Mujeres afros del Cauca no van más en mesa contra minería ilegal

Mujeres afros del Cauca no van más en mesa contra minería ilegal

Voceras del movimiento contra la actividad ilícita dicen que el Gobierno Nacional les incumplió.

30 de abril de 2015, 01:59 pm

En las últimas horas se conoció que lideresas afro del norte del departamento del Cauca decidieron abandonar la mesa contra la minería ilegal instalada en Bogotá el año anterior. Están molestas porque consideran que el Gobierno Nacional incumplió los acuerdos.

El primero de diciembre pasado en La Casa Giralda, de Bogotá, el Gobierno Nacional firmó un acuerdo con las Mujeres Afrodescendientes del Norte del Cauca. Las partes llegaron a un acuerdo donde el Gobierno se comprometía a ‘adoptar medidas con el objetivo de erradicar la minería ilegal en el departamento del Cauca y a brindar las garantías de seguridad, prevención y protección de las lideresas, sus familias y las comunidades donde existirá intervención”.

Francia Márquez, una de las lideresas, quien fue blanco de amenazas que generaron su salida del municipio de Suárez, al noroccidente caucano, hace ya unos meses, dijo que no volverán a la mesa hasta que sean atendidas por el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

“Nos levantamos de la mesa donde el Gobierno había establecido una serie de acuerdos en materia de la protección de los derechos de las comunidades negras que hemos venido sufriendo el flagelo de la minería no solo ilegal, también inconstitucional. El Gobierno ha venido entregando títulos de explotación minera violando el debido proceso de la consulta previa al que tenemos derecho”, dijo la vocera de la comunidad.

El movimiento del que hace parte Márquez, junto a voceras y voceros de otras zonas del Cauca, tiene como fin expulsar de sus territorios el flagelo de la minería ilegal, pero luego de cuatro meses de esperar acciones concretas desistieron de continuar, por ahora, en la mesa.

Reclaman medidas urgentes para poner fin a intimidaciones, persecuciones a voceros y desplazamientos forzados.

POPAYÁN