Claves para prevenir que los niños caigan en los riesgos de Internet

Claves para prevenir que los niños caigan en los riesgos de Internet

Expertos hacen recomendaciones para que el mundo virtual no se convierta en una pesadilla real.

notitle
04 de mayo 2015 , 12:37 a.m.

Internet es la herramienta indispensable para comunicarse y acceder a toda la información de su interés de manera ágil. Además de tener un alcance casi universal, la web se reinventa todos los días y a veces puede exponer a los jóvenes a diversos peligros que cambian constantemente.

Con esto en mente, Jason Ohler, profesor emérito del programa de tecnología educativa de la Universidad de Alaska, y doctor en Comunicación de la Universidad Simon Fraser, acuñó el término ‘ciudadanía digital’, con el que buscaba establecer los parámetros de comportamiento que deben seguir los niños y los jóvenes, bajo la vigilancia y el cuidado de sus padres, para poder hacer uso adecuado de estos medios.

“Se trata de enseñar a los estudiantes a vivir estilos de vida que sean emocionantes e inspiradores, pero al mismo tiempo seguros y responsables. El principal cambio al que nos enfrentamos es que estamos entrando en una era en la que los padres no volvieron a saber dónde están sus hijos porque es fácil entrar a Internet y esconderse o tener múltiples identidades, y esto hay que resolverlo, o por lo menos prevenirlo”, explica Ohler.

En ese sentido, Viviana Quintero, coordinadora de contenidos y proyectos de la Corporación Colombiana de Padres y Madres (Red PaPaz), y Juan Camilo Díaz, profesor del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana, dan diez recomendaciones para que toda la familia pueda hacer uso responsable de la tecnología. Ambos hacen énfasis en la importancia del diálogo y en que todas las reglas deben aplicar tanto a los padres como a los más pequeños, pues nadie está exento de caer en los potenciales riesgos de las nuevas tecnologías.

1. Generar espacios de diálogo

El término ‘nativos digitales’ hace referencia a quienes nacieron luego del advenimiento de este tipo de tecnologías y, por lo tanto, han adquirido un dominio de las mismas casi desde su nacimiento. Esta situación ha generado que los padres de esos nativos, quienes no pertenecen ni están inmersos en las mismas dinámicas, se sientan separados de sus hijos. Para disminuir la brecha y fortalecer los lazos de comunicación, los especialistas proponen establecer espacios de diálogo y conversación que sirvan para conocer los intereses y comportamientos de todos los miembros de la familia frente al uso de la tecnología. “Así –consideran los expertos– se evita que los nativos digitales se conviertan en huérfanos digitales”.

2. Comunicar situaciones de vulnerabilidad

El primer paso que se debe dar si se es víctima de alguna situación negativa generada a través de los medios tecnológicos es comunicarla, bien sea a la familia, a alguien de confianza o a las autoridades, que han establecido canales para denunciar actos como el chantaje a través de Internet o la pornografía infantil.

3. Pensar antes de publicar

Una de las recomendaciones más contundentes a las personas que están en contacto permanente a través de dispositivos y redes sociales es que piensen en el mundo virtual como lo que es: una prolongación de su vida real. Por este motivo, los expertos piden mayor prudencia a la hora de publicar contenidos de la vida privada que en el mundo real uno no divulgaría. Esto aplica también a normas básicas de seguridad, como no encontrarse con extraños.

4. Ser respetuosos

El respeto con los demás usuarios es vital en una era en la que las interacciones sociales son constantes, y en las que es muy fácil caer en ambientes violentos con simplemente dar un ‘me gusta’ o comentar una publicación. El respeto que los usuarios esperan de las demás personas es el mismo que deben mostrar. “Siempre creemos que estamos en riesgo de ser víctimas, pero no tenemos en cuenta que con pequeñas acciones podemos convertirnos en victimarios, más cuando la información se propaga tan rápidamente”, coinciden los expertos.

5. La regla 3, 6, 9, 12

Una investigación llevada a cabo en Francia, y avalada por la Asociación de Pediatría de ese país, considera que el acceso que los niños tienen a la tecnología debe adecuarse a sus edades. Así, los menores de 3 años no deberían tener contacto alguno con las pantallas, por lo poco que pueden aportar a su desarrollo; antes de los seis años, los niños no deben tener acceso a los videojuegos, ya que estos resultan altamente adictivos; entre los 6 y los 9 años, los pequeños pueden utilizar computadores o dispositivos, pero sin la posibilidad de acceder a Internet; a partir de los 12 años los niños ya estarán en capacidad de hacerlo, pero siempre bajo la vigilancia de un adulto responsable.

6. Considerar las normas básicas de Internet

Para los expertos, existen tres premisas fundamentales que se deben tener en cuenta cuando del uso de Internet se trata: todo lo que se publica en Internet es de dominio público, los contenidos permanecerán ahí para siempre (o darlos de baja será muy difícil) y la veracidad de lo que hay en línea es discutible.

7. Educar a partir del ejemplo

Los expertos consideran que no existe una señal más contradictoria para los jóvenes que una enseñanza que no es aplicada por los padres. Por esto, si existen normas como no usar los dispositivos en espacios sociales y familiares, como el comedor, o incluso si hay horarios, estas normas deben ser acogidas por todos.

8. Enseñar en vez de prohibir

“Todo lo que es prohibido es más apetecido, especialmente para los niños”, dicen los especialistas. Por esto, lo mejor es no decirles a ellos que no vean determinados programas o hagan ciertas actividades, sino explicarles las razones por las cuales no debe ser así; de esta manera les demuestran que la autoridad no es el único argumento para tomar las decisiones.

9. Hay otras formas de entretenimiento

Para los niños, jóvenes y adultos la tecnología no debe ser la única manera de divertirse, aunque eventualmente es una buena opción para hacerlo. Las familias deben buscar otras alternativas, como las actividades al aire libre, los deportes y las salidas culturales.

10. Aprovechar los espacios de capacitación

En la actualidad muchas instituciones académicas, como los colegios y las universidades, y otras organizaciones reconocidas ofrecen espacios para que toda la familia aprenda a utilizar de manera responsable las herramientas tecnológicas. Uno de los objetivos principales de estos espacios es conocer las experiencias positivas y negativas de otras familias y socializar las respuestas a las diferentes circunstancias.

LOS RIESGOS MÁS COMUNES DE INTERNET

Además de los evidentes beneficios de Internet, existen riesgos para los que las personas deben estar preparadas. Algunas de estas situaciones son el ciberacoso, a través de acciones como la intimidación; la propagación de contenido sexual producto del sexting (enviar mensajes o videos propios con contenido sexual a través de las redes sociales); la ciberextrosión, que puede resulrar de ese tipo de actividades, y la pornografía infantil, conducta duramente penalizada en Colombia y en la maoría de los países.

Rutas de atención en Internet:
www.redpapaz.org/prasi
http://www.teprotejo.org