Maestros, clave de Zipaquirá para ser el municipio con mejor educación

Maestros, clave de Zipaquirá para ser el municipio con mejor educación

El municipio busca alcanzar la meta de 7,01 puntos en Isce que el Ministerio impuso para el 2015.

Maestros, clave de Zipaquirá para ser el municipio con mejor educación
28 de marzo de 2015, 01:49 am

El Liceo Integrado de Zipaquirá es uno de los 10 colegios oficiales del municipio con la mejor calidad de la educación en el país, según el nuevo índice del Ministerio del ramo, y allí los papás pueden reprobar el año, los alumnos deben leer un mínimo de cinco libros cada dos meses y las matemáticas se aprenden con juegos.

De acuerdo con el Índice Sintético de la Calidad Educativa (Isce), Zipaquirá (Cundinamarca) es el primero en el escalafón de todas las instituciones públicas y privadas, con una calificación de 6,69 puntos, en una escala de 1 a 10. El Isce contempla parámetros como las Pruebas Saber 3°, 5°, 9° y 11°, la repitencia y el ambiente escolar.

El Liceo Integrado es el colegio público más grande del municipio y donde estudian 2.276 niños –en Zipaquirá hay cerca de 25.600 niños y jóvenes en primaria, secundaria y media–, pero, a pesar de la alta demanda de cupos, no tiene una infraestructura de lujo: varios bloques de salones exhiben rayones y vidrios rotos, lo que demuestra falta de presupuesto para invertir en mantenimiento.

Pero en las aulas es donde sucede la ‘magia’. “El mérito se lo llevan los maestros”, asegura Martha Sanabria, rectora de la institución. Es el caso de la profesora Mabel Ballén, quien lleva media vida en el liceo y es la responsable del exitoso plan de lectura de primero a once, que ha mejorado la calidad del colegio.

Ballén estudió en el Liceo desde pequeña y hoy ha graduado a varias generaciones de jóvenes.

Devolverles la dignidad a esos maestros como Mabel es precisamente el secreto detrás de los buenos resultados en las Pruebas Saber y el Isce del muncipio, asegura Luis Fernando Pachón, secretario de Educación del municipio.

La estrategia ha sido capacitar a la planta docente. Hoy, cerca del 40 por ciento de los maestros de inglés realizan pruebas para conocer en qué categoría están y se han hecho alianzas con universidades de la región para que los profesores puedan acceder a programas de maestría.

Además, la semana institucional de octubre se ha enfocado en motivar a los pedagogos, demostrándoles que hay que “cambiar la actitud en clase”.

Otro factor ha sido invertir en infraestructura: a final de este año, según proyecta la Alcaldía, se entregarán 72 aulas nuevas.

Las expectativas en Zipaquirá son altas: aspiran a ser el primer municipio en alcanzar la meta de 7,01 puntos en Isce que impuso el Ministerio de Educación para este año.

Los retos de Turbo y Apartadó, municipios con la peor calidad

 

Los dos municipios con la peor calidad en educación en el país son Turbo y Apartadó, según el Índice Sintético de Calidad Educativa del Ministerio del ramo. Ambos obtuvieron 4,0 puntos, en una escala de 1 a 10.

La meta de mejoramiento mínimo anual para el próximo año para el primero es de 4,2 y para el segundo de 4,4.

El menor crecimiento se debe a que tienen que superar mayores inconvenientes de tipo social y económico; incluso, muchos relacionados con las secuelas del conflicto.

Para Cenith Padilla, rectora de la Institución Educativa Francisco Luis Valderrama, una de las 21 instituciones educativas de Turbo, reconoció que al plantel le falta profundizar más en estrategias de mejoramiento, pero que el esfuerzo que realizan no tiene eco en los hogares de los jóvenes.

“Hay mucha falta de autoridad de los padres de familia para con sus hijos. Hay muchas familias disfuncionales y niños y jóvenes huérfanos, aunque tienen a los padres vivos. Estos factores también inciden en la calidad”, dijo Padilla, que tiene a cargo 2.145 estudiantes.

Por su parte, Israel Valencia, secretario de Educación de Apartadó, consideró que a su municipio, certificado hace siete años, no lo pueden comparar con los otros cinco municipios certificados de Antioquia, que tienen mejor calidad de vida.

Apartadó tiene 30.000 estudiantes en 21 instituciones y el presupuesto para educación es de 49.000 millones de pesos.

“Tenemos una población flotante y todavía gente desplazada por la violencia. Más del 40 por ciento de nuestros niños no viven con papá y mamá, o ambos tienen que trabajar, o están en condición de desempleo”, señaló.

Valencia dijo que están implementando planes de mejoramiento y esperan que los resultados del próximo año sean mejores, pero aclara que “el cambio se verá en el mediano plazo”.

El secretario de Educación de Antioquia, Felipe Gil, dijo que pese a que ambos, Turbo y Apartadó, son autónomos en la materia, los acompañan a través del Plan Darién, lo que les permite vincularse al programa de becas de maestría para los docentes.

De igual manera, esos municipios cuentan con sede de la Universidad de Antioquia y son vinculados a procesos de retroalimentación, como el Premio Antioquia la Más Educada y las Olimpiadas del Conocimiento.

EDUCACIÓN y MEDELLÍN