El 'encuentro de tambores' de Totó la Momposina y Petrona Martínez

El 'encuentro de tambores' de Totó la Momposina y Petrona Martínez

El concierto, que reúne a dos grandes, se llevará a cabo en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán.

El 'encuentro de tambores' de Totó la Momposina y Petrona Martínez
16 de abril de 2015, 09:30 pm

“El tambor y la cantadora hemos estado juntos desde siempre. Él es un guía de mi voz. Cuando canto sin tambor, no me sale bien del todo”, dice Petrona Martínez, cantadora colombiana.

Está en Arjona (Bolívar), donde vive. Al fondo se oyen las voces de algunos de sus nietos. “Hablemos mientras se me enfría la comida, porque después de almorzar me da un sueño…”, dice la cantadora, soltando una carcajada.

Y sigue contando, feliz, que estuvo en días pasados en el parque Simón Bolívar, en el Concierto por la Paz, donde “a pesar de que solo hice una canción, la gente me aplaudió como si les hubiera dado un concierto completo”.

Así, cada día más sencilla, es Petrona, la maravillosa cantadora, mujer de faldas de colores y flores en la cabeza, que hará un diálogo con el tambor en un concierto que tendrá lugar mañana en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, de Bogotá, y en el que también estará otra gran cantadora, Totó la Momposina.

Petrona es la abuela de 35 nietos y la madre de seis hijos (uno de ellos fallecido). El menor, Álvaro Enrique Llerena, es tamborero y vive en España. “Él aprendió solo, como de nacimiento. Es que venimos de familia de tamboreros, con Juan y Apolinar Valdés, y con abuelas y tías cantadoras”, prosigue la intérprete. Fueron cantadoras de bullerengue, igual a ella, su bisabuela Carmen Silva y su abuela Josefina Martínez.

Entonces, tambor y canto han estado unidos desde hace varias generaciones. “El tambor es una alegría muy grande y el alegre más, porque es una medicina. Yo estuve muy enferma y entonces mi hijo menor se dedicó a tocarme el tambor. Y se me fue alegrando la vida y me mejoré. Su sonido me paró de la cama”, afirma.

La tradición de las cantadoras por el lado de Petrona incluye a sus tres hijas (dos de ellas están en su grupo y “la otra, aunque no lo haga en público, canta también y toca el tambor”) y tiene varios nietos tamboreros.

Petrona, además, es compositora de unas 70 canciones y recuerda cómo hizo la primera, llamada El niño puerco: “Yo tenía unos marranos, el Niño y la Niña, y un día estaba cosiendo un pantalón, cuando vi que Niño fue saliendo del potrero, corriendo, y se metió en el chiquero. Entonces, nació el tema. Puse a uno de mis hijos a que tocara un tanque, para hacer el sonido del tambor y la terminé”.

Suelta otra risa y dice que la comida ya se enfrió y que tiene hambre. Ella, la gran Petrona Martínez, nacida en San Cayetano (Bolívar) en 1939, después de almuerzo hará una buena siesta... Que sueñe con tambores y cantos.

El legado de Totó la Momposina

Acompañada de su hijo Marco Vinicio Oyaga, director de su grupo musical, Totó la Momposina también hará su propio diálogo con el tambor.

La intérprete, nacida en Talaigua (Bolívar), es hija de un percusionista y de una cantadora y bailarina.

Canta los sonidos tradicionales de la costa norte, como cumbia, bullerengue, chalupa, garabato y mapalé, y es una de las más importantes embajadoras de los sonidos colombianos en el exterior. Entre sus canciones más reconocidas figuran ‘La candela viva’, ‘La verdolaga’, ‘Los sabores del porro’, ‘Indios farotos’, ‘Pacantó’ y ‘La cumbia está herida’.

¿Dónde y cuándo?

18 de abril, 8 p. m. Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Carrera 7.ª n.° 22-47, Bogotá. Informes: www.tuboleta.com y 593-6300. Boletas: 90.000, 108.000, 128.000 y 148.000 pesos.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
Coordinadora de Eskpe