'Es un honor que Falcao rompa el récord': Arnoldo Iguarán

'Es un honor que Falcao rompa el récord': Arnoldo Iguarán

El exfutbolista habló sobre su marca con la Selección de 24 goles, que está desde 1991.

'Es un honor que Falcao rompa el récord': Arnoldo Iguarán
30 de marzo de 2015, 03:12 am

Con su velocidad, demolía; con su potencia, abrumaba; con su agilidad, desconcertaba y con su definición, admiraba. Así era en el terreno de juego Arnoldo Iguarán, ese jugador que era como un mago con el balón: lo mostraba con una pierna, pero lo sacaba con la otra y ya estaba 10 metros adelante. Parecía como jugando ‘dónde está la bolita’.

El ‘Guajiro’ aún es más que recordado por los hinchas colombianos, es añorado y, en estos días, aquellos fanáticos de antaño tienen nostalgia, pues el nombre del exfutbolista ha estado sonando como villancico en diciembre debido a que Falcao, con 23 goles, está a un tanto de igualarle el récord como máximo goleador de la Selección Colombia.

“Yo tenía cuentas de que había marcado 25 goles, pero si dicen que son 24, no hay problema y así debe ser. Yo no escribía los goles que hacía, pero llevaba la cuenta mentalmente”, dice con una sonrisa y con pena, como por haber fallado en sus sumas.

Falcao no se ha abstraído de ese tema y, sin diplomacias, dijo que quiere superarlo.

“Hay que seguir trabajando para superar al ‘Guajiro’. Es un orgullo superar a un jugador como él, referente del fútbol colombiano. Eso me motiva para seguir ayudando al equipo, sobre todo con goles”, dijo el jugador del Manchester después de haber hecho su doblete contra Baréin, el pasado jueves.

Mientras el exfutbolista de 58 años se dirigía al caluroso Cerrejón, donde realiza un trabajo social y deportivo con niños para la empresa Carbones del Cerrejón, habló sobre el delantero que este lunes, contra Kuwait, puede relegar su récord histórico, que hace un par de años se veía tan lejano de superar, como lo fue para Colombia volver a un Mundial.

¿Qué piensa de que rompan su récord?

Fueron muchos años que tuve ese récord, pero sabía que en cualquier momento se batiría. Estas situaciones son buenas para nuestro fútbol. Eso muestra nuestra evolución como Selección.

¿Es especial para usted que sea Falcao quien se quede con esa marca?

Falcao ha demostrado que es un gran jugador y una gran persona, se lo merece, eso y muchas más cosas. Para mí es un honor haber tenido ese récord y que sea él quien lo supere. Es un orgullo.

Que su récord haya durado tantos años (en 1991 fueron sus últimos goles), ¿no habla mal de los delanteros que lo reemplazaron?

No lo creo así. Hemos tenido muy buenos delanteros y Colombia no figuraba antes como lo hace ahora. Además, eran pocos partidos. Solo jugábamos en la Copa América. Las eliminatorias eran muy cortas y eran muy pocos los amistosos. Ahora, las eliminatorias tienen 18 partidos.

De sus goles con el equipo nacional, ¿cuál es el que más recuerda?

Hay varios que tengo muy presentes y recuerdo con mucho cariño. Entre ellos, los de la Copa América de 1987, porque fui goleador. Le hice tres goles a Paraguay y todos me gustaron mucho. Fue muy emocionante, contra un rival que venía muy bien.

–Tras esa declaración hubo un silencio de Arnoldo. Quizá muchos gestos de tristeza y alegría, como por una llamada oculta, estuvieron presentes de solo pensar en esa actuación en el estadio Gigante de Arroyito, de Rosario (Argentina). Luego de ese corto silencio, que pudo ser tan eterno como ver a un rival celebrar un gol, Arnoldo siguió con la conversación y se comparó con el ‘Tigre’–.

¿En qué se parece a Falcao?

El arco es nuestra similitud. No nos cansamos de hacer goles. Soy admirador de él por su valentía. Siempre está pendiente del error del rival, desconfía de todo; eso es un goleador.

¿Y en qué se diferencian?

Yo salía más del área. Empezaba desde atrás y jugaba por los costados, como puntero izquierdo. Y como manejaba ambas piernas, no tenía problema.

¿Qué opina de la situación que está viviendo el ‘Tigre’ con Manchester United?

Es una equivocación lo que está haciendo Louis van Gaal (el entrenador). Falcao ha demostrado que puede brillar en cualquier equipo. Él necesita ritmo y que le den confianza. Un delantero, jugando 10 minutos, es muy difícil que pueda mostrar condiciones.

¿Usted vivió alguna situación similar?

No, afortunadamente. En los equipos a los que llegué siempre fui titular. Esa situación debe ser muy difícil, y más para un delantero que vive del gol, y para eso necesita minutos.

¿Por qué no pudo jugar en Europa?

Luego de la Copa América de 1987, llegaron propuestas concretas de México y Brasil que no se finalizaron y otras de Europa, pero no hubo acuerdo con Millonarios. Cuando jugaba, tenía proyección para jugar en cualquier liga de Europa. Me hubiera gustado jugar en España.

¿Qué goles le han gustado de Falcao?

Tuve la fortuna de estar en Barranquilla y me gustó en el partido contra Chile el primer gol que hizo de penalti (fue el 2-3, y luego haría el 3-3, también de penalti). Ese tanto nos abrió las puertas. Además, la actitud que le puso, cómo lo celebró, eso nos emocionó, y el estadio entendió que se podía empatar. Si ese partido dura más, lo ganamos.

¿Hay algún tanto que le recuerde uno que usted hizo?

Sí, es que ha hecho muchos, y todos los goles de Falcao son bonitos. Uno que recuerdo mucho fue el que le hizo al Chelsea (en la Supercopa de Europa, con Atlético de Madrid, que ganaron 3-0 con triplete de él). Enganchó con una pierna y remató con la otra. Ese tanto me hizo acordar de los que yo hacía, eran de ese estilo. Uno parecido también se lo hizo a Paraguay cuando el partido estaba apretado.

–Finalmente, terminó la entrevista e Iguarán será el primero en estar frente al televisor para ver a Falcao batir su registro y gritar los goles como si fueran de él.

El ‘Guajiro’ fue un gran jugador que brilló en Millonarios y que en 1997 colgó los guayos, para tristeza de todos los colombianos. Ese año, Falcao tenía 11 años y el coqueteo que había tenido con el béisbol no fue más que un 'affaire' para luego, dos años después, cuando debutó con Lanceros, comprobar que su gran amor siempre había sido el fútbol–.

ANDRÉS FELIPE VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO