Las dudas en la investigación contra Jorge Pretelt

Las dudas en la investigación contra Jorge Pretelt

Varios elementos han llamado la atención en medio del proceso del magistrado.

Las dudas en la investigación contra Jorge Pretelt
28 de abril de 2015, 08:41 pm

Sin lugar a dudas, la posible corrupción en la Corte Constitucional, denunciada por el magistrado de ese alto tribunal Mauricio González, ha sido uno de los temas de mayor controversia en el país en los últimos dos meses.

Como se sabe, González denunció a su colega Jorge Pretelt ante la Comisión de Acusación de la Cámara por supuestamente haber pedido coimas a cambio de influir en algunos de sus compañeros de tribunal en un fallo de tutela a favor de Fidupetrol.

La opinión pública está esperando las respuestas que arroje la investigación que desarrolla la célula congresional, cuestionada en el pasado por la ausencia de resultados, pero que en este caso hasta ahora ha mostrado celeridad.

Además de la defensa de Pretelt, la Corte Constitucional participa como víctima en el proceso, al igual que el Ministerio Público, el cual ─por ley─ debe vigilar que los pasos que se den estén ajustados a las normas vigentes y que haya garantías para las partes.

Entre los elementos que hay dentro del proceso, algunos de los cuales son conocidos por varias de las partes que intervienen en él, hay cuatro que han llamado la atención.

El primero son algunos correos electrónicos que se cruzaron varios directivos de Fidupetrol, la firma que estaba presuntamente interesada en que la Corte Constitucional seleccionara su tutela para revisión.

En esos mensajes, según conoció EL TIEMPO, algunos directivos de Fidupetrol hablan de que ya saben que la tutela va a ser seleccionada para revisión del alto tribunal, desde mucho antes que esto ocurriera. La tutela fue incluida para ser revisada el 17 de octubre del 2013.

El segundo elemento es que la mayoría de los magistrados de la Corte Constitucional que han dado su testimonio dentro del proceso han manifestado su extrañeza, pues esa tutela no tenía la “relevancia constitucional” para ser revisada en sala plena. Más cuando se estima que hay alrededor de 40.000 tutelas esperando ser seleccionadas para revisión del alto tribunal.

Estos dos elementos han llamado la atención por las supuestas irregularidades que se podrían haber configurado para la selección del recurso judicial en el máximo tribunal constitucional.

Un tercer elemento en el proceso es que el abogado Víctor Pacheco, quien litigaba a nombre de Fidupetrol y quien ha señalado a Pretelt de haberle pedido un soborno para este caso, no firmó ninguna de las actuaciones que hizo para esa firma ante la Corte Constitucional.

En su lugar aparece una mujer de nombre Fátima, quien, al parecer, es una cercana colaboradora del jurista. Precisamente parte del proceso radica es en conocer qué tan cercana es esta mujer a Pacheco y por qué el abogado la utilizó para esos trámites.

Y el cuarto elemento está en el registro de ingreso de Pacheco a la Corte Constitucional. Como se sabe, las visitas del abogado al alto tribunal fueron autorizadas por la abogada Natalia Huertas Torres, integrante del despacho de Pretelt.

El ingreso que ha llamado la atención es uno de la mañana del 18 de octubre, justo al día siguiente que la Corte Constitucional seleccionó la tutela. Según ha dicho Pacheco, esa mañana no se reunió con Pretelt, pese a que la oficina de Huertas es cercana a la del magistrado en el alto tribunal.

Lo que ha trascendido es que Pacheco señaló que ese día fue simplemente a hacerle una visita de cortesía a la abogada.

Aunque estos elementos, al menos en principio, no constituyen ninguna prueba contra los protagonistas de este escándalo, sí han llamado la atención sobre cómo fue el proceso de selección de la tutela de Fidupetrol, algo sobre lo que la opinión pública quiere respuestas.

POLÍTICA