Corte podría revisar cambios decididos por una constituyente

Corte podría revisar cambios decididos por una constituyente

Decisión es clave en revisión de ley que cambió reglas para mecanismos de participación ciudadana.

10 de abril de 2015, 03:49 am

Salvo que haya sido convocada expresamente para crear una nueva Constitución, una asamblea nacional constituyente no tendrá facultades omnímodas frente a la Carta Política.

Esa es una de las decisiones más importantes tomadas por la Corte Constitucional el miércoles pasado, cuando declaró exequible, con grandes modificaciones, la ley estatutaria que cambió las reglas de juego de los mecanismos de participación ciudadana en Colombia.

La Corte conservó el procedimiento con el cual, para convocar a una asamblea, el Congreso deberá emitir una ley llamando a una consulta popular en la que se les pregunte a los ciudadanos si quieren modificar la Constitución.
En esa ley el Congreso, como estaba en la norma y fue ratificado por la Corte, definirá “el número de delegatarios, el sistema para elegirlos, la competencia de la asamblea, la fecha de su iniciación y su período”.

La novedad que incorporó el alto tribunal, con ponencia del magistrado Mauricio González Cuervo, es que le pone límites estrictos a ese mecanismo, de tal manera que lo que se decida corresponda exactamente a lo que aprobó el pueblo.

Así, durante una eventual asamblea, los constituyentes no podrán modificar asuntos diferentes a los que expresamente fueron objeto de la consulta popular previa. De esta manera queda cerrada la posibilidad de que se realice una asamblea constituyente con “plenos poderes” si es que no fueron estos los conferidos por los ciudadanos. En ese caso, la Corte Constitucional tendría la facultad de revisar y, eventualmente, tumbar parte de lo aprobado.
En ese escenario se daría la posibilidad de la convocatoria de asambleas constituyentes temáticas, en temas puntuales como las reformas de la justicia o asuntos de paz.

El fallo, como lo reveló este jueves EL TIEMPO, prohíbe la realización de revocatorias de mandatarios de elección popular durante el primer y el último años de periodo de funciones.

En cuanto a la realización de las consultas populares, otro de los mecanismos de participación ciudadana, las reglas también fueron modificadas.

Ahora también podrán ser impulsadas por la ciudadanía, y no únicamente por las autoridades. Con esta medida, el alto tribunal le dio vía libre a que puedan ser consultados asuntos que eran frenados cuando los alcaldes o gobernadores no tenían interés en estos, y por lo tanto no los impulsaban.

El requisito único para la realización de una consulta será la recolección de las firmas válidas. Si es del orden nacional, deberá conseguir el 5 por ciento de los firmas del censo. En caso de ser local, deberá recolectar el 10 por ciento. Para que se considere aprobada, será necesario conseguir la mitad más uno de los votos, siempre y cuando concurra a las urnas el 30 por ciento del censo electoral.

Frente a los referendos, la Corte agilizó su trámite, pues tumbó la doble recolección de firmas. La norma indicaba que era necesario recogerlas para inscribir al comité promotor y luego, en una fase más amplia, tener nuevas firmas en favor de la propuesta. El alto tribunal decidió que la inscripción ante la Registraduría será suficiente para avalar al comité.

Si se trata de un referendo aprobatorio, es decir, uno en el que se somete una propuesta a aprobación del pueblo, será necesario recolectar el 5 por ciento de firmas del censo electoral, y no el 10 por ciento, como anteriormente estaba estipulado. Todo lo demás fue ratificado como actualmente está en la Ley 134 de 1994, incluso el umbral para la aprobación del mismo, el cual requiere de una mayoría simple, siempre y cuando vote el 25 por ciento del censo.

Estas decisiones de la Corte Constitucional estarán en firme una vez el fallo reúna todas las firmas de los magistrados y los cambios al proyecto de ley sean incorporados por el Congreso. Entonces, el texto definitivo pasará a sanción presidencial para entrar en plena vigencia.

Revocatoria de Petro no podrá realizarse

El fallo de la Corte Constitucional limitó los tiempos para llevar a cabo una revocatoria de mandato cuando se trata de funcionarios elegidos por voto popular. Ahora, este procedimiento no podrá realizarse durante el primer año de gestión puesto que el mandatario lleva muy poco tiempo en el cargo, ni tampoco se podrá efectuar durante el último. La decisión dejó sin piso otra orden de una sala de tres magistrados de ese tribunal que ordenó reactivar la revocatoria de mandato del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, a quien le restan 8 meses en su cargo. Ese proceso se suspendió por la sanción de la Procuraduría. Petro está en el cargo por unas medidas cautelares del Consejo de Estado.

EL TIEMPO