Socio de Fidupetrol, vinculado a despojo de 2.000 hectáreas

Socio de Fidupetrol, vinculado a despojo de 2.000 hectáreas

Accionista de la firma, intenta conservar finca que fue de exsocio de Pablo Escobar.

Socio de Fidupetrol, vinculado a despojo de 2.000 hectáreas
13 de abril de 2015, 04:00 am

Es cuestión de días para que la Fiscalía cite a un par de socios de la Fiduciaria Petrolera S. A. (Fidupetrol) para que expliquen por qué eligieron al polémico abogado Víctor Pacheco, para que les tramitara su tutela ante la Corte Constitucional. También se les preguntará qué tienen que ver con el supuesto pago de un soborno a Jorge Pretelt, magistrado de ese tribunal.

El empresario pastuso Eduardo de Praga Benavides Guerrero, dueño del 8,8 por ciento de Fidupetrol y quien participó directamente en la contratación de Pacheco, será uno de los citados. Pero Benavides tiene ahora otro lío jurídico en ciernes.

La Unidad de Restitución de Tierras Despojadas y Abandonadas Forzosamente ordenó que se investigara si la hacienda Jesús del Río, ubicada en Zambrano (Bolívar) y propiedad de Benavides, su hijo y un socio, debe volver a manos de uno de sus anteriores dueños, quien habría sido obligado a venderla años atrás.

De hecho, se ordenó que la hacienda, de cerca de 2.000 hectáreas, quede bajo protección y a nombre de la víctima: Pablo Emilio Díaz Bermúdez.

Se trata de un supuesto campesino del Tolima, quien aparece vendiendo el magnífico predio a una firma controlada por Luis Enrique Ramírez Murillo, alias ‘Micky’ Ramírez, exsocio del capo del cartel de Medellín Pablo Escobar.

La transacción se hizo el 13 de agosto de 1992, por 180 millones de pesos, y la empresa es Luis Ramírez y Cía. S en C.

Este es el portón de Jesús del Río, la megahacienda en disputa ubicada en Bolívar y con cerca de 2.000 hectáreas.

Este es el portón de Jesús del Río, la megahacienda en disputa ubicada en Bolívar y con cerca de 2.000 hectáreas. Foto: Archivo / EL TIEMPO

Los turbios nexos

‘Micky’ explotó la tierra durante 13 años. Pero la megahacienda, dedicada al cultivo de palma, a la ganadería de raza y a la explotación lechera, pasó a manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), el 18 de enero del 2005, luego de que a ‘Micky’ le abrieran procesos penales y se le extinguieran algunos de los bienes a su nombre.

Y aquí es donde aparece Benavides, quien también ha sido sancionado por mala conducta como miembro de la polémica comisionista Proyectar Valores.

Su amigo y socio Carlos Albornoz, entonces jefe de la Dirección de Estupefacientes, decidió vender la hacienda.

Tras levantarle las restricciones por presunto despojo, en enero del 2009, pasó a manos de un tercero y luego a Inveragricol S. A., empresa de Benavides y de su familia.

Esta vez, la transacción fue por 1.200 millones de pesos. Cuando EL TIEMPO denunció este caso, en el 2011, Benavides dijo que la compra de Jesús del Río se ajustó a la ley y a los trámites de la Dirección de Estupefacientes y que su amistad, de más de 30 años, con Albornoz era una simple coincidencia.

Ahora, el empresario pastuso anda tocando las puertas de varias entidades del Estado pidiendo que ni a él ni a su hijo Eduardo Benavides Rueda, ni a su socio Mario Román Calderón (otro accionista de Proyectar Valores), les quiten su hacienda y alegando que son terceros de buena fe.

Para aclarar el caso, se está pidiendo que se verifique si el reclamante, Pablo Emilio Díaz Bermúdez, es realmente un campesino víctima de la violencia. La duda surge porque aparece negociando otros cuatro predios en la Costa.

También se indagan denuncias según las cuales, tras quedar en libertad, el 14 de julio del 2012, alias ‘Micky’ volvió a Zambrano (Bolívar), a sus antiguas tierras. Al respecto, reclamantes recuerdan que el exsocio de Escobar fue condenado a seis años y 10 meses, por conformar grupos paramilitares para que le protegieran esos predios.

El reto para el Gobierno y para los jueces de tierras es evitar que Jesús del Río quede en manos equivocadas.

Benavides le dijo a este diario que iba a consultar el caso con sus abogados y que devolvería la llamada para dar su versión. Pero al cierre de esta edición no había respondido. Tampoco ha dicho por qué recomendó que se contratara a Víctor Pacheco para la tutela de Fidupetrol y qué tienen que ver con el supuesto soborno a Pretelt.

Prontuario de ‘Micky’

En 1997, bajo la fachada de una cooperativa, Luis Enrique Ramírez Murillo, conocido como ‘Micky’, conformó un grupo paramilitar para que le protegiera sus propiedades en Zambrano (Bolívar). Por ese caso, la Corte Suprema de Justicia lo condenó en el 2007 a 6 años y 10 meses.

La justicia también lo sentenció a 7 años de prisión por el desfalco de más de 50.000 millones de pesos a Finagro, a través del Fondo Ganadero del Caquetá. Después de quedar en libertad, el 14 de julio del 2012, versiones señalaban que fue visto en Zambrano (Bolívar). ‘Micky’ Ramírez fue socio de Pablo Escobar y uno de los delatores contra el capo del cartel de Medellín. Y aunque un hijo de Ramírez fue recientemente procesado en Uruguay, por cargos de narcotráfico, allegados a la familia dicen que ‘Micky’ ya pagó sus deudas con la justicia y se dedica a negocios legales.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com