La grabación clave en el escándalo de la Corte Constitucional

La grabación clave en el escándalo de la Corte Constitucional

EL TIEMPO revela conversación sobre la supuesta exigencia de dinero que habría hecho Jorge Pretelt.

11 de marzo de 2015, 02:25 am

EL TIEMPO revela la conversación en la que el abogado Víctor Pacheco le contó en febrero pasado al magistrado Luis Ernesto Vargas la supuesta exigencia de dinero que le habría hecho el Magistrado Jorge Pretelt.

En una grabación de 48 minutos que está en poder de la Fiscalía y a la que tuvo acceso EL TIEMPO, el abogado Víctor Pacheco Restrepo acusó al magistrado Jorge Pretelt y al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil de estar detrás de la supuesta exigencia de 500 millones de pesos para que la famosa tutela de Fidupetrol fuera fallada a favor de esa empresa.

La grabación corresponde a la conversación que Pacheco sostuvo con el magistrado Luis Ernesto Vargas el pasado 3 de febrero, un día antes de que la Corte Constitucional eligiera a Pretelt como su presidente.

A continuación, la conversación dividida en dos audios:

(La primera parte que presentamos corresponde al minuto 10:07 al minuto 15:08 de la conversación entre Pacheco y Vargas. Este audio es donde se revela el supuesto pedido de dinero que le hizo Pretelt al abogado)

 

Pacheco: Después de que me dijo que había sido seleccionada, me dijo vete para mi apartamento porque tenemos que hablar. Sé que fue ese día, de la fiesta de él en el Nogal, que le daba a Sierra y a Juan Carlos Henao, fue ese día.

Entonces yo llegué ese día a su apartamento y él llegó en seguida. Eso sería como a las 12 (…) Haz una escala técnica en mi apartamento y hablamos (…) Antes de irse, me dice bueno, vamos a hablar esto rápido porque ya va a empezar a llegar la gente. Serían 12 o 12 y media, más o menos.

Vargas: Ah, ya… es que me confundí porque creí que cuando dijo va a empezar a llegar la gente, creí que era en el apartamento.

Pacheco: No, era en el Nogal. Entonces ahí llega y me dice, bueno, le tocó a Mauricio González. Perfecto. Me dice así, así: Oye, tú sabes, el único, el único que habla acá con Mauricio González soy yo. El que le lleva la cuerda.

Aja, y qué es eso. No, que él definitivamente no le gusta la plata. Pero -me dijo así palabras textuales y yo no sabía quién era el personaje- pero él quiere que, o el en un momento dado, dice, que yo le consiga la plata y que se la dé a Marcela Monroy y para un pelado que tiene de 17 años.

Vargas: ¿Cuál plata?

Pacheco: La plata. Le digo: ¿De cuánto estamos hablando? De 500 millones. Uy Jueputa. Dije: será, será que yo soy de provincia, no joda. 500 millones no puede ser, no puede ser. Palabras textuales. Yo no sabía quién era Marcela Monroy ni un pelado de 17 años.

Oiga doctor Pretelt, ajá, sí, qué, ¿no? Hay que hablar, tienes que ponerte en contacto con Rodrigo Escobar Gil. Yo sabía que Rodrigo había sido, pero no lo conocía. Ese día él estaba allá. En el Nogal.

Bueno mira, hablamos, hablamos. Yo dije cómo será esa vaina que esté contaminado todo, ¿ah? Así, dije no joda increíble. Los clientes míos me llamaron: me dijeron, Víctor qué ha habido. Yo dije, mira, hay esto. Será que podemos hablar. No, ustedes son los que tienen que hablar porque yo no me meto en esas vainas. Yo no me meto, yo no quiero, ¿ah? Entonces ellos fueron y hablaron con Rodrigo Escobar, y yo no fui.

Vargas: ¿Rodrigo Escobar?

Pacheco: Rodrigo Escobar. Y quedaron en 400 millones. Yo no estuve presente en eso, yo dije, yo no me meto en esa vaina. Pero ellos hicieron un contrato: no sé, creo que le dieron 100 o 200. No sé, a resultados.

Eso está ganado, dice. ¿Por qué? Dice Escobar Gil, porque la Sala la hace Mauricio González, que Pretelt tiene manejo, Guerrero, que va a cumplir ocho años, y Gabriel Eduardo, que bueno.

Con el tiempo yo dije: eso es mentira; jueputa, porque eso va pa’ Sala Plena.

Vargas: ¿Hicieron fue el contrato con Rodrigo y le dijeron la plata fue a Rodrigo Escobar?

Pacheco: Sí, a Rodrigo; y parece que Rodrigo a su vez le da pedacito al hermano que se llama Fernando, que vive en la Calera, lo pertinente a Pretelt, creo, creo.

Vargas: ¿hermano de quién? ¿Fernando hermano de Pretelt? ¿Y a él le dieron la plata?

Pacheco: No, no, se los dieron a Rodrigo (...) hay que averiguar, creo, creo. De aquí para allá son suposiciones. Lo cierto, lo que lo que yo vi y lo que oí fue lo del día ese del Nogal que me dijo en su apartamento eso. Que dije que esto está contaminado.

Pacheco: Cuando yo pensé, este es un hijo de P mayúscula. Como es posible, estoy seguro, para mí, para mí pensamiento, que no hizo nada con González; pero lo peor es que pone, ya había averiguado por a Marcela Monroy, a la esposa de él, y al pelado, un hijo de 17 años que tuvo con ella. No joda. Cómo es que ese tipo le juega sucio a sus compañeros con estas vainas. Entonces yo me quedé callado, y me dije, esta joda la tengo que decir.

(A continuación, el audio correspondiente del minuto 2:30 al 9:48, donde Pacheco pone en contexto a Vargas de la tutela de Fidupetrol, y que realmente es el comienzo de la conversación entre el abogado y el magistrado)

Víctor Pacheco: Sí. A mí me pasó un caso con el personaje este. Y yo estaba interesado en la selección de una tutela. El cuento es este: yo estaba interesado en una tutela y la tutela se seleccionó. La tutela se llama Fidupetrol contra la Sección Civil de la Corte Suprema de Justicia a la Sala de Casación Civil.

Luis Ernesto Vargas: Fidudpetrol es lo de…

Pacheco: Eso es una fiduciaria. Que tiene de telón de fondo algo de Yopal, condenaron al alcalde y al gobernador y la Corte dijo "a usted también lo condeno y tiene que pagar un poco de plata".

Vargas: Se decidió por Sala Plena.

Pacheco: Entonces qué pasó... Yo en esa oportunidad, cuando llegó la tutela acá, le dije a Pretelt, hombre, Jorge, y a Rojas, por favor ayúdenme a ver si se puede… “Hombre sí, claro, como no”.

Jorge Pretelt hizo en esa época una fiesta en el Club El Nogal despidiendo a Sierra y a Juan Carlos Henao. Estuvieron Rojas y Guerrero, y yo fui. Cuando llegué a Bogotá viene a averiguar si esos días había habido sala de selección. Yo pasé por acá y me dice. Y me dice: la Seleccionaron. Tenemos que hablar. Pero yo termino la fiesta tuya y yo me voy. Ajá, pues vete pal apartamento mío, y yo me fui pal apartamento de él.

Vargas: Ah, ustedes eran amigos.

Pacheco: Sí, somos amigos, lo conocí hace como tres años que me lo presentó Guillermo Bueno Miranda y Alberto Arango comiendo en 4 Estaciones en Bogotá y estaba con Alberto y con Martha Teresa, del Consejo de Estado.

Cuando dicen allá está Pretelt. Me presentaron, eso fue hace tres años. Pretelt comenzó a decirme que como soy abogado de Promigas, por una cuestión que se llama Brilla, una entidad como los usuarios dejaron de pagar conexión al medidor, esta gente dijo que pagan muy bien. Se idearon financiarles pintura, cemento, tejas.

Pretelt en esa ocasión me identificó y me dijo que necesitaba un favor. Estaba con Eduardo Rosado, vicepresidente jurídico de Promigas, y me dijo que si podemos vender unas enciclopedias a través de ese sistema (Brilla). Él fue a Barranquilla, eso no estaba homologado, se hizo el favor y comenzó a operar para enciclopedias de un amigo de él, que se yo. Ahí, empezó a aflorar una amistad.

Mis papás y mis tíos son paisas, mi papá fue fundador de la Bolivariana. Surgió mi amistad.

Vargas: ¿Y la tutela esa la seleccionaron de forma directa o con insistencia?

Pacheco: Creo que en forma directa.​

JUSTICIA