Editorial: Como el cangrejo o como las abejas

Editorial: Como el cangrejo o como las abejas

'Bogotá, escenarios 2025' ofrece una mirada a los futuros posibles que le esperarían a la capital.

20 de abril de 2015, 06:17 am

Tratar de adivinar el futuro ha sido una de las tentaciones más grandes del hombre. Saber el destino que nos depara la vida para actuar en consecuencia es el ideal de muchos. Y sin embargo, resulta un imposible, tanto como pretender cambiar el pasado, lo que ya fue, lo que no se puede reparar.

Lo que sí parece viable es imaginar el mañana, avizorar, predecir lo que puede pasar a partir de las acciones que se emprendan hoy y de las decisiones que se tomen. Si son erradas, ese mañana lucirá lúgubre y perturbador; si se corrige el rumbo y se encuentran las claves para alcanzar un ideal, entonces habrá esperanza.

Eso es lo que ofrece ‘Bogotá, escenarios 2025’: una mirada a los futuros posibles que le esperarían a la capital en la próxima década según el rumbo que decidan emprender sus conciudadanos.

El resultado de este ejercicio, que demandó dos años de preparación, entrevistas a más de 60 líderes de la ciudad y la conformación de un equipo de 34 personas que durante varios meses se dedicaron a explorar esos posibles escenarios, fue dado a conocer esta semana por sus promotores: la Cámara de Comercio y la Alcaldía Mayor.

El documento es claro y contundente: Bogotá puede ir al paso de los cangrejos si no corrige el rumbo, mantiene la apatía, las prácticas corruptas, la indiferencia ciudadana y el rezago en varios frentes. O puede conformarse con las cosas como van, con algunas mejoras, con nuevos liderazgos, tal vez, que se alternan el poder como lo hacen los gansos al volar. Segundo escenario.

O está el último: el panal de abejas, que da oportunidad a la construcción de un proyecto común de ciudad, que acepta la diferencia, que concierta, fortalece las instituciones y da cabida a esos nuevos liderazgos y nuevas ciudadanías.

El documento, con todos los detalles de estos ‘Escenarios 2025’ para la capital, empezará a ser socializado para que todos lo conozcan –incluidos los candidatos a la alcaldía– e intenten involucrarse en el proceso. Es la única manera de hallar la salida, y quizás la única que se tenga a mano por ahora.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com