Los múltiples retos que se plantea México en sus regionales

Los múltiples retos que se plantea México en sus regionales

Violación de derechos humanos y bloqueos a la libertad de prensa enmarcan campañas electorales.

Los múltiples retos que se plantea México en sus regionales
28 de abril de 2015, 03:51 am

México, la potencia cultural, económica y política más importante de Latinoamérica, se encuentra en el ojo del huracán internacional.

Las elecciones regionales que se adelantarán en el mes de junio constituyen un gran desafío para este país y se suman al debate por la muerte de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa (estado de Guerrero), con escalofriantes tintes de maridaje entre delincuencia común, narcotráfico y política, y los problemas en diferentes lugares del territorio contra los periodistas, siendo el más sonado el de la periodista Carmen Aristegui.

Dos de estos hechos testimonian un deterioro institucional en el país, el cual deberá ser resuelto por la misma sociedad y por los partidos políticos. Sin embargo, en el tema de las elecciones regionales de junio, serán estas el escenario ideal para poner a prueba el grado de democracia de ese país y verificar si el México contemporáneo logra responder a los problemas sentidos de sus ciudadanos.

El caso Ayotzinapa

La desaparición de los estudiantes en Iguala (Guerrero) dejó perplejo al mundo y muy herido a México. Se revivió la masacre estudiantil de Tlatelolco, en 1968, ordenada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz. Este hecho ha planteado que en el estado de Guerrero y en Ciudad de México se presenten movilizaciones diarias de los padres de los estudiantes. A pesar de eso, el ambiente en la población es de indiferencia.

Han llegado incluso a solicitar la suspensión de las elecciones regionales porque la democracia en el convulsionado Guerrero, según dicen, no es verdadera.

Ante esto, el partido Morena –movimiento de izquierda disidente del Partido de la Revolución democrático (PRD)–, liderado por Andrés Manuel López Obrador, ha tratado de acoger el grupo de padres que han mantenido el dolor nacional. Para este partido, sumar parece que es la alternativa a toda costa.

Uno de los grandes desafíos que tiene este caso es que, a nivel del gobierno federal, debe unificarse la Policía dentro de la nación. En la actualidad existen tres tipos de Policía: la federal, la estatal y la municipal. Una Policía sin cohesión trae a la memoria la pesadilla que en temas de seguridad tienen Brasil y Venezuela. Parecería que este es uno de los lunares del modelo federal.

La dispersión le ha servido al poder político para que en algunos estados se hayan construido unas redes policiales al servicio de ciertos políticos que las utilizan como grupos armados propios. Esto explica, en parte, el problema existente frente a la desaparición de los estudiantes, en la medida en que se crean lugares de no derecho, caminos cortos que facilitan desprenderse de la legalidad.

Por ahora, los padres saben que podrían ser definitivos en la justa electoral de junio, llegando incluso a buscar a Santiago Mazari Hernández, alias el Carrete, el líder del cartel de 'los Rojos', en el estado de Guerrero, quien ha sido acusado por la muerte de los normalistas, para que explique qué fue lo que sucedió. El asunto continúa mientras se adelanta la campaña electoral, que está que arde.

El Gobierno mexicano deberá resolver este asunto cuanto antes. Mientras más pasen los días, mayor daño se causará al país y las dudas de sus dichos se acentuarán. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya está encima del expediente con expertos en el terreno.

Libertad de expresión

Como en varios países latinoamericanos, en México existe una múltiple mirada frente a la libertad de expresión. Es cierto que en las grandes ciudades se percibe una cierta tranquilidad en el ejercicio de la opinión e información.

Sin embargo, esa percepción no es evidente en las regiones con altos problemas políticos, acción del narcotráfico y violación de los derechos humanos.

En esos lugares se ha establecido una autocensura a los medios, con lo que el Gobierno mexicano ha iniciado un proceso paulatino de desinstitucionalización. Ejemplo de esto se da en el estado de Tamaulipas, donde casos regionales de asesinatos a periodistas o amenazas están al orden del día.

Uno de los aspectos más relevantes es la situación vivida por la periodista Carmen Aristegui, quien fue licenciada por el medio MVS Noticias tras investigar el origen de la lujosa mansión en la que viven el presidente Peña Nieto, su esposa (la actriz Angélica Rivera) y sus seis hijos.

En la investigación, Aristegui descubrió que la casa perteneció a uno de los contratistas del Gobierno.

El caso del despido de esta investigadora pone en evidencia la relación indebida entre quienes controlan los medios y el poder político, evento que nos recuerda la reciente y aclamada película 'La dictadura perfecta', de Luis Estrada (2014), que narra de forma descarnada esta realidad en México.

La libertad de expresión es un termómetro de la democracia. En la medida en que hay libertad de informar, la democracia estará consolidada. Ese es el reto para México si quiere avanzar en la consolidación de estándares de respeto a la libertad de expresión.

Decisión electoral

Cerca de 87 millones de personas estarán listas para decidir parte de la política regional en México. Se renovará la Cámara de Diputados, se elegirán nueve gobernadores y en 17 estados –de los 31 que tiene más el Distrito federal– se conformarán nuevos congresos locales y alcaldías.

La realidad es que el Gobierno estatal, liderado por el presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sostendrá su poder electoral a pesar de la sensación que existe en la opinión pública del desdén del Gobierno frente al caso de la desaparición de los estudiantes de la normal Ayotzinapa, la falta de resultados en los reformas estructurales del Estado y la revisión a la baja del crecimiento de la economía mexicana por razón de la disminución de los precios del petróleo.

Debe recordarse que esta elección se jugará en los estados, municipios y delegaciones donde el PRI sigue funcionando a través de una robusta red política. Allí, la opinión pública o la credibilidad de Peña Nieto no juega. Las reglas siempre han sido otras.

El Partido Acción Nacional, de ideología centrista, seguramente ganará más espacios políticos aprovechando el desprestigio del PRI y el fraccionamiento del Partido de la Revolución democrática (PRD). Esta división de la izquierda ha sido una constante en México. La corrupción y las malas prácticas políticas han sido aprendidas por los partidos, que le mostraron al mundo que era posible gobernar sin el PRI.

Lo novedoso de esta elección es que habrá probablemente tres mujeres al frente de las gobernaciones: Ivonne Álvarez (PRI), en Sonora; Luisa María Calderón (PAN), en Michoacán; y Sonia Mendoza (PAN), en el estado de Potosí. Esa sería una respuesta política interesante en un país con una tasa de feminicidios muy alta y poca representación política femenina. De hecho, en el norte del país, la posible elección de Ivonne Álvarez sería inédita porque nunca esta región ha sido gobernado por una mujer.

La realización de las elecciones con plena garantía de los partidos de oposición fortalecerá el régimen político en ese país. Este es uno de los temas que pondría en evidencia un compromiso democrático de la sociedad mexicana que ha estado golpeada por escándalos de quienes los representan. Un apoyo masivo al proceso electivo le dará respiración a un México que exige un poco más de aire en sus relaciones internacionales.

Cientos de mexicanos rechazaron el despido de la periodista Camen Aristegui, quien reveló la compra de la casa de la primera dama.

¿México derrotado?

Encontrar y comprender a México no es solamente un ejercicio de reflexión rápido y puntual. Este país representa mucho más con la riqueza de su gente, de sus regiones, de su cultura prehispánica en Teotihuacán, Tula (Hidalgo) Monte Albán (Oaxaca), Palenque (Chiapas), Tajín (Veracruz), Chichen Itzá, Tulum y Coba (Quintana Roo), entre otros.

Su lucha por liberarse de la expoliación de los Estados Unidos y de Francia en el siglo XIX; sus hombres memorables como Benito Juárez, Porfirio Díaz o Lázaro Cárdenas; la poderosa cultura artística de Rivera, Siqueiros y Frida Kahlo; su pujante cine, ahora llevado al estrellato mundial por directores como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro o Alejandro González Iñárritu; su diversidad musical y su activa industria editorial, liderada por el Fondo de Cultura Económica, respaldan a un país que, con certeza, enfrentará con fuerza y dignidad los vericuetos de su destino.

Los retos tendrán como propósito construir un modelo de policía común, luchar contra el narcotráfico, fortalecer los mecanismos de protección de derechos humanos, en especial sobre la libertad de expresión y la defensa de los derechos de la mujer por los feminicidios, que la Corte interamericana de derechos humanos evidenció en el caso ‘campo algodonero’ (2009), garantizar la democracia formal y material que permite la protesta social, fomentar el control a la gestión gubernamental por parte de la sociedad civil y consolidar la democracia local con las elecciones regionales de junio.

Con estos retos y sin esperar matiz alguno, México podrá salir adelante. Las razones de fuerza y esplendor son muchas, la tenacidad de ese país se siente y se vive en la piel de sus ciudadanos y de su cultura. Por estas y muchas otras razones que motivaron a escritores colombianos como Gabriel García Márquez, Fernando Vallejo y Álvaro Mutis a escoger a esta nación como el destino de sus proyectos, la fe sigue puesta en esta nación, como un espacio donde hoy se juega el futuro de 123 millones de habitantes y de todo el continente latinoamericano.

Esperemos que este rincón del mundo que escogió nuestro nobel pueda seguir viviendo con sus mariposas amarillas.

Actos vandálicos en Guerrero agravan tensión preelectoral

México (Efe). El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, estado mexicano de Guerrero (suroeste), elevó la tensión en el país previa a las elecciones del 7 de junio, con los actos vandálicos, el domingo pasado, en Chilpancingo, capital del estado, tras una marcha en conmemoración de los siete meses del suceso. Al llegar al Congreso estatal de Guerrero, estudiantes de distintos estados pertenecientes a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México se hicieron con seis camionetas de reparto, que introdujeron en la explanada del recinto. A continuación, incendiaron varios de los vehículos frente a la fachada del edificio legislativo.

Según la versión oficial, la noche del 26 septiembre los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron a manos de autoridades corruptas y miembros del cartel Guerreros Unidos.

FRANCISCO BARBOSA
Profesor e investigador de la Universidad Externado de Colombia
Ph. D. en Derecho Público en la Universidad de Nantes (Francia)
@Frbarbosa74