Familias de predio donde se filtró gasolina le ganan puja a Petrobras

Familias de predio donde se filtró gasolina le ganan puja a Petrobras

Empresa fue condenada a pagar $ 7.000 millones a residentes de edificio afectado por filtraciones.

Familias de predio donde se filtró gasolina le ganan puja a Petrobras
24 de abril de 2015, 01:39 am

Tras cinco años de espera, las 41 familias del edificio Tenerife Real –el cual sufrió graves filtraciones en el sótano por una fuga de gasolina– conocieron la noticia de que el juzgado 9o. Civil del Circuito de Bogotá condenó a la empresa Petrobras a indemnizarlos por cerca de 7 mil millones de pesos.

Esta decisión se tomó luego de que la comunidad demandara por daños y perjuicios a Petrobras, debido a que la estación de gasolina del Mochuelo, en la avenida 9.ª con calle 106, de la que son dueños, afectó la salud, los predios y la tranquilidad de los residentes.

En el fallo, emitido el pasado 17 de abril, se declaró responsable a la empresa por “perjuicios inmateriales, amenaza grave y peligro inminente a los derechos constitucionales de salud, vida y dignidad personal”. Esto debido a los “vapores de gasolina” y las filtraciones de combustible que se estaban presentando en el parqueadero y el tanque del agua del edificio. Por ello, la empresa fue también obligada a asumir el costo de la reforestación de por lo menos 10 hectáreas de bosque, donde indique la Secretaría de Ambiente.

La historia de este pleito comenzó en el 2007, cuando la comunidad percibió un olor a gasolina en sus apartamentos, que provenía de la estación de gasolina vecina.

Alarmados por la situación, los vecinos redactaron cartas para solicitarle a la empresa que solucionara el inconveniente, porque estaba afectando la salud de la comunidad. Los dolores de cabeza y mareos eran cada vez más frecuentes y estos síntomas se sumaban al estrés, pues no veían el interés de que arreglaran el caso, dijeron.

Luego, el 14 de abril del 2010 el asunto pasó de castaño a oscuro, pues el combustible se infiltró en la placa de concreto del sótano del edificio, lo que complicó la situación, pues aumentó significativamente el olor y se tuvo que sellar el tanque de agua, ya que el Acueducto había encontrado rastros de hidrocarburos en el agua de consumo.

El desespero llevó a los vecinos a interponer inicialmente una tutela, que ordenó a Petrobras a reubicar las 41 familias que vivían allí, mientras se probara que el edificio podía ser habitable.

La empresa, según los residentes, asumió por un tiempo el pago de los arriendos de los inmuebles donde ellos fueron reubicados.

Los daños

Petrobras consiguió, hacia mediados del 2012 , un concepto técnico que comprobaba la habitabilidad del edificio, por lo que le levantaron la orden que tenía de reubicar las familias. Algunas de estas regresaron.

“Desde que la bomba estuvo ahí, mi esposa sufrió dos abortos. Y mis hijos tenían todo el tiempo diarrea”, contó Juan Gonzalo Díaz, residente que sigue viviendo en el edificio junto a otras 18 familias que regresaron por no tener otra opción de vivienda.

Y aunque demandaron a la empresa por 57. 700 millones de pesos, el juzgado solo ordenó que los indemnizaran por 7 mil millones.

“Nos sentimos muy felices que ante la justicia se demuestre que Petrobras nos causó problemas. Falta que nos remuneren lo que pedimos”, dijo Juan Manuel Vargas, propietario de otro de los apartamentos del edificio afectado, que no ha regresado por miedo a que él y su familia vuelvan a sufrir problemas de salud.

Petrobras ha garantizado la seguridad

En un comunicado oficial que envió la empresa Petrobras, se explicó que la sentencia está siendo analizada. “La empresa ha atendido, en las instancias correspondientes, el proceso jurídico interpuesto por algunos residentes y acogerá la decisión judicial cuando esté en firme”, aclaró la empresa.

Además explicó que las autoridades competentes al caso confirmaron que se realizó satisfactoriamente el proceso de reparación tanto de la estación de servicio como del edificio. “Petrobras ha garantizado la seguridad y minimizado los impactos en la comunidad”.

Redacción EL TIEMPO ZONA