Los reparos de la Justicia al proyecto de equilibrio de poderes

Los reparos de la Justicia al proyecto de equilibrio de poderes

Dura carta de la Comisión Interinstitucional a la Cámara da las razones para hundir la iniciativa.

Los reparos de la Justicia al proyecto de equilibrio de poderes
7 de mayo de 2015, 05:12 am

La Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial emitió ayer miércoles un duro comunicado en el que pidió que se hunda el proyecto de ley de equilibrio de poderes que superó el sexto de ocho debates en el Congreso. Además, del pronunciamiento las cabezas de la justicia enviaron una carta a la Cámara de Representantes en la que, en 18 páginas, explican por qué considera que la iniciativa es “inconveniente” y está plagada de “vicios”.

Los presidentes de la Corte Suprema, Leonidas Bustos; del Consejo de Estado, Luis Rafael Vergara; de la Judicatura, Wilson Ruíz, y el fiscal general, Eduardo Montealegre, insisten en que en materia de justicia, el proyecto “no logra corregir el desajuste del modelo actual” y, por el contrario, promueve un desequilibrio mayor en favor del Ejecutivo.

La misiva no fue firmada por la presidente (e) de la Corte Constitucional, María Victoria Calle, pese a que tiene silla en esa Comisión. La razón obedece a que, si la reforma termina su curso, deberá ser revisada por esta corporación, por lo que no participó en este debate.

Comisión de aforados afecta independencia de la Rama

En el documento, las cabezas de la justicia tienen varios reclamos sobre la Comisión de Aforados. Por un lado anotan que, como quedó aprobado en el sexto debate, se eliminó el antejuicio político que debía adelantar el Senado. En su lugar, es la Comisión de Aforados la que se encarga de investigar y acusar al investigado, ante la Corte Suprema si se trata de un delito penal o ante el Senado si hace referencia a asuntos disciplinarios.

Para ellos, esto “echa al traste una institución jurídica” pues “con la eliminación del juicio ante el Senado se le está despojando al Congreso de su principal función jurisdiccional, lo cual genera un desequilibrio institucional, afecta la estructura de pesos y contrapesos previsto por el constituyente del 91 (…) y afecta la autonomía judicial y garantías institucionales de independencia de la rama judicial”.

Además, se mostraron en contra de incluir nuevos aforados como el Procurador, Contralor y Defensor ya que consideran que esto igualaría el poder judicial con uno “meramente administrativo”. Indican que no comprenden la razón por la que, si el actual sistema es deficiente, este se conserva para el juzgamiento del Presidente, Vicepresidente y los integrantes de la Comisión de Aforados. (Lea aquí: Gobierno y partidos, sorprendidos con rechazo al equilibrio de poderes)

Las nuevas corporaciones pueden ser inoperantes

Asuntos como el acceso a la justicia y los problemas estructurales de la Rama no se resuelven con la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura, según la Comisión.

Lo que propone el proyecto “no es otra cosa que repartir las funciones de este alto tribunal en un amplio grupo de entidades”. Eso, según las cabezas de la justicia, en un nuevo diseño que crea cuatro órganos y que encuentran “complejo” e incluso consideran que “puede ser inoperante” al punto de que se afecte la unidad de mando.

Sobre este punto también critican el “un poder desmedido” que tendría el Consejo de Gobierno Judicial, uno de esos cuatro órganos, en la conformación de los miembros de las altas corporaciones judiciales puesto que, según los plantea el proyecto, si en un plazo de dos meses el Consejo de Estado y la Corte Suprema no han suplido sus vacantes, lo hará el nuevo ente.

Se han presentado vicios en el trámite de la reforma

Los integrantes de la Comisión Interinstitucional anotaron varios vicios de procedimiento en el trámite del proyecto de ley. Según indican varias disposiciones de la iniciativa fueron incluidas “sin que hubiesen sido presentadas y discutidas en el primer período ordinario de debates del acto legislativo”. Por ejemplo, la que aduce que “quienes no sean elegidos magistrados se conviertan de manera automática en conjueces”.

Además, piden que se indague si existieron senadores que se declararon impedidos para votar la iniciativa en una primera fase y, tras aceptar esos vetos, participaron en la aprobación de esos mismos artículos en la segunda vuelta.

De la misma forma, solicitan establecer si hubo senadores que, estando en el recito, se abstuvieron de votar el proyecto faltando con el reglamento del Congreso. Anotan, además, que en una oportunidad se interrumpió una votación para continuar con el debate, lo que también va en contravía de las normas del legislativo.

Proponen Asamblea Nacional

Tras el pedido de hundir el trámite de la reforma, la Comisión propone que por medio de una asamblea nacional constituyente temática se tramiten las “verdaderas reformas a la administración de justicia”. (Lea aquí: Los ‘callos’ que pisa la reforma)

“Proponemos que su competencia se circunscriba únicamente a las reformas a la justicia necesarias para garantizar su acceso real y efectivo por parte de los ciudadanos y la incorporación de las disposiciones relativas a un marco más legítimo de justicia”, dice la carta de la Comisión a la Cámara de Representantes.

JUSTICIA