'Tutti frutti' / Crítica Mente

'Tutti frutti' / Crítica Mente

La película 'Los vengadores' es un coctel de más de 140 minutos con demasiados ingredientes.

6 de mayo de 2015, 08:46 pm

'Los vengadores': era de Ultrón era una de las películas más esperadas de esta temporada. No en vano venía precedida por los logros de la primera parte de la saga, que se las había arreglado para meter a varios superhéroes de Marvel en una sola película, con decoro cinematográfico y un abrumador éxito comercial. ¿El resultado? Aquella primera parte se convirtió en la tercera cinta más taquillera de la historia del cine, detrás de Titanic y Avatar, lo que sin duda tiene su gracia.

En esta nueva entrega la trama es tan deleznable y las aventuras tan estruendosas como en la primera. El Ultrón del título es una entidad con inteligencia artificial creada por Tony Stark (Robert Downey Jr.) que se rebela y adquiere voluntad propia. Entre sus propósitos se destaca su intención de acabar con la humanidad. Como es de esperar, este villano debe enfrentar en formidables combates a los seis superhéroes, así como a dos más que entran en escena para garantizar la continuidad de la franquicia en los próximos años.

La película es un coctel de más de 140 minutos con demasiados ingredientes. No solo se ocupa de darle a cada superhéroe su cuarto de hora de acción, sino que además tiene tiempo suficiente para desarrollar un romance, destruir un par de ciudades e incorporar los apuntes sarcásticos de Tony Stark. O tal vez esos sarcasmos sean más bien de Robert Downey Jr., porque cada vez que aparece comprimido dentro de su casco parece tan desconcertado como el espectador por el contraste que hay entre la pobreza de la historia y la desmesura de esta pirotecnia fatua.

MAURICIO REINA
Crítico de cine