Cinco estrategias para aprender matemáticas

Cinco estrategias para aprender matemáticas

Cómo acercarse al universo de los números. Tres de cada cuatro estudiantes colombianos se rajan.

Cinco estrategias para aprender matemáticas
7 de marzo de 2015, 11:05 pm

El odio o la simpatía por las matemáticas, aseguran los especialistas, casi siempre depende de la experiencia escolar de los primeros años.

En Colombia, la gente crece con una idea generalizada de que los números no son para todo el mundo y así lo reflejan los resultados de las más recientes pruebas del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (Pisa, por su sigla en inglés). Según la evaluación, hecha a 510.000 jóvenes de 15 años, de 65 países, el 74 por ciento de los estudiantes colombianos –tres de cada cuatro– no tienen las competencias matemáticas básicas para desarrollar las actividades que exige la sociedad contemporánea. (Por qué las matemáticas pueden ser las mejores amigas / Opinión)

Para cambiar realidades como esta, Clara Helena Sánchez, profesora del Departamento de Matemáticas y de la maestría de enseñanza en Ciencias de la Universidad Nacional, sugiere cinco estrategias que pueden acercar a los niños con esta materia. (Lea también: Colombia, en el último lugar en nuevos resultados de pruebas Pisa)

Las cinco claves

1. Es genético

Las matemáticas hacen parte de nuestra genética. De hecho, los niños pequeños, sin saber contar, distinguen muy bien cantidades pequeñas. Eso se ve, por ejemplo, cuando a uno de ellos le dan tres dulces y a otro, cuatro. El primero protesta porque sabe que tiene menos dulces, pero si a uno le dan 20 y al otro 21 no lo notan. Y esa dificultad para hacer cuentas llevó a la civilización a hallar formas de hacer registros. Por eso, es vital promover en edades tempranas una cercanía con las matemáticas.

2. En la historia

Las matemáticas se crearon para resolver problemas. En tiempos antiguos los pastores usaban piedras para representar las ovejas y saber cuántas tenían sin verlas. Y Tales de Mileto (científico griego del siglo VI a. de C.) se dio cuenta de que su altura era igual a la sombra que producía el Sol a mediodía. Así calculó la medida de las pirámides. Esa teoría de las proporciones se aplica, por ejemplo, para calcular distancias o convertir recetas de cocina de ciertas porciones a otras.

3. Lúdica

Las personas deben manipular las matemáticas. Estas no solo tienen que enseñarse con fórmulas o a punta de memoria. Resultan de mucha utilidad fichas, figuras, objetos que permitan tocar lo que se pretende enseñar. Hay juegos para aprender a distinguir colores y formas geométricas o las tablas de multiplicar, y otros, en computador, que enseñan las operaciones básicas con estrategias de estímulos. Así se puede apreciar que las matemáticas no son solo información sino que son útiles.

4. Lectura

Hay cuentos que plantean problemas matemáticos. Un ejemplo es ‘El diablo de los números’, de Hans Magnus Enzensberger: se trata de un niño que sueña y un diablo le muestra problemas básicos y complejos y le dice cómo resolverlos. Los docentes deben relacionar bien esta asignatura con la lectura y las ciencias. Una clase de matemáticas que muestre sus orígenes en Grecia puede ser a la vez de historia, literatura, geografía y hasta actuación, lo que la hace más dinámica.

5. Sí se puede

Las matemáticas no son imposibles. Lo importante es detectar el perfil del estudiante, manejar muy bien el tema para dirigir el proceso de enseñanza y captar el interés del alumno. Nunca se debe aceptar el “no puedo”. Obviamente, la memoria es indispensable en muchos casos: hay que aprender las tablas de multiplicar, pero el asunto es lograrlo de una forma amena para que no se conviertan en una carga. Un proceso que no se supera va a impedir el buen desarrollo del siguiente.

Otros consejos para prepararse

Julio Alberto Ríos ‘Julioprofe’, uno de los docentes virtuales más populares de Latinoamérica, da los siguientes consejos para acercarse a las matemáticas.

Métale ganas de aprender: es esencial para que las matemáticas no sean un ‘coco’, sino fáciles de entender y hasta divertidas.

Afiance la teoría: es clave esforzarse por la apropiación de los conceptos, la terminología y la práctica.

Evite distracciones: hay que dejar a un lado distracciones como películas, música o dispositivos electrónicos, entre otros.

Sea constante: faltar a clases hace que el estudiante quede con vacíos importantes. Asistir, tomar apuntes y prepararse para los exámenes es definitivo.

Dedíquele tiempo: los buenos resultados no se logran de la noche a la mañana; el estudio no es perjudicial para la salud.

Pida ayuda: las dudas son como lagunas que luego se vuelven mares de enredos. Cuando las tenga, consulte al profesor o busque clases extras.

Aproveche la tecnología: en internet existen videos confiables para reforzar las matemáticas. Algunas recomendadas son: www.julioprofe.net, www.tareasplus.com, www.tugurudemate.com y academiavasquez.com.

Guía de ayuda con EL TIEMPO

A partir de mañana, y cada lunes hasta el 26 de octubre, circulan con EL TIEMPO los fascículos de la colección Ayuda a tus hijos con las matemáticas. Se trata de una guía que, paso a paso, ayuda a niños y adultos a aproximarse sin prevenciones, y de manera didáctica, a su aprendizaje.

En esta obra –escrita por Carol Vordermar, Barry Lewis, Andrew Jeffrey y Marcus Weeks, reconocidos estudiosos de la matemática– se desglosa desde una simple suma hasta una ecuación compleja, con tanta claridad que puede ser entendida por cualquier persona.

Dado que desmitifica el aprendizaje de esta disciplina, que es el ‘coco’ para muchos, los conceptos numéricos básicos, la geometría, el álgebra, la trigonometría, la estadística y la probabilidad se abordan sin misterio y en un lenguaje al alcance de todos.

VIDA