'No hemos sido ni seremos un obstáculo para la paz'

'No hemos sido ni seremos un obstáculo para la paz'

Comandante de las Fuerzas Militares denunció desinformación a tropas a través de redes sociales.

'No hemos sido ni seremos un obstáculo para la paz'
22 de marzo de 2015, 03:45 am

“Las redes sociales han sido utilizadas para enviar mensajes que no son ciertos y generan desinformación e incertidumbre entre la misma tropa”.

Semejante afirmación, que es una denuncia y una queja, la hace en esta entrevista el general Juan Pablo Rodríguez, comandante general de las Fuerzas Militares.

El alto oficial reitera que hay absoluta unión militar en apoyo al proceso de paz y dice que hay interesados –que no identifica– en hacerle daño al proceso, mediante la divulgación en redes de afirmaciones mentirosas. Anuncia que el presidente Santos y los altos mandos iniciarán una gira por los comandos y guarniciones del país, para aclarar la desinformación.

Por otra parte, el general Rodríguez hace una vehemente defensa del general (r) Jorge Enrique Mora y pide que se mantenga en la mesa de negociación de La Habana. “Es un líder que nos da plenas garantías”, dice. (Lea también: Generales Naranjo y Mora no estarán de forma permanente en La Habana)

El diálogo comienza con la eventual firma del acuerdo con las Farc.

“Si hay paz, las Fuerzas Militares y de Policía deben ser fortalecidas –afirma–. Recuerde que unas Fuerzas Militares fortalecidas dejan Estados soberanos y unas debilitadas dejan Estados fallidos. Además tenemos que construir la paz y para eso se requiere mantener fuerzas modernas y efectivas que puedan seguir manteniendo la seguridad y la soberanía.

¿Qué es más difícil, enfrentar el conflicto o consolidar la paz?

La Fuerza Pública pagó un alto costo por defender el Estado de derecho y la democracia, precisamente para poder llegar a la paz. La paz tenemos que construirla y mantenerla todos. Tanto en el conflicto como en la preservación de la paz, la Fuerza Pública será pilar fundamental.

¿Usted, como general, está dispuesto a extender la mano a un exguerrillero?

Los soldados hemos sido los arquitectos de la paz; en ningún momento nos hemos opuesto a alcanzarla. A los guerrilleros desmovilizados los hemos recibido y reincorporado a la vida civil. Hemos atendido a los heridos en combate y les hemos respetado la vida en medio del conflicto.

El presidente Santos anunció la suspensión de los bombardeos a los campamentos de las Farc. ¿Eso significa una semiparalización de la ofensiva militar?

En ningún momento. El señor Presidente fue claro: suspendió los bombardeos por 30 días y dijo que se haría un análisis de la situación. Las operaciones de control territorial continúan en el país; los bombardeos son solo una parte de esas operaciones. No hemos cesado en proteger a los colombianos de la criminalidad.

¿Fue una decisión presidencial o consultó a los mandos militares?

El Presidente de la República consultó con el mando. Se analizó detalladamente; dimos nuestras recomendaciones y sugerencias y el Presidente, como Comandante Supremo, tomó la decisión.

¿La recomendación de los mandos militares fue a favor o en contra?

Nuestras recomendaciones son tema reservado por razones de seguridad nacional.

¿Pero fue una decisión consensuada?

Le repito: las decisiones de esta naturaleza tienen el carácter de reservado.

Los grandes golpes a las Farc han sido bombardeos. ¿Es bueno suspenderlos?

Tiene razón. A través de los bombardeos se han logrado éxitos muy importantes. Creo que por esos éxitos se están dando estas negociaciones. Pero mire: las Farc ya no son lo que eran. Suspender los bombardeos no significa que las Fuerzas Militares van a perder la ofensiva o que estén atadas para cumplir su misión constitucional. Hemos seguido adelante y nunca, como dicen por ahí, hemos bajado la guardia. Seguimos cumpliendo nuestro deber. Muestra de ello son los recientes resultados operacionales, en los que han sido neutralizados cabecillas de los grupos al margen de la ley. (En imágenes: Los bombardeos más recordados de las Fuerzas Militares contra las Farc)

¿Cómo se hará el desminado? ¿Conjuntamente con las Farc?

Se está trazando una hoja de ruta que determinará los protocolos operacionales, jurídicos y legislativos que nos van a permitir llevar a cabo la implementación del acuerdo de desminado. Es necesario aclarar que las Farc, conforme a los acuerdos alcanzados en La Habana sobre el tema, apoyarán con el suministro de información para identificar las zonas del país donde se hará el plan piloto de desminado. (Lea también: Los puntos claves para comenzar el desminado en Colombia)

¿Cuándo comienza la operación?

En seis semanas comenzará el plan piloto de desminado humanitario, y el proceso de descontaminación y limpieza de las zonas se hará de conformidad con los estándares nacionales e internacionales que rigen esa actividad del desminado.

El procurador Ordóñez ha dicho que las minas deberían ser eliminadas por la guerrilla…

El desminado es una actividad humanitaria. Las Fuerzas Militares están capacitadas para adelantar esta actividad. Nuestra experiencia en el campo de combate nos ha permitido identificar los métodos utilizados por la insurgencia para instalar minas. Debemos aprovechar el conocimiento de nuestras tropas para lograr una mayor efectividad y la capacidad instalada que tiene el Estado.

¿Nuestras Fuerzas Militares podrían estar acompañadas por guerrilleros?

El acuerdo que ha suscrito el Gobierno es que los miembros de las Farc suministrarán información para facilitar el desminado. Esa información puede ser muy útil para ubicar con mayor precisión las zonas que han sido afectadas.

Algunos sectores y dirigentes políticos hablan de desmoralización militar por el proceso de paz, porque dicen que consagra la impunidad. ¿Usted qué piensa?

Los soldados y policías de la patria han continuado trabajando con todo ímpetu, compromiso y sacrificio por la seguridad de los colombianos, como lo demuestran los permanentes resultados obtenidos en la lucha contra la criminalidad. El mando institucional está unido y velando permanentemente por los intereses y derechos de nuestros subalternos. Y, como decía nuestro libertador Simón Bolívar, “entre los escollos de la política y las vicisitudes de las desgracias públicas debemos mantener intacto el honor militar”.

Pero dirigentes políticos aseguran que sí hay desaliento militar…

Eso no es así. El compromiso es total y permanente. Todos los días hay resultados contra los grupos armados ilegales, el narcotráfico, la extorsión, la minería ilegal, entre otros. Seguimos cumpliendo nuestro deber constitucional.

¿Cómo ven las Fuerzas Militares el eventual retiro parcial del general Jorge Enrique Mora de las mesa de negociaciones de La Habana?

Desde un comienzo, para las Fuerzas Militares ha sido un gran voto de confianza y garantía la presencia de mi general Mora en la mesa de negociación. Creo, sin llegar a equivocarme, que los soldados en servicio activo y de la reserva nos sentimos muy bien representados. Es un líder que interpreta el sentimiento de nuestras fuerzas y que ha defendido nuestros intereses institucionales.

¿Considera que es un hombre fundamental en la mesa en Cuba?

Para nosotros –y cuando digo nosotros hablo de las Fuerzas Militares–, mi general Mora ha sido una prenda de garantía en la mesa. Él es un soldado que representa el sentimiento de todos los militares. Para nosotros ha sido muy importante contar con su presencia; ha actuado de manera profesional, defendiendo los intereses militares y de todos los colombianos.

Es decir, ¿usted cree que Mora le presta un mayor servicio al país y a las Fuerzas Militares en la mesa de negociación que en giras de información?

Mi general Mora ha prestado un invaluable servicio a las Fuerzas Militares y al país. Él goza de total credibilidad y aceptación en las tropas y la reserva activa.

¿La presencia del general Mora es uno de los factores que ha conducido a las Fuerzas Militares a apoyar sin ninguna reserva el proceso de paz?

Las Fuerzas Militares y de Policía hemos estado apoyando permanentemente el proceso de paz. La presencia de mi general ha sido una garantía para nosotros.

Con respeto, ¿le pediría usted al presidente Santos que reconsiderara su decisión?

El concepto de las Fuerzas Militares hacia mi general Mora es un sentimiento de admiración y respeto. Para nosotros sería muy importante que él nos pudiera seguir representando. Le reitero que mi general Mora nos ha estado representando dignamente. Él encarna el sentimiento y la confianza de todos los soldados de tierra, mar, aire y ríos. Reconocemos en él a un verdadero líder. El viernes en el consejo de ministros, el señor Presidente aclaró que el general Mora y el general Óscar Naranjo continuarán haciendo parte de la mesa de negociación.

En todas las encuestas aparecen las Fuerzas Militares y de Policía con la mayor favorabilidad y la aceptación ciudadana. ¿Qué opina de semejante apoyo popular?

Orgullo y satisfacción por ese respaldo absoluto de nuestro pueblo. Sabemos que estamos en el corazón de los colombianos y ahí nos vamos a quedar. No queremos que, por ningún motivo, haga carrera esa frase anónima que dice: “En tiempos difíciles, Dios y el Ejército son recordados. Una vez pasan los tiempos difíciles, Dios y el Ejército son olvidados”. El sacrificio y el compromiso de los soldados y policías serán recordados siempre como la mayor contribución a la paz de los colombianos.

¿Esa imagen favorable la ve unida al apoyo que ustedes dan al proceso de paz?

Es el respaldo al trabajo y al profesionalismo de estas fuerzas comprometidas con la seguridad y el desarrollo del país, incluyendo, por supuesto, la paz. Han sido soldados y policías los constructores de esta gran meta. Contamos con una cúpula unida bajo el liderazgo de nuestro Ministro de Defensa, que entiende claramente que alcanzar la paz es el propósito de todos los colombianos. Vamos a mejorar el aspecto de capacitación e información para que todo el mundo esté tranquilo.

Lo que sí nos ha perjudicado mucho es la desinformación permanente que se maneja en redes sociales y que a veces genera cierta incertidumbre. Por eso vamos a incrementar el contacto directo con nuestros hombres. Tenemos previstas visitas del alto mando a todas las unidades en compañía del Presidente, para dar claridad a muchas cosas e inquietudes.

¿Muchas cosas como cuáles?

Dudas que se generan por la desinformación que se maneja por las redes sociales. Hablan del supuesto malestar de un sector del estamento militar con el proceso. Si hay alguien que ha apoyado este proceso, somos nosotros. En ningún momento hemos sido, ni seremos, un obstáculo para la paz.

¿Quiénes manejan la desinformación en las en las redes sociales?

En las redes hay información y desinformación. Hay cosas que pueden ser ciertas, pero hay otras que no corresponden a la realidad y que crean incertidumbre.

¿Hay políticos comprometidos en esa desinformación?

No voy a lanzar acusaciones directas, ni quiero meterme en aspectos políticos. Lo que sí quiero decir es que, en algunas oportunidades, las redes sociales han sido utilizadas para enviar mensajes que no corresponden a la realidad y generan desinformación; y, en algunos casos, incertidumbre entre la misma tropa. Por eso nos vamos de gira, para que la tropa esté informada por nosotros mismos.

¿Quiénes están en eso?

Usted sabe que tener un control de identidad en las redes sociales es muy difícil. Lo único cierto es que estamos en el corazón de los colombianos y ahí nos vamos a quedar. Somos las instituciones con mayor credibilidad. Nuestro pueblo reconoce el sacrificio y el compromiso de nuestros soldados y policías para mantener la seguridad, a pesar de las vicisitudes que se puedan presentar. Queremos que nuestro país no se olvide del esfuerzo tan grande que hemos hecho, al costo de nuestras propias vidas, para ganar la guerra, al igual que lo haremos para proteger la paz. Así como hemos estado preparados para la guerra, también estamos preparados para mantener la paz.

¿Pero quién o quiénes manejan la desinformación a la que se refiere?

Personas que, suponemos, están interesadas en afectar el proceso. Hay cosas que pueden corresponder a la realidad, pero hay otras cosas que no, y que crean incertidumbre. Eso es lo que no queremos: que haya incertidumbre.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO