Los cobros de Pacheco, el abogado que acusa de soborno a Jorge Pretelt

Los cobros de Pacheco, el abogado que acusa de soborno a Jorge Pretelt

Pidió $ 600 millones para tumbar el fallo contra Fidupetrol y plata cuando Corte seleccionó el caso

8 de marzo de 2015, 12:48 am

Jorge Pretelt Chaljub completa una semana tambaleando en su silla de magistrado de la Corte Constitucional, luego de que lo señalaran de exigir 500 millones de pesos para torcer un millonario fallo en manos de ese alto tribunal. (Vea la infografía de los protagonistas del caso)

Quien lo acusa es Víctor Pacheco Restrepo, abogado barranquillero cuya versión obligó esta semana a Pretelt a apartarse de la presidencia del alto tribunal, de manera indefinida, presionado por otros magistrados que esperan que la Comisión de Acusaciones de la Cámara investigue los señalamientos en su contra.

Aunque Pretelt lo niega, Pacheco les juró a tres magistrados que la cifra supuestamente solicitada era la tarifa para impulsar la tutela con la que la Fiduciaria Petrolera S.A. (Fidupetrol), clienta suya, intentaba librarse de un pago por 22.500 millones de pesos.(Lea también: Investigador de caso Pretelt denuncia 'fuerzas oscuras' contra proceso)

La deuda se generó luego de que la Corte Suprema condenó a esa firma, en marzo del 2013, a reembolsarle la plata al departamento del Casanare, por manejarla irregularmente y en detrimento de su patrimonio. En ese caso, también fue condenado el entonces gobernador Whitman Porras.

A pesar de esos antecedentes, la fiduciaria creía tener argumentos para apelar la condena en su contra y acudió al exvicefiscal y exmagistrado de la Corte Constitucional Jaime Córdoba Triviño para dar la pelea jurídica.

Pero sus planes cambiaron cuando Helbert Otero, accionista mayoritario de Fidupetrol –vinculado a escándalos como Interbolsa, Premium y Proyectar Valores–, impuso el nombre de Pacheco con el argumento de que, a pesar de ser civilista, él sabía cómo manejar el caso en la Corte. (Lea: Los bienes de Pretelt, el magistrado del escándalo de la Corte)

La imposición de Pacheco, viejo conocido del magistrado Pretelt, generó malestar entre socios de Fidupetrol que acusan a Otero de involucrarlos en el negocio con la Gobernación, a través de Interbolsa y de su amigo Juan Carlos Ortiz, hoy preso por estafa y concierto para delinquir.

“Camilo Fonrodona, ejecutivo de Interbolsa, hombre de confianza de Ortiz, caballista y exsocio de Proyectar Valores, nos ofreció el negocio”, señaló un empleado de Fidupetrol.

Y en un acta de junta de esa empresa quedó constancia de la inconformidad por la contratación de Pacheco: “La administración consideraba que era más conveniente contratar los servicios del doctor Jaime Córdoba por tener experiencia en el tema penal y en las cortes, además de ser menos onerosos sus servicios y vivir en Bogotá”, dice.

Algunos socios también se preguntan por qué, si el empresario Jimmy Freddy Osorio Guevara usufructuó los dineros de la Gobernación, a través de Carbones Likuen, no ha sido vinculado. Para la Contraloría, él fue quien “ideó, estructuró y planificó toda esta operación”. Lo único que saben de él es que, hace unos meses, fue cobijado con medida de aseguramiento por estafa, dentro de otro millonario negocio. (Lea: 'Verdad y justicia no dan espera': magistrada, tras escándalo en Corte)

El otro sí de Pacheco

EL TIEMPO obtuvo el contrato firmado entre Fidupetrol y Pacheco y estableció que, inicialmente, pidió 100 millones de pesos por hacerse cargo del pleito, y una comisión de éxito del 2 por ciento, para un total de 540 millones.

La junta aceptó su oferta porque, además de Otero, lo apadrinaban Julio Lizarazo Arévalo y Eduardo de Praga Benavides, accionistas de Fidupetrol, quienes conformaron un comité para elegir al abogado.

Lizarazo y Benavides aparecen vinculados al escándalo de Proyectar Valores e, incluso, Benavides figura en el expediente por la asignación de bienes de la mafia a través de la Dirección de Estupefacientes.

En octubre del 2013, cuando Guillermo Caballero asumió la presidencia de Fidupetrol, se dispararon los honorarios de Pacheco.

La razón: los magistrados Alberto Rojas y Jorge Iván Palacio seleccionaron la tutela de Fidupetrol para revisarla, tras ser rechazada en tres instancias. Pacheco dijo que la decisión se debía a su trabajo y cobró 100 millones de pesos de adelanto de la comisión de éxito y 60 millones más, según consta en una adición u otrosí de su contrato.

“Por lo anterior, esperamos que en las próximas semanas la Corte defina favorablemente la tutela”, dice un acta de Fidupetrol del 31 de octubre de 2013 que ya daba por hecho que tenían ganado el pleito. (Lea: Por escándalo, magistrados de la Corte revelan sus patrimonios)

Caballero también contrató al exmagistrado de la Corte Constitucional Rodrigo Escobar Gil, “para reforzar la defensa”.

“Llegué al caso a través del abogado Luis Said Idobro y de Guillermo Caballero. Solo me pagaron 200 de los 400 millones. No conozco a Pacheco, pero sé que me llamaron porque él es civilista y yo, constitucionalista”, explicó Escobar.

En total, Fidupetrol comprometió mil millones de pesos para su defensa ante la Corte. Y contrató al exfiscal Guillermo Mendoza Diago como abogado ante la Contraloría.

Pero nada de eso les sirvió. Mauricio González, el magistrado para quien supuestamente Pretelt pidió el soborno, rechazó la tutela de Fidupetrol y los demás magistrados apoyaron su ponencia. De hecho, fue él quien denunció el caso ante la Comisión de Acusaciones luego de ser alertado por su colega, Luis Ernesto Vargas.

Ahora, no solo a Fidupetrol le quedó el escándalo y la deuda, por 22.500 millones. Pacheco se llevó 260 millones en honorarios.

Además, incumplió la citación de la Comisión de Acusaciones. Y su otrora amigo, el magistrado Pretelt, lo denunció por injuria y calumnia. Ahora se espera que vaya a la Fiscalía a explicar sus señalamientos contra el togado y por qué la tutela del escándalo aparece firmada por Fátima Domínguez y no por él.

El viernes, luego de que EL TIEMPO reveló parte de su fortuna, Pretelt y los demás magistrados de la Corte accedieron a ventilar sus declaraciones de renta, hoy bajo la lupa de investigadores.

El prontuario de Helbet Otero

El empresario Helbert Otero está en medio del escándalo de Fidupetrol. En esa firma, de la que es socio mayoritario a través de la empresa Tecfin S.A., lo señalan de haberlos metido en el negocio con la Gobernación del Casanare y de haber llevado al polémico abogado Víctor Pacheco. Pero, tal como lo reveló EL TIEMPO a mitad de semana, no es la primera vez que su nombre sale a relucir en un escándalo financiero.

Otero figura en negocios con Juan Carlos Ortiz, socio de Interbolsa y cerebro de Premium, hoy preso por estafa, manipulación fraudulenta y concierto para delinquir.

Ya está probado que una de las firmas beneficiadas con la captación irregular de Premium es Tecfín. El fondo le giró 7 millones de dólares. La mitad, por un préstamo y el resto, por una garantía de un desembolso a Agrored, firma en la que aparecen parientes de Otero.

Pero hay más lazos entre él y Ortiz. Ambos eran socios en Proyectar Valores, comisionista de bolsa intervenida por el Estado en el 2011, luego de tener entre sus clientes a personajes como los primos Nule y la EPS Saludcoop.
En ese momento, investigaciones de EL TIEMPO establecieron que once socios de Proyectar ingresaron como promotores de Azul y Blanco, sociedad que le inyectó 16.700 millones de pesos al equipo de fútbol Millonarios. Entre todos, incluido Ortiz, obtuvieron el 22,45 por ciento de Azul y Blanco.

Ortiz y Otero también aparecen entre los accionistas de la Bolsa Mercantil de Colombia, ligada al escándalo de Interbolsa.

EL TIEMPO intentó localizar a Otero para conocer su versión, pero no respondió los mensajes. Y exasesores de Ortiz, dijeron que ignoraban un posible nexo con el negocio en Fidupetrol.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com