La Comisión de Paz mueve el ajedrez político del país

La Comisión de Paz mueve el ajedrez político del país

Estar en esta instancia, sin duda, da visibilidad. Posconflicto será tema principal de campaña.

La Comisión de Paz mueve el ajedrez político del país
12 de marzo de 2015, 01:23 am

Si bien el presidente Juan Manuel Santos aseguró que la nueva Comisión Asesora para la Paz no será partidista, es innegable que su conformación puede repercutir políticamente por el alto perfil y las aspiraciones de algunos de sus miembros, y más en un año electoral como este.

Un primer movimiento en el ajedrez político lo dio el expresidente conservador Andrés Pastrana, un duro crítico del manejo que el Gobierno le ha dado a los diálogos de paz. Incluso, hace menos de 6 meses se había declarado ideológicamente más cercano al senador Álvaro Uribe en su visión del proceso.

Su cercanía llegó a tal punto que Pastrana apoyó en las pasadas presidenciales a Óscar Iván Zuluaga, contrincante de Santos y candidato de Uribe, el más férreo opositor de los diálogos de La Habana.

No obstante, el expresidente, tras aceptar la invitación de Santos a formar parte de la comisión, afirmó que “la paz está por encima de diferencias políticas”.

Y –en diálogo con EL TIEMPO– enfatizó que “Uribe es Uribe y Pastrana es Pastrana, pensamos cosas distintas, porque he sido un hombre de paz”. Pastrana comenzó a acercarse políticamente a Santos.

Además, como lo han dicho desde el propio Gobierno, la paz y el posconflicto serán el eje central de las regionales de octubre y, sin duda, a quien tenga aspiraciones para esos comicios el estar en esta comisión le dará visibilidad.

Si bien Marta Lucía Ramírez aún no es candidata a la alcaldía de Bogotá, el Partido Conservador la designó jefa de campaña en la capital y varias voces han insistido en que lo será. Algunos sectores del uribismo verían también con buenos ojos su aspiración.

Su llegada a esta comisión la acerca a la principal apuesta política de Santos, la paz. Claro que mantiene sus críticas a puntos específicos como el modelo de justicia transicional.

“Esta oportunidad de contribuir con nuestros aportes la vamos a utilizar siempre creyendo que el futuro que los colombianos se merecen debe ser esperanzador”, dijo tras aceptar la invitación de Santos.

Otro movimiento en el tablero fue el de Clara López, presidenta del Polo y candidata de ese partido a la alcaldía de Bogotá. Ella apoyó la reelección de Santos por la paz, lo que le granjeó afecto de la Casa de Nariño.

“Este es un tema de alta política por excelencia”, le admitió López a EL TIEMPO.

La comisión de Santos podría estar contribuyendo a configurar una final por la alcaldía de Bogotá entre las dos mujeres con mayor peso electoral en Colombia hoy, ubicadas en orillas opuestas: López, del Polo, y Ramírez, conservadora con simpatías uribistas, cada una con victorias recientes de dos millones de votos.

En la noche del miércoles, el Centro Democrático se encontraba analizando la invitación de Santos a su director, Óscar Iván Zuluaga, a participar en esta comisión, con el refuerzo que le hizo el procurador Alejandro Ordóñez, en la misma dirección.

Por ahora, el uribismo es el principal grupo político por fuera de la foto de la paz.

POLÍTICA