Editoriales independientes le apuestan al arte

Editoriales independientes le apuestan al arte

Un grupo de sellos ha hecho que sea más fácil toparse con publicaciones sobre arte colombiano.

Editoriales independientes le apuestan al arte
15 de abril de 2015, 06:46 pm

En el 2012, durante la Feria Internacional del Libro de Bogotá, nueve editoriales se reunieron en lo que llamaron La ruta de la independencia, donde se podían encontrar cuentos, poesía o novelas gráficas. Lo hicieron no solo porque quisieron mostrar sus novedades sino también en busca de un público más amplio.



Estas editoriales se han caracterizado por equilibrar el aspecto escrito con el visual, y por mostrar cómo, si bien el mercado editorial en Colombia es difícil, sí es posible hacer proyectos alternativos interesantes. Ese encuentro fue la antesala a una amplia participación en ferias, pero de arte, como fue el caso de Odeón, ArtBo y, recientemente, en Arco Madrid, que se realizó en España, en febrero pasado. Además de haber estado presentes obras, artistas, curadores y galeristas colombianos, el Gobierno Nacional montó un estand institucional en el cual se exhibieron estas editoriales independientes, e igualmente revistas y medios especializados en artes plásticas, como Arteria.
Sin contar títulos institucionales del Ministerio de Cultura, el Banco de la República, el Museo de Antioquia y el Museo Nacional, entre otras, fueron 17 publicaciones que estuvieron al alcance de los más de 100 mil asistentes que tuvo la feria. Y recientemente, en el encuentro Art Dubai participó Jardín Publicaciones, editorial creada por el artista Kevin Simón Mancera (1982), a raíz de una residencia artística.



El proyecto se le creció, y hasta la fecha ha desarrollado 12 volúmenes de Arte colombiano del siglo XXI, una serie de publicaciones gratuitas que se pueden descargar en el enlace bit.ly/1CtrIJI e imprimirse, o que se consiguen en tiendas y librerías en la capital.

Por supuesto, los libros sobre arte colombiano existen desde hace décadas. Ejemplos de ello son las publicaciones de Villegas Editores, Ediciones Jaime Vargas, Taller Arte dos o los que sacan anualmente Seguros Bolívar (Tangrama) y Davivienda (Gama Editores); libros de gran formato, en inglés, Coffee Table Books, al estilo de las editoriales tipo Phaidon o Taschen, conocidas en el ámbito mundial.

Pero no son solo editoriales. Hay una suerte de hibridación que ha permitido que firmas consultoras de arte, como Paralelo 10, que nació en el 2005, también se involucren en publicaciones. Ese año produjo 12 pequeños libros sobre artistas, emergentes entonces y que hoy día son conocidos en el exterior, como Alberto Baraya, Nicolás Consuegra, Marco Mojica y Mateo López, entre otros.



“Es un trabajo de doble vía”, dicen Gloria Cristina Samper y María Victoria Mahecha, codirectoras de la firma consultora, refiriéndose al interés en este tipo de publicaciones. Y no solo eso, es el resultado de un proceso colaborativo que ha permitido que surjan otros tipos de libros de arte, Made in Colombia, que además de combinar arte y literatura se caracterizan por ser autogestionados.

Otra característica de estos libros, además de prestarle atención especial a la diagramación y a la imagen es su tiraje, que generalmente está alrededor de los 200 ejemplares, una cifra que los convierte en una especie de objeto de culto, como si se tratara de una pequeña obra de arte en sí misma, por un precio asequible, que puede ir desde los 10.000 pesos, dependiendo del tipo de papel que se utilice y el formato.

Si a esto se añade que son libros en los que los artistas escriben o participan, como es el caso de La Silueta, se convierten en una especie de fetiche para quienes disfrutan tanto de la imagen como del contenido. Por eso, en títulos como La llorona, escrito por Humberto Junca e ilustrado por la artista María Isabel Rueda, la portada, si se quiere, se convierte en un póster que bien se puede pegar a la pared o enmarcarse, si lo que se busca es que dure.

El libro pesa

Manuel Kalmanovitz, quien, además de participar en algunos proyectos de editoriales mencionadas anteriormente, creó la revista Matera, promueve la experiencia del libro como objeto físico. “En el mundo digital, la gente tiende a llegar a lo que ya conoce. Con los libros de papel se dan encuentros inesperados. A veces uno llega a una librería y ve un libro que le llama la atención”, dice.

En tiempos acelerados y con fechas de entrega, o en los que se mide el ‘éxito’ de un tema a través de cifras perversas, textos como estos se toman su tiempo en ser desarrollados.

Así también defiende una postura sobre cómo se concibe el mundo, pues, en tiempos acelerados y con fechas de entrega, o en los que se mide el ‘éxito’ de un tema a través de cifras perversas, textos como estos se toman su tiempo en ser desarrollados. “Meterle tanto trabajo a estos temas abstractos es aportarle a otra manera de ver las cosas, que no esté tan atada a lo coyuntural. No se trata de pelear con eso sino de hacer cosas buenas, y Matera existe como respuesta a eso”, continúa.

Aunque no se pueda hablar de un mercado de libros de arte, puesto que el propósito de estas editoriales no es ser best sellers, sino ofrecer contenidos elaborados con sumo cuidado, estas iniciativas oxigenan el mercado.

Para Gloria Cristina Samper y María Victoria Mahecha, de Paralelo 10, que llevará a la Feria del Libro de Bogotá su publicación Jesús Abad Colorado: Mirar de la vida profunda, otro aliciente de estos libros es que “permiten volver a la obra una y otra vez y leerla a través de la mirada de quien escribe el texto, además de compartir con un público muy amplio la obra del artista y, en cuanto a la parte visual, cada uno tiene el carácter que requiere según la obra con la que se esté trabajando”.

****

Otras editoriales sobre arte en Colombia

Caín Press, Tragaluz, Destiempo, Tangrama, Robot y Mesa Editores. Revistas y medios: ‘Art Nexus’, periódico ‘Arteria’, ‘Asterisco’, ‘Errata’ y ‘Calle 14’. También están los catálogos que publican los museos e instituciones culturales en el país, como el Ministerio de Cultura.

Asimismo, La Silueta, que desde el 2007 hace libros sobre fotografía, arte, novela gráfica y otros temas, y tiene 35 publicaciones con la obra de fotógrafos como Adriana Duque, el fallecido Paul Beer, Nereo López o Karim Estefan, entre otros.

Laguna libros, que publicó Memoria por correspondencia, una recopilación de cartas de la fallecida artista Emma Reyes, que va por su tercera edición.

Y otros nombres han documentado la historia del arte en Colombia: la Universidad de los Andes y Laguna reeditaron el libro Procesos del Arte en Colombia, tomo I (1810-1930), escrito por Álvaro Medina. O Paralelo 10, que coeditó el libro Transpolítico, arte en Colombia 1992-2012, con Lunwerg Editores (España), y Luna Libros, que se especializa en volúmenes históricos en los que prima el contenido, con el valor agregado de “ofrecer al lector un panorama completo sobre el tema que tratan y en un lenguaje accesible”, dice Catalina González, de esta editorial.

 

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO