a razones de justicia, porque tiene como causa una diferencia real que afecta al fundamento y a la razón del derecho o del deber, respecto de la cual se establece esa distinción de trato”.

El Ministerio Público indica que en otros fallos la Corte ha reconocido las parejas gais pueden constituir uniones maritales de hecho, cuando se ha desarrollado vida permanente.

Además, que ese reconocimiento no es “equivalente” al derecho de contraer matrimonio.

Este jueves, la Procuraduría participará en la audiencia pública en la Corte Constitucional. Se espera que su intervención, que seguramente estará encaminada a lo antes expuesto, se realice hacia el mediodía.

EL TIEMPO