El colombiano Reykon anotó golazo en el mercado gringo

El colombiano Reykon anotó golazo en el mercado gringo

Fue elegido por la cadena hispana más importante en EE. UU. para hacer la canción de la Copa de Oro.

El colombiano Reykon anotó golazo en el mercado gringo
7 de julio de 2015, 04:37 pm

Su nuevo sencillo es en 'espanglish' y así empieza la internacionalización de quien quiere promover el respeto en el reguetón.

Sus nuevos días transcurren entre Colombia y Estados Unidos, el país que quiere conquistar. La brújula de Reykon apunta hacia el mercado latino que ubica canciones en listados tan importantes como el de Billboard y que a partir de ahí empiezan a expandirse por el mundo. “En dos años no hemos parado de trabajar. Nos la hemos guerreado y hemos seguido en la lucha con gran empuje y haciendo que los obstáculos nos vuelvan más fuertes. Cada vez que nos caemos, nos levantamos con más ganas, y esto es un premio a lo que se ha trabajado durante tantos años. Obvio, consideramos tener algún día una multinacional detrás de nosotros. La oportunidad llega en el momento indicado”.

El momento para el paisa y su equipo es ahora, pues una importante casa disquera puso los ojos en ellos y decidió respaldarlos e impulsar la internacionalización con la que tanto soñaban: “Todas las mañanas le entrego mi vida a Dios y veo cómo todo va fluyendo. Esta es una gran oportunidad para mí, para la música colombiana y ahora tengo que demostrar por qué Warner Music Latino se interesó en nosotros. La única forma de ejercer esta labor es haciendo buena música y demostrando por qué 12 canciones mías han sido número uno en Latinoamérica y ratificarles que no pudieron haber escogido a nadie mejor”.

Miami es la ciudad que por ahora acoge al cantante, y llegó hasta allí para acompañarlo en exclusiva durante el rodaje del video de su canción All the way, que fue elegida como el himno de la Copa de Oro por, nada más ni nada menos, la Cadena Univisión, en la que sonará cada vez que se hable del torneo que se juega en Estados Unidos y Canadá hasta el próximo 26 de julio. “Esta es una nueva etapa mía, con grandes retos e hicimos la canción de la Concacaf (Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe) para la Copa de Oro. Estamos muy contentos porque tiene mucho que ver con lo que soy, ¡el fútbol sale por mis poros! No hago el aporte de los jugadores, pero sí pongo mi granito de arena cantando para el deporte que me apasiona.

Vea las fotos del cantante

¿Este es el sueño americano?

No sé. Estados Unidos es el país al que quiero llegar, sin dejar de lado otros más. Tengo el sueño americano, el ecuatoriano, el boliviano... cada país me lo he tomado muy en serio. He trabajado con responsabilidad y madurez, pero es innegable que si pasa algo grande en Estados Unidos, eso catapultaría mi carrera.

¿Por qué ahora sí y antes no?

Hay que demostrar lo que se es. Estamos en proceso de crecimiento, sembrando y lo que está pasando actualmente con el género urbano es otra cosa.

¿O sea que sus colegas del género que van adelante sí abrieron este camino para los demás?

¡Claro! Personas como (Daddy) Yankee y Don Omar hicieron que el género se posicionara, pero los colombianos como JBalvin, Maluma y yo lo refrescamos y se nos abrió la puerta. Ya ellos habían hecho una labor para que el reguetón fuera reconocido, pero nosotros nos tomamos el trabajo de darle otro aire, y para mí eso hacía muchísima falta. ¡Esperamos que la gente siga creyendo en lo que hacemos!

¿Cómo son sus días en Miami?

Los días en Miami son muy cortos porque hay muchas cosas por hacer y las distancias son largas; sin embargo esta es una ciudad de oportunidades para todos. Cuando estoy aquí por lo general voy a los medios y atiendo asuntos profesionales.

¿Cómo lo eligieron?

Desde el año pasado se vienen haciendo muchos arreglos. Me di cuenta de que uno solo no puede contra el mundo entero. Para hacer cosas grandes se necesita un equipo proporcional. El primer paso fue que Warner Music se interesara en mí; a raíz de eso tengo nuevo mánager y comenzamos la internacionalización. Todo fue a pulso. Hicimos un producto que cautivara a la gente y esto que hoy está ocurriendo es consecuencia de lo anterior.

¿Cómo es ‘All the way’?

Cuando me pidieron una canción pensé de inmediato en fútbol y me entusiasmé mucho porque ese deporte me mueve y me apasiona, y hubiera mencionado varios jugadores, pero lo que querían era un tema romántico, con una historia de fondo para ser utilizado en diferentes campos. Pese a todo en el coro digo: ‘taca’, palabra usada por los chilenos para referirse a un juego de fútbol y que para los argentinos significa meter un gol. All the way es una mezcla de amor y fútbol.

Fue como anotar un gol…

Gol significa llegar a la meta y estoy dichoso por este golazo.

¿Es como una reivindicación?, porque de alguna manera usted es un futbolista frustrado.

Obvio… dentro de mí hay un futbolista. Juego todas las semanas con mis amigos y me pareció bonito desde la música hacerle un aporte al fútbol. No brillé en las canchas, pero voy a aportar algo.

Esta es una canción en espanglish. ¿Está en clases de inglés?

¡Sí! (confiesa entre risas). Cuando estoy en Medellín tengo clases todos los días y aquí hago la práctica. El inglés es bien difícil, aprenderlo va a tardar, pero soy perseverante. Llevo cinco meses estudiando.

Entonces esta fue una prueba de fuego...

Entre más estudio inglés, más aprendo español... (suelta una carcajada). Cuando compuse la canción consultamos con quienes dominan el idioma, y creo que lo hicimos bien. No cometimos errores... ¡la teacher debe estar orgullosa de sus clases!

Hizo un dueto de esta canción con Bebe Rexha...

Queríamos ir más allá, que se notara una evolución y sabíamos que íbamos a tener una cuota femenina. Tuve la oportunidad de conocer a Bebe en el rodaje. Somos de la misma casa disquera. No sabía de su música, pero cuando me hablaron de ella vi su perfil y me di cuenta de que ha cantado con Nicki Minaj y ha escrito un par de canciones importantes en el mundo.

Me siento orgulloso de ver que ella, quien ha hecho muchas cosas grandes, también quiso formar parte de este proyecto latino. Es una gran oportunidad y ahora que la conozco hay buena vibra, se siente la química de inmediato. ¡Fue una experiencia linda que disfruté y eso se va a percibir en el video!

Ella canta en inglés y nosotros escribimos la parte que ella hace en ese idioma. Estuvimos a cargo de toda la canción, aunque Bebe hizo un par de ajustes. Fue una experiencia muy chévere esto de mezclar el español con el inglés. Traté que ella también hiciera algo en español, pero no se pudo, entonces yo hice un poquito en inglés. La interacción fue buena y nos comunicábamos de a poquito, haciéndonos entender.

En el video hay escenas románticas y usted nos dijo en una entrevista pasada que no se siente muy cómodo con eso…

Sigo con la misma mentalidad. Se hicieron las escenas cercanas, pero siempre con mucho respeto. Ni siquiera es por cuestiones de pareja sino porque se le debe también respeto al público. Tenemos fans de tres años y pueden pensar muchas cosas viendo las imágenes que se presentan con mujeres diferentes y no quiero ser promotor de la promiscuidad. Somos artistas de música muy sensual, pero creo que los videos se pueden hacer sanamente. No podemos dejar que nos cataloguen dentro de ese reguetón que mucha gente rechaza debido a estas cosas.

¿En qué momento cambió de pensamiento?

En el momento en que mi hija de dos años cantaba que se levantaba de la cama y... Ahí dije: ¡no más! Tenemos un presente y lo estoy viviendo. Hay mujeres de 15 años que ya saben lo que están haciendo, hasta mujeres de 45 que les gusta nuestra propuesta. Pero también hay menores que están repitiendo nuestras letras y debemos ser conscientes de eso.

¿Qué pasa cuando le piden esas canciones con las que ya no se siente cómodo?

No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Cada una de ellas ha forjado la persona que soy hoy. Lo que hago es reflexionar sobre lo que estuvo mal y cambiarlo, pero canciones como La santa o Te gateo hay que cantarlas y la gente se enloquece con eso.

¿Los reguetoneros puros le han hecho reclamos?

Me encuentro mucho con malos comentarios porque hay gente que aún le gusta ese reguetón del pasado. A veces me alejo un poco de esas letras sociales que debería tenerlas siempre presentes, pero en cuanto a esto, tengo unos principios fundamentales y los primordiales son: ser responsable y sacar a mi familia adelante. Este género hace que algunos con esos odios me tengan presente, sin embargo soy leal a mí, digan lo que digan.

¿Cómo viven en su casa este paso que está dando?

Están felices. Mi familia ha sido un gran apoyo y ha confiado en mí desde el día cero.

¿Qué va a pasar con su familia debido a su internacionalización?

El tiempo lo dirá. No me adelanto y vivo cada etapa de mi vida. Según el viaje y el tiempo que vaya a pasar por fuera, cuadramos cómo compartir. Hay que respetar los espacios y saber hasta dónde puedo controlar el tiempo de mi familia.

¿Pero se va a radicar en Miami?

Contra el trabajo y lo que da la comida uno no puede pelear. Mi familia siempre ha estado conmigo, entonces en el momento en que tenga que mudarme no habrá lío, porque ellos vivirían conmigo hasta debajo de un puente si fuera necesario.

¿Cómo le ha ido en los listados musicales de Estados Unidos?

Hasta el momento vamos bien. Empezamos con una canción que se llama Secretos y luego fue Imaginándote; nos fuimos por lo alto haciendo un video muy bueno con (Daddy) Yankee nuevamente, pero esta vez mucho más maduros. Con una propuesta más internacional. Tengo un gran equipo y estoy feliz. ¡Soy mejor que antes! No solo en lo profesional sino también en lo personal, y he ido adquiriendo conocimientos de quienes me rodean. Obviamente, lo malo me ha enseñado mucho y también por eso siento que soy un Reykon más maduro.

¿Qué incluye esa madurez?

Soy más responsable que antes y soy consciente del poder que tengo al abrir la boca cuando canto, cuando digo una mala palabra, del trato que tengo con una mujer, y si bien uno no termina de crecer, he evolucionado como persona y se nota. Hemos cambiado lo que no hacíamos bien.

CRISTINA ESTUPIÑÁN
Fotografía: Juan Manuel Vargas