Empresa debe responder por daño ecológico a bahía de Cartagena

Empresa debe responder por daño ecológico a bahía de Cartagena

Así lo determinó la Corte Constitucional al fallar una tutela. El hecho se registró hace 25 años.

24 de junio de 2015, 04:06 pm

La Corte Constitucional condenó a la empresa Dow Química de Colombia, asentada en la zona industrial de Mamonal de Cartagena, por el daño ecológico que ocasionó hace más de 25 años en la bahía de Cartagena, tras el derrame del químico Lorsban, sustancia altamente contaminante.

El Alto Tribunal seleccionó una tutela para revisión, la cual había sido presentada por la Fundación para la Defensa del Interés Público (Fundepúblico), y coadyuvada por el Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario, y profirió la sentencia T-080 de 2015 que ordena el restablecimiento del bien colectivo afectado, es decir, el medio ambiente de la bahía de Cartagena, a cargo de Dow Química en virtud del principio de “quien contamina, paga”.

Precisa la Corte Constitucional que el monto debe tener destinación exclusiva a programas de saneamiento ambiental de la bahía u otros ecosistemas de similares características, y que el destinatario del dinero son las entidades públicas que tienen a su cargo la protección del bien colectivo lesionado, para el caso concreto, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique y el Distrito de Cartagena.

En 1989 tuvo lugar un derrame de Lorsban, un químico altamente contaminante, en la bahía de Cartagena en la zona de Mamonal, debido a la falta de diligencia de la empresa Dow Química. Desde ese año se presentó una acción popular por Fundepúblico, buscando la protección del derecho colectivo al medioambiente sano.

Hasta el año 2012, el Juzgado 4° Civil del Circuito de Cartagena falló en primera instancia condenando a la empresa al encontrar probado el daño ecológico. Sin embargo, Dow Química apeló la decisión ante el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cartagena, el cual revocó la sentencia de primera instancia considerando, entre otros argumentos, que la acción carecía de objeto porque la empresa adoptó medidas para reducir la contaminación y habiendo pasado tantos años el daño ya no era visible. Adicionalmente, que mediante una acción popular no se podía condenar a la empresa por una indemnización que debía buscarse por otra acción judicial.

En vista de lo anterior, Fundepúblico presentó recurso extraordinario de casación, que fue negado por el Tribunal. Posteriormente, se presentó una acción de tutela contra la sentencia del Tribunal Superior de Cartagena alegando la aplicación errónea de la ley y el desconocimiento de pruebas. Tanto la Sala Civil como la Laboral de la Corte Suprema de Justicia negaron las pretensiones de la acción de tutela porque consideraron que no había sido presentada de manera inmediata al pasar más de seis meses desde la sentencia de segunda instancia.

La Corte Constitucional, sin embargo, desestimó todos esos argumentos y falló en contra de la empresa Dow Química.

CARTAGENA