Medellín: la ciudad con mayor inversión, pero la más desigual

Medellín: la ciudad con mayor inversión, pero la más desigual

El nuevo informe de Medellín Cómo Vamos revela que la ciudad es la que más invierte en educación.

Medellín: la ciudad con mayor inversión, pero la más desigual
26 de junio de 2015, 01:05 am

En Medellín tiene lugar una paradoja. Si bien su inversión de recursos públicos por habitante es la más significativa entre las grandes ciudades del país, la desigualdad es superior a la de cualquier otra capital en Colombia.

Según reveló el último informe de calidad de vida: Medellín Cómo Vamos, en 2014 los recursos totales de la ciudad llegaron a más de 6 billones de pesos, incluyendo los 1.4 billones de la fusión UNE-Millicom.

Mientras tanto, Medellín y el área metropolitana tienen la distribución del ingreso menos equitativa del país. Su coeficiente de Gini, que justamente mide este problema, pasó de 0,506 (entre más cerca esté del 0 es menos desigual) a 0,520 en el último año.

Para Piedad Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos, el efecto más evidente de estos resultados que caracterizan a la ciudad es que se perciba a Medellín como una ciudad rica, aun cuando tiene las limitantes de cualquier urbe latinoamericana.

Consecuencia de ello, según explica la directora, es que conforme crecen los recursos también crecen las demandas ciudadanas, y en algunos casos, si las expectativas no son cumplidas a cabalidad, posiblemente en algunos sectores baje la disponibilidad de pagar los impuestos o aceptar nuevos.

Asimismo, pueden aumentar las expectativas por más subsidios y preocupa que el Gobierno central tenga menor disposición a apoyar proyectos, como el del Tranvía de la 80.

Al respecto, el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, opina lo contrario. “Hace 20 años no se podían hacer obras en la ciudad, porque había un rechazo total a pagar la valorización”, recuerda el mandatario, sin embargo, hoy, advierte, “se están haciendo las obras, se entregan antes de los plazos y el pago de la valorización se cumple”.

Pese a la inquietud que expone Restrepo, la alta inversión de recursos públicos en Medellín se refleja positivamente en varios aspectos.

Según el informe, en 2014 hubo un récord en recursos para inversión en educación (1,2 billones de pesos), lo que ubica a Medellín como la ciudad de mayor inversión per cápita en educación de su población.

La alta inversión en alimentación y en transporte escolar ha llevado, por ejemplo, a que la tasa de deserción oficial sea la más baja en la última década.

De igual forma, en el contexto de las principales ciudades colombianas, la capital antioqueña es la de mayor inversión per cápita en seguridad y convivencia.

En efecto, la tasa de homicidios mantuvo su tendencia descendente y se ubicó en 27 por cada 100.000 habitantes en 2014, frente al 38,2 por ese mismo número de habitantes en el año 2013.

Sobre esto, Restrepo reconoce que aunque Medellín es quizás una de las ciudades de Colombia que más esfuerzos ha hecho para mejorar la seguridad, necesita propuestas novedosas.

Según la directora, como la solución inmediata a los problemas de seguridad por lo general está relacionada con más violencia, se requiere una policía con enfoque comunitario, pensada y ejecutada por las comunidades para sus necesidades particulares. “A estas estructuras no se les gana solo combatiéndolas, sino también compitiendo con ellas a través de la oferta estatal”, añade.

Salud es prioridad

De acuerdo con el informe de calidad de vida de Medellín Cómo vamos, la salud es el tercer sector en el que más se invierte en la capital antioqueña, con un 14,1 por ciento del presupuesto de la ciudad.

Al respecto hay avances importantes, como el hecho de que desde 2013 no ha habido muertes por desnutrición infantil en la ciudad.

Sin embargo, el embarazo adolescente presenta desafíos para la política pública, pues en el último año aumentaron las tasas de fecundidad de manera considerable.

El informe revela que en el último año, la tasa específica de fecundidad adolescente para niñas entre los 10 y 14 años pasó del 3 por ciento al 3,3 por ciento; mientras la tasa para jóvenes entre los 15 y 19 años aumentó de 64 por ciento a casi el 67 por ciento.

Sobre este aspecto, Restrepo manifestó particular preocupación, y advirtió que en el problema existen amplias diferencias territoriales.

Mientras que la tasa de fecundidad en la comuna de El Poblado es de 0,0, en las comunas de San Javier y Villa Hermosa es de 5,5. Mientras en Poblado y Laureles-Estadio la tasa es de 10,9 y 12,6, respectivamente, en el Popular llega hasta 119,1.

De igual forma, la directora de Medellín Cómo Vamos advierte que en vista de que el indicador de desigualdad por ingresos muestra alta sensibilidad, lo que la ciudad ha ganado se puede perder de un año para otro.

Por ejemplo, dice, existe una correlación entre desigualdad y empleo moderno.

El informe muestra que la tasa de desempleo descendió en un punto y Medellín logró convertirse en la segunda ciudad del país con menor informalidad, pero en los jóvenes y mujeres no siempre se hace realidad este avance.

Según Medellín Cómo Vamos, un joven tiene 2,3 veces más posibilidades de estar desempleado que un adulto, mientras permanecen las diferencias de género en el acceso al mercado laboral de Medellín: las mujeres jóvenes están en mayor desventaja, pues la tasa de desempleo de estas (19,6 por ciento) es superior a la de los hombres jóvenes (14,8 por ciento), dobla a la de mujeres adultas (8,5 por ciento) y triplica a la de hombres adultos (6,6 por ciento).

MEDELLÍN