Caso de niñas del Carmen de Bolívar desplomó vacunación contra el VPH

Caso de niñas del Carmen de Bolívar desplomó vacunación contra el VPH

Cayó 58%. Minsalud alerta que cada año mueren 3.000 mujeres en el país por cáncer de cuello uterino.

Caso de niñas del Carmen de Bolívar desplomó vacunación contra el VPH
14 de febrero de 2015, 01:57 am

El escándalo por los síntomas mostrados por cientos de niñas de El Carmen de Bolívar, atribuidos por sus familias a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), causó el desplome del esquema de inmunización contra el cáncer de cuello uterino en el país. (Gráfico: Las cifras de la vacunación contra el VPH en Colombia)

Pese a que el estudio del Instituto Nacional de Salud (INS) concluyó que los síntomas no tenían relación con la vacuna sino que eran “episodios de causa psicogénica”, estimulados por la percepción de miedo entre las niñas hacia este biológico, esta semana se repitieron los episodios de desmayos entre un grupo de niñas que arribaron a Bogotá para participar en un evento académico sobre el tema en la Universidad del Rosario.

Diego Alejandro García, Coordinador Nacional del Programa Ampliado de Inmunización, reveló que desde el segundo semestre del 2014, cuando estalló la polémica, a la fecha, la cobertura de vacunación contra el VPH se afectó y, según él, se está poniendo en riesgo la salud las niñas.

¿Qué tanto impacto tuvo el escándalo de las niñas de El Carmen en las cifras de vacunación?

Las coberturas de VPH disminuyeron duramente el año pasado. Mientras en el primer semestre del 2014 alcanzamos una cobertura en primeras dosis del 78,5 por ciento, en el segundo semestre, cuando se dio la polémica, caímos al 20,4 por ciento (para una caída de 58 puntos porcentuales).

¿Se esperaban esta caída?

Por todo este episodio se cuestionó una vacuna tan importante como la del VPH, cuando el cáncer de cuello uterino en el país cobra la muerte de 3.000 mujeres cada año.

¿Dónde hubo extremos en la caída de las coberturas?

En el país en general. Donde se mantiene entre el 20 y 30 por ciento es en Boyacá, Casanare, Guaviare, Nariño y Santander. Las más bajas están en Bolívar, que registra cero por ciento en la segunda dosis, y en el Atlántico, 1,4 por ciento.

¿Qué impacto va a tener esta situación en la salud pública del país?

Nos preocupa mucho porque es dejar desprotegida a población. Queremos dejar claro que la vacuna sigue disponible para quien quiera en todo el país.

¿Cómo lo van a enfrentar?

Con un trabajo dirigido al personal de salud; pediatras, ginecólogos, pero también a padres de familia, profesores y a las mismas niñas para hablarles con un lenguaje claro del tema.

¿No ha impactado el concepto del INS, que aseguró que la vacuna no fue la causante de los síntomas de estas niñas?

Por lo que uno escucha, el país ya tiene claro que la vacuna no es la causante de los síntomas de las menores, pero, contrario a eso, para los padres esa es la única explicación y no escuchan nada más. Precisamente, esta semana las niñas llegaron a Bogotá, donde también se desmayaron. Y los médicos que las han atenido han reforzado lo dicho por el INS, que no les encuentran nada y que las pacientes están sufriendo de crisis de ansiedad.

¿Cómo van a manejar los desmayos de estas niñas en Bogotá, que sin duda siguen afectando la vacunación?

Lo primero es que vamos a seguir garantizando la atención de las niñas, pero es innegable que el episodio sigue haciendo un gran daño al programa.

Ante la caída de las cifras, las vacunas contra el VPH se van a vencer...

Podrían vencerse. Estamos revisando estos temas con nuestro proveedor, que es la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para mirar las posibilidades de algún recambio de esas vacunas con el laboratorio que las entrega, dado que todo se debe a una causa ajena a nosotros.

No hacemos negociaciones directas con el laboratorio sino por medio de la OPS a través de quien compramos las vacunas y la consulta ya está elevada a ellos.

¿Van a cambiar a dos dosis o van a seguir con tres?

No. Colombia sigue con tres dosis en un esquema extendido 0, 6 y 60 meses. Sin embargo, hay un pronunciamiento de la OMS que asegura que es suficiente con dos dosis en niñas menores de 14 años. Estamos haciendo consultas.
En Estados Unidos atribuyen los 146 casos de sarampión a bajas coberturas, fruto de las presiones de los movimientos antivacunas...

Ese tipo de rechazo a las inmunizaciones no lo habíamos sentido en nuestro país hasta el año pasado con la vacuna contra el VPH en el Carmen de Bolívar. Y eso que tratamos de blindarnos y contamos con el aval de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

¿El caso de Carmen de Bolívar afectó la vacunación en menores de 6 años?

No, afortunadamente; ese es otro tema. La población colombiana continúa vacunando a sus niños en el programa regular. El año pasado cerramos la jornada de vacunación por encima del 90 por ciento, tanto en menores de un año, como al año de edad.

¿Cuál es el impacto de los movimientos antivacunas?

La vacunación es una de las estrategias más efectivas en prevención de enfermedades, así lo ha dicho la OMS (Organización Mundial de la Salud). Que se presente un brote de sarampión de estas dimensiones en Estados Unidos habla del riesgo.

Nos preocupan debido a los esfuerzos que hemos hecho para certificarnos el año pasado como un país libre de sarampión y rubeola.

Andrea Forero Aguirre
Redactora de EL TIEMPO