Celebración aterciopelada

Celebración aterciopelada

La banda bogotana celebra 25 años de vida artística

Celebración aterciopelada
15 de julio de 2015, 02:11 pm

Aterciopelados es quizá una de las bandas más exitosas en la historia del rock colombiano y latinoamericano. Al observar el historial de producciones, discos de oro y platino por copias vendidas en Hispanoamérica, más de 50 premios y reconocimientos internacionales (MTV, Grammy, Rolling Stone, Billboard, Shock, etc.), múltiples nominaciones, giras por escenarios mundiales y figuración en principales medios internacionales, los resultados son contundentes. Sorprende la acogida y conexión que han logrado con su público, su carisma e identidad. Son estandarte de una generación que le abrió camino en escenarios mundiales al rock colombiano, lo que ratifica al país como potencia musical en Latinoamérica en los últimos 15 años. Su nombre figura sin complejos al lado de otros grandes del continente suramericano, como Soda Stereo, Maná, Caifanes, Café Tacuba y Fabulosos Cadillacs, entre otros.

La historia de esta banda bogotana de rock alternativo, fundada y liderara por Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, inicialmente bajo el nombre de Delia y los Aminoácidos, muestra diversas facetas en su evolución musical, producción discográfica, audiovisual y conciertos. Desde 1990 empezaron a desarrollar una propuesta musical novedosa, con referencias del rock anglosajón y la música electrónica. Héctor aportó la influencia del punk, con el antecedente de ser el bajista y fundador de la legendaria banda La Pestilencia, con la que grabó el primer disco. El trabajo de Aterciopelados abarca varios frentes: han compartido escenarios y canciones con músicos internacionales como Gustavo Cerati, Charly García, Bunbury, Julieta Venegas y Café Tacuba, entre otros. Además, han realizado bandas sonoras para algunas películas colombianas. Han sido embajadores de Amnistía Internacional en la lucha contra el maltrato femenino y como Guardianes de Paz. Los mensajes de gran parte de sus canciones evidencian compromiso con temas ambientales y de derechos humanos. En 1993 lanzan su primer disco ‘Con el corazón en la mano’. Dos años después sale ‘El Dorado’, considerado como uno de los mejores discos en la historia del rock colombiano y del rock iberoamericano. Fue el que los llevó al éxito y reconocimiento internacional. “El tercer disco, ‘La pipa de la paz’, ha sido nuestra producción más recordada y especial. Fue un acontecimiento en el país debido a que recibió nominación al Grammy como mejor álbum latino/alternativo, convirtiéndose en la primera banda o artista colombiano en ser nominado a este premio internacional. Eso nos llevó a extensas giras por América y Europa”, recuerda Buitrago. En 2004 la banda tuvo un primer receso que sirvió para que tanto Andrea como Héctor realizaran producciones solistas. En 2006 se reagrupan para realizar producciones discográficas y giras con mensajes ecologistas y sociales con participación de destacados artistas latinoamericanos. Después de más de 3 años de receso, regresan nuevamente a los escenarios.

“Desde 1990 empezaron a desarrollar una propuesta musical novedosa, con referencias del rock anglosajón y la música electrónica”.

En 2015 Aterciopelados comienza una nueva etapa. Con el apoyo de Sony Music realizaron, en junio en los estudios RTI de Bogotá, un DVD en vivo sin precedentes para el medio musical del país debido al despliegue técnico y logístico: ‘Reluciente, rechinante y aterciopelado’, que saldrá este año. Según Buitrago, el productor encargado de realizar este DVD en vivo fue el argentino Rafael Arcaurte, ganador de 12 Grammy y nominado como mejor productor durante los últimos 4 años por su trabajo con Diego Torres e Illya Kuriaky. El ingeniero de sonido fue el puertoriqueño John Blais. León Larregui (vocalista de la agrupación mexicana Zoé), el cantautor español Macaco, Catalina García, cantante de la banda bogotana Monsieur Perine y Goyo de Chocquibtown, son algunos de los amigos de Andrea y Héctor que hacen parte de este tributo.

Jorege E. León Pineda