Los duros dardos del magistrado Pretelt contra sus colegas de la Corte

Los duros dardos del magistrado Pretelt contra sus colegas de la Corte

Afirma que muchos reciben vistas de funcionarios del alto gobierno. Dice ser víctima de un complot.

Los duros dardos del magistrado Pretelt contra sus colegas de la Corte
10 de abril de 2015, 03:49 am

Justo cuando tenía que cumplir su cita este jueves en la Comisión de Acusación de la Cámara, el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt le concedió una polémica entrevista al diario El Meridiano de Córdoba en la que lanzó nuevos dardos contra el fiscal Eduardo Montealegre, sus colegas de la Corte Constitucional y contra el principal testigo en su contra, el abogado Víctor Pacheco.

Aseguró que nunca exigió ninguna suma de dinero para favorecer la famosa tutela de Fidupetrol y sostuvo que Pacheco, que era abogado de esa firma, tenía muchos más casos en las altas cortes. Dijo que muestra de ello son “sus más de 200 visitas a esos tribunales”.

“Él fue quien le hizo el lobby al fiscal Eduardo Montealegre para que se modificara la tesis del Consejo de Estado y que su periodo se considerara personal y no institucional”, aseguró Pretelt.

Y agregó: “Él fue el abogado de los empresarios de Barranquilla para sacar adelante la tutela de la Vía de la Prosperidad en la que estaba en juego casi medio billón de pesos, sobre la cual la exministra de Transporte, Cecilia Álvarez Correa y el Procurador General de la Nación tenían sus reservas”.

Lanzó dardos a sus colegas de las altas cortes y, sin mencionar nombres, señaló que muchos que reciben vistas de funcionarios del alto gobierno.

Sostuvo de nuevo que Luis Ernesto Vargas intentó favorecer el trámite de una tutela de Laura Moreno en el caso Colmenares. Esa versión ha sido desmentida por el abogado Jaime Granados, quien representa a Moreno.

En la entrevista, el polémico magistrado afirmó que sus colegas de la Corte Constitucional no han respetado su presunción de inocencia. También dijo que el editorial en el que este diario le pidió la renuncia debido al grave daño que el escándalo le ocasiona a la Corte supuestamente hizo parte de una estrategia coordinada con sus críticos en ese alto tribunal.

Sobre su proceso, afirmó que no tiene ninguna garantía en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes.

“Empezando por la presión ejercida desde el Palacio de Nariño para que se me negara la licencia. Solicité que fueran tres los representantes que me investigaran y no lo concedieron”, dijo.

También reiteró que el interés en su salida está, supuestamente, en que “el Fiscal y el Gobierno, a través del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, han visto la oportunidad de tomarse la Corte Constitucional con un cupo que es ternado por el Presidente”.

Sostuvo que no se debe considerar que la Corte Constitucional está de luto por el escándalo y que la “situación se debe a una componenda entre un abogado y un magistrado”, según él para afectar su buen nombre. Y añadió que para mejorar su imagen la Corte debe viajar menos y trabajar más en los fallos.

La Comisión de Acusación lo escuchó ayer en indagatoria durante más de nueve horas.

EL TIEMPO