Investigan crimen de policía en Caquetá y ataque en Arauca

Investigan crimen de policía en Caquetá y ataque en Arauca

Ecopetrol informó de dos ataques a la infraestructura en área rural del municipio de Tibú.

Investigan crimen de policía en Caquetá y ataque en Arauca
6 de julio de 2015, 02:48 am

Dos pozos petroleros y una estación fueron objeto de las acciones violentas el fin de semana. Ecopetrol informó de dos ataques a la infraestructura en área rural del municipio de Tibú (Norte de Santander) y en Saravena (departamento de Arauca).

En Campo Arauca, de acuerdo con el reporte, ocasionaron daños al pozo Arauca 3; y en Tibú, las acciones violentas dejaron fuera de servicio la estación de recolección e inyección de agua J-25 y el pozo T-204.

Las autoridades aún no atribuyen la autoría de los hechos. Mientras avanzan las investigaciones, la Fuerza Pública activó planes de contingencia para asegurar las áreas, determinar los daños causados y dar inicio a los trabajos de reparación.

Así mismo, Ecopetrol se refirió a los hostigamientos ocurridos el pasado sábado contra los helicópteros de la empresa Helistar, que pusieron en riesgo la vida de trabajadores de esa entidad y de empresas aliadas cuando cumplían actividades en zonas rurales de Toledo y El Tarra, en Norte de Santander.

“La empresa deplora estos ataques, que ponen en riesgo la integridad de las comunidades y de sus trabajadores, el medioambiente, e impide el normal desarrollo de sus operaciones”, señaló la estatal.

Estos no fueron los únicos hechos que alteraron el orden público en el país. En el municipio de Solita (Caquetá), un policía fue asesinado tras un ataque en la madrugada del domingo. Los uniformados prestaban seguridad en el pueblo durante las fiestas locales.

La Policía señaló que se trató de un “plan pistola” que le costó la vida al auxiliar Willer Ezequiel Jaramillo Ciprian.

Dos patrulleros, Esneider Cuéllar Cuéllar y Jonathan Calderón Cubillos, y el auxiliar Nicolás Estebán Gil Ruiz sufrieron heridas.

Los tres últimos fueron llevados en helicóptero a Florencia, mientras que el cuerpo de la víctima fatal fue trasladado a Bogotá.

“Es muy triste que mientras unas familias están llorando a un ser querido estemos nosotros con bailes” dijo Merly Sarria Peña, alcaldesa de Solita.

Como en el caso de Norte de Santander y Arauca, las autoridades no atribuyeron específicamente el ataque a un grupo armado ilegal. Primeras informaciones en el proceso señalaban que los responsables huyeron hacia la zona del puerto sobre el río Caquetá.

CÚCUTA