Así fue la primera jornada de Felipe González en Venezuela

Así fue la primera jornada de Felipe González en Venezuela

Exmandatario español habló con el alcalde Ledezma, mientras el chavismo descalifica su visita.

Así fue la primera jornada de Felipe González en Venezuela
8 de junio de 2015, 04:59 am

Sin contratiempos en inmigración el expresidente del gobierno español, Felipe González, ingresó a Venezuela rápidamente “como un ciudadano más” para incorporarse, como prometió en marzo, a los equipos de defensa de los opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Para ello sostuvo una reunión con las familias y abogados de esos dirigentes –en la que también participó la esposa de Daniel Ceballos, Patricia Gutiérrez–. Al cierre de esta edición se confirmó que logró entrevistarse con el alcalde Ledezma, recluido en su casa mientras se recupera de una operación.

Pero también, sin anunciarlo, es posible que su visita vaya más allá de lo técnico-judicial y se convierta en vocero a favor de la libertad de los presos políticos venezolanos. González tiene previsto visitar a López en la cárcel militar de Ramo Verde y participar –como asesor o parte del público– en la audiencia de juicio pautada para el miércoles. Lo mismo, se espera que acuda a la cárcel 26 de Julio en el estado Guárico, donde el exalcalde Ceballos cumplió el domingo 16 días en huelga de hambre. Se evalúa si visitará a otros presos políticos como los estudiantes detenidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y otros siete estudiantes que también hacen huelga de hambre en la iglesia de la Guadalupe en Caracas, convertidos en símbolos de resistencia contra el gobierno de Nicolás Maduro. (Lea: Claves de la llegada de Felipe González a Venezuela)

Pero los objetivos más ambiciosos de esa agenda –las visitas a López y Ceballos y el ingreso a la audiencia– todavía queda en manos de las instituciones judiciales venezolanas, controladas por el Estado.

“A pesar de las reticencias iniciales sabemos que el Gobierno está dispuesto a dejarlo entrar al país, pero otra cosa muy diferente es lo que le permitirá hacer acá. No nos debe extrañar que se trate de una visita llena de restricciones”, señaló a EL TIEMPO la doctora en Ciencias Políticas e internacionalista Elsa Cardozo. Quizá por eso desde su llegada González ha sido escoltado, sin solicitarlo, por patrullas del Sebin. (Lea: Venezuela: el Papa, la última esperanza de la oposición)

Atención internacional

El foco de atención que pondría González sobre la situación de los presos políticos llega en un momento delicado para la ‘revolución bolivariana’ a nivel internacional, especialmente tras la cancelación a última hora del viaje del presidente Maduro a Roma para la cita que sostendría con el papa Francisco por tener “una fuerte virosis” (gripa). “Los médicos me han obligado a quedarme en descanso y eso es lo que estoy haciendo”, aseguró el sábado en la mañana. (Lea: 'Nicolás Maduro no sabe qué es democracia', dice Andrés Pastrana)

Por tratarse de un personaje de la talla del papa, la cancelación de la cita a último minuto fue evaluada en general como un desaire y, por la oposición, como una evasión del mandatario ante una posible intercesión del pontífice a favor de los presos políticos que el mandatario no tendría cómo rechazar. “Queda claro que el papa entiende la crisis de Venezuela y que le iba a pedir a Maduro que liberara los presos políticos, por eso no fue”, señaló la esposa de López, Lilian Tintori.

De diversas formas el Gobierno venezolano ha demostrado su rechazo a la visita de González. Desde que la Asamblea Nacional lo declaró persona no grata en abril, hasta la molestia de la Cancillería, la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo –este último le calificó como “terrorista de Estado” con “historial de asesino”– y el fin de semana por parte del Tribunal Supremo de Justicia, cuya presidenta, Gladys Gutiérrez, aseguró que la visita de González es una “injerencia extranjera en el sistema judicial”. En las calles también se organizaron visitas en su contra.

Chavismo, en campaña

El chavismo ayer posicionó por Twitter el ‘hashtag’ #Felipefueradeaquí y el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, llamó al “pueblo” a hacer caravanas de rechazo a la visita. El presidente Nicolás Maduro trinó contra la visita de González y aseguró que “la patria está en batalla contra el entreguismo, de una derecha maltrecha, que sin ser poder ya se rinde a intereses extranjeros”.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas.