'Profesores tienen que ser medidos según resultado de sus estudiantes'

'Profesores tienen que ser medidos según resultado de sus estudiantes'

Así lo afirma Ana Lúcia Gazzola, impulsora del novedoso sistema de evaluación en Colombia.

'Profesores tienen que ser medidos según resultado de sus estudiantes'
15 de marzo de 2015, 12:40 am

Ana Lúcia Gazzola, licenciada en Letras de la Universidad Federal de Minas Gerais y Ph. D. en Literatura Comparada de la universidad de Carolina del Norte en la ciudad de Chapel Hill (EE. UU.), entre otros muchos títulos que han comprendido su carrera profesional, es una de las impulsoras del novedoso sistema de educación que hoy se pone en marcha en Colombia. Para ella la clave está en transformar la mentalidad del docente. (Lea también: Llegó la hora de que colegios pasen al tablero cada año)

¿Dónde surgió este modelo de evaluación?

Fue construido por la Secretaría de Educación de Minas Gerais. En 2006, año en el que se aplicó un examen a niños de tercero de primaria, se observó que un alto porcentaje tenía bajo desempeño en lectoescritura. A partir de este resultado se construyó un modelo de evaluación asociado a la intervención pedagógica. Los exámenes se aplican al final del año escolar en los estudiantes de tercero, quinto, noveno y undécimo en las áreas matemáticas y lenguaje. El desarrollo de este programa consiste en la formación docente, la producción de material de apoyo pedagógico y el seguimiento constante a los colegios. En este sistema se establecen metas anuales de avance para cada institución y se fijan incentivos al mejoramiento. (Lea también: El desafío de educar a la generación Z)

¿En qué lugar de Brasil se llevó a cabo la experiencia?

La experiencia se desarrolla de manera ininterrumpida desde el 2006 en el Estado de Minas Gerais (Brasil) que tiene cerca de 20 millones de habitantes y cuenta 853 municipios. Luego de su implementación ha sido adoptado en otros estados por la Universidad Federal de Juiz de Fora.

¿Por qué ese modelo es diferente?

Primero, porque está enfocado en el aula, todas sus estrategias están orientadas a mejorar la práctica pedagógica del profesor, apoyándolos para que se pueda erradicar el bajo desempeño y así, los estudiantes aprendan.

Producimos mucho material pedagógico, guías para el profesor, para el rector, para los coordinadores pedagógicos, lecciones o planes de aula, actividades, etc. Segundo, porque el modelo es complejo y completo: articula evaluación e intervención pedagógica, formación de maestros, estrategias de gestión, incentivos y monitoreo permanente.

¿Eso cómo propicia una mejoría en la calidad de la educación?

Creo firmemente en que todos los maestros y rectores desean que sus estudiantes aprendan, saben que ese es el pasaporte para una vida con oportunidades reales. El profesor se siente a veces muy solo, necesita apoyo en materiales, formación, intercambio de experiencias. Hay que tener una visión clara de la situación de cada colegio, de cada estudiante, para que se pueda implementar la estrategia correcta en cada caso. El índice de calidad es un paso muy importante que da Colombia, porque permitirá tener un retrato claro del sistema haciendo posible la determinación de metas nacionales, por entidades territoriales y por colegio.

¿Qué se logró en Brasil?

En el 2006 los resultados de los estudiantes de tercero de primaria evidenciaban que un 48,6% se encontraban en nivel de desempeño recomendado, 20,6% en intermedio y 30,8 % en bajo desempeño. En 2013, último resultado divulgado, 93,1% se encontraron en el nivel de desempeño recomendado, 4,2 % en el intermedio y 2,7 % en el bajo: un cambio extraordinario. Minas Gerais ocupa hoy el primer lugar en primaria y en la secundaria en IDEB (Índice del Gobierno Federal que mide la calidad de la educación básica en Brasil). Los resultados son evidentes y han sido reconocidos por el Gobierno Federal.

¿Qué necesita un colegio para sentirse motivado a mejorar?

Saber cómo está el colegio en comparación con los demás, pero principalmente un ambiente de apoyo al mejoramiento, sentirse parte de un proyecto, crear en los profesores y demás profesionales un sentido de pertenencia que les permita buscar una meta colectiva. Los colegios tendrán que reconocer que es posible mejorar.

¿Cuál debería ser la forma correcta de evaluar a un profesor?

Medirlos según el resultado de los estudiantes. Nuestra función social es enseñar y formar: tenemos que ser medidos por eso.

¿Qué otra cosa le parece importante dar a conocer de esa experiencia?

El sentido colectivo del avance: tenemos que estar comprometidos con las mismas metas. Ese proyecto ha tenido éxito porque no castiga a nadie pero sí se ofrecen incentivos, apoyo, materiales y herramientas. Aprendí con la práctica que es posible tener cambios en el corto plazo, si todos se centran en una meta. Si en Minas Gerais ha sido posible, estoy segura de que en Colombia también lo va a ser. No sólo hay que involucrar a la comunidad educativa sino a las familias y a toda la sociedad. La responsabilidad es de todos, por eso el Día E tiene que pasar a hacer parte de la agenda nacional.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
*Escríbanos a carmal@eltiempo.com